EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/147850
Que Ha Pasado Con 26 de Febrero de 2018

Karla Castillejo: reina, mamá y corredora de bienes raíces

El usuario es:

Foto: Lenin Pérez.

Karla tiene cinco hijos: Sofía, de 17, Francesca, de 15, Romano, de 6, y los mellitos Anthony y Raymond, de 5 años.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Fue señorita Atlántico en 1997. Hoy asesora a celebridades que desean invertir en Miami, donde reside. Hace poco visitó Barranquilla y nos contó su historia.

Dejar su ciudad para mudarse a otro país, con solo 20 años, no es tarea fácil. Pero esa fue la decisión que esta barranquillera tomó, segura de que lograría el éxito luego de la aventura que acaba de vivir: ser Señorita Atlántico.
 
Era 1997 cuando Karla Margarita Castillejo Gutiérrez fue designada como la representante del departamento. Habían otras tres nominadas pero ella, por ser la mayor, fue la opcionada. 
 
Sobre cómo llegó ser la candidata, explica que fue gracias a ser tan amiga de Ingrid Náder, Miss Atlántico en el 96. 
 
Como parte de la comitiva real, acompañaba a la beldad en sus actividades, que en su mayoría eran realizadas en el hotel Hilton. 
 
Una tarde, bajando las escaleras al lobby, cual reina que pavonea su figura, miembros de la junta directiva del comité de belleza del Atlántico la vieron. Ellos no dudaron en decirle: “tú serás la Reina el próximo año”. Por supuesto, se emocionó. Y luego de varias reuniones y votaciones logró su cometido.
 
En Cartagena no logró llevarse la corona como la reina de los colombianos, pero en su corazón, a pesar de que han pasado 21 años, aún se siente que fue, en ese entonces, la reina de los atlanticenses.
 
“Me hubiera gustado haber ganado en ese momento, porque me preparé de verdad. Todos los medios decían que yo ganaría, pero no quedé ni en el top 5. Ese fue el gran revuelo”, recuerda Karla, dos décadas después del difícil suceso.
 
Dice que nadie tuvo la culpa, “fue decisión del jurado”, pero está convencida que fue con el reinado que las oportunidades para forjar un futuro le llovieron. 
 
“Me abrió muchísimas puertas, todo se lo debo realmente al reinado. Fue un aprendizaje muy grande”. Una plataforma que admite, “es el mejor entrenamiento para una mujer”.
 
De sus días como aspirante a la belleza colombiana, rememora haber puesto en pausa sus estudios universitarios, irse a vivir a Bogotá y prepararse arduamente durante seis meses con Alfredo Barraza. 
 
“La disciplina alimenticia era militar, te da una fortaleza impresionante, la parte física es dura, pero a la vez tienes que tener mucha elegancia, mover masas, llamar la atención, arrasar. Es como una universidad. Tienes que tener una moral intachable, un comportamiento increíble, ética, modales ”, asegura la barranquillera.
 
De hecho comenta que, contrario a lo que algunos feministas piensan, para ella los reinados no son para exhibir. “Es algo que te va a ser fuerte, te va a servir para toda la vida, para tu carrera profesional, te va a dar éxito en cualquier campo así vayas a ser abogada, ingeniera, médica o actriz”.
 
Con el tiempo, después de su paso por el Concurso Nacional de Belleza, y de terminar Derecho en la Universidad del Norte, Karla hizo maletas y tomó rumbo hacia la ‘Ciudad del Sol’. Miami la esperaba.
 
Allí, empezando sus 20 años, encontró trabajo en medios de comunicación. Estuvo en Univisión en el programa Sábado Gigante, vistió celebridades y también hizo parte del Show de Cristina Saralegui.
 
Nunca ejerció como abogada. Ni en Estados Unidos ni en Colombia. Pero, sin duda, ya tenía las bases necesarias para un nuevo reto que la vida le daba como 'realtor'.
 
 
“Mis estudios han sido la base de todo, sobre todo en contratos y la parte legal, algo muy importante para proteger a un cliente”, confiesa.
 
En estos 20 años, fuera del radar real, ha logrado abrirse camino en el sector de Bienes raíces, en Estados Unidos asesorando a quienes deseen invertir en Miami. Karla trabaja tanto con personas que estén a punto de perder sus propiedades, como con celebridades asesorándolas en sus inversiones.
 
“Yo misma las asisto con abogados, las ayudo a conciliar con bancos, para que no queden fuera de su propiedad”, esto además de ofrecer servicios de préstamos para el financiamiento de viviendas o conseguir propiedades en remate, y aunque ese es su día a día, su alma de Reina sigue vigente. 
 
Es la soberana de su hogar, madre de cinco hijos (Sofía, de 17, Francesca, de 15, Romano, de 6, y los mellitos de 5, Anthony y Raymond) y esposa de su cómplice en el amor, Raymond Tobbaji.
Como es de esperarse, añora que alguna de sus hijas sea Reina. Lo que no sabe es si será una Miss colombiana o americana. Eso se lo deja “a su corazón”.
 
“Me encantaría que fuera de Colombia, pero como son americanas-colombianas, esa decisión la deben sentir ellas. Si su corazón está en Estados Unidos, ese es el país que deben representar. Si es Colombia entonces ese. Pero para ser Reina se debe representar al país que se tenga en el corazón”. 
 
 
MAQUILLAJE Y PEINADO: Eleine Polo
VESTUARIO: Gissella Zambrano
AGRADECIMIENTOS: Hotel GHL

 

Etiquetas

Más de revistas