EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154480
Que Ha Pasado Con 23 de Noviembre de 2019

La visión y el trabajo diario, los secretos de Orlando Zapata

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

El empresario barranquillero desde hace 10 años ingresó a la industria de la moda masculina. En esta edición cuenta cómo logró posicionarse en la Costa Caribe y habla del motor de su vida: su hija Sophia.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

Entre risas Orlando Zapata Caballero recuerda que el castigo que le daban sus padres durante su niñez era cuidar las puertas de los almacenes familiares, lo que le enseñó a ver de cerca en qué consistía el emprendimiento, el manejo de personal y de los productos.

El barranquillero creció en el barrio Villa Santos y rememora que deportes como el fútbol, el tenis, la equitación y la natación eran su mayor distracción. “Salía del colegio y de inmediato me iba al club con mis amigos a disfrutar. Era muy disciplinado con los deportes, pero al final me fui desinteresando y me dediqué a viajar con mis amigos y a salir”.

El joven de 35 años es hijo de Orlando Zapata y Mercy Caballero, dos empresarios que fundaron tres marcas en el Caribe: Lindos Pies, Ellas y Ellos y Ellos Calzados. “Mis padres fueron pioneros en la calle 72 y en el Centro con almacenes de zapatos. Aprendí mucho de sus emprendimientos y sabía que lo mío eran los negocios, pero decidí estudiar Derecho en la Universidad del Norte para tener bases en una carrera profesional”.

Al mismo tiempo que sacaba adelante su carrera, vendía mercancía traída de sus viajes a Estados Unidos, China y Turquía.

“En la universidad llevaba en el baúl de mi carro todos los productos y le fiaba a mis amigos. Un día se me dio por crear mi propia marca de ropa masculina llamada OZ Orlando Zapata, después de analizar que mi padre tenía un acercamiento con la industria de la moda y un alto reconocimiento vistiendo a las reinas del Carnaval”.

Hace 10 años abrió su primera tienda en la calle 72 en Barranquilla y hoy día cuenta con 24 sedes repartidas en Cúcuta, Montería, Riohacha, Valledupar, Cartagena y Barranquilla.

“Posicionar una marca es muy difícil, pero ahí vamos con todas las fuerzas. Tenemos tres diseñadores y un jefe de producción que están a tono con las tendencias, pues al final siempre son las mismas, lo que hacemos es aterrizarlas. Lo que yo busco es brindar un producto que sea totalmente aspiracional, es decir, que los diseños sean de buena calidad, pero que tengan un precio asequible”.

Orlando asegura que tiene la vena del emprendimiento, por lo cual se ha dedicado a innovar diariamente. Hace dos años estructuró la marca de ropa para niñas de 2 a 12 años, Sophia, inspirada en su hija de cinco años y que hoy cuenta con siete tiendas entre Barranquilla, Cúcuta, Montería, Maicao y Riohacha.

“Mi hija es la modelo. Hicimos una muñeca igualita a ella. Entonces la idea es que las niñas compren un vestido para ellas y otro igualito para su muñeca”.

Agrega que su intención con este negocio es diseñar ropa “verdaderamente” para niñas, pues cree que estas “no pueden perder su ingenuidad y su esencia”.

“Hay un problema en el mercado y es que los proveedores de tela son los mismos, así que casi todos los almacenes tienen las mismas texturas y se vuelven similares. Yo por eso trato de ser diferente en todos los aspectos, a la gente le gusta es la innovación. Pienso que para emprender hay que tener dos cosas en cuenta: la primera es que si quieres algo tienes que visionarlo porque si lo haces, lo logras, y la segunda es trabajar siempre para mantenerse”.

Agrega que también se debe ser perseverante y luchar contra el cansancio.

Sobre la industria a nivel nacional, manifiesta que el país está pasando por una economía inestable, por lo que  considera que son unos sobrevivientes los que han resistido a las ventas de los dos últimos años.

“Barranquilla es una ciudad muy exigente en temas de moda. La gente ya conoce de texturas, sabe cuándo es lino, algodón, poliéster, etcétera, y en otras ciudades del interior la gente es más básica”.

Cabe destacar que este año nuevamente Orlando mostrará sus diseños  de ambas marcas en la edición 2019 de Barranquilla Fashion Week.

Asegura que tiene muchos sueños personales, entre los que se encuentra crear en 2020 una marca de alta costura y llegar con esta a diversos países del mundo. 

“He tenido la oportunidad de viajar mucho y me he dado cuenta que la gente ve los productos colombianos con muy buenos ojos. Hay mucho talento, entonces quisiera que esa fuera la materia prima de mi trabajo”.

El barranquillero se describe como una persona trabajadora, tranquila, con buenos sentimientos y colaborativa.

Asegura que la luz de sus ojos es su hija Sophia, por lo que su plan favorito es ver sus ocurrencias diarias. “Por ella es que yo respiro, es el motor de mi vida”.

Su primer pensamiento al despertar es darle gracias a Dios por las bendiciones que le ha dado en su vida. “Tengo 35 años y es una bendición que Dios me haya dado la oportunidad de lograr lo que me he propuesto. Creo que Dios nos da oportunidades a todos, la cuestión es orientarlas bien, y lo que es de uno es de uno”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO