EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/157260
Perfil 10 de Octubre de 2020

Una idea de negocio que creció en medio de la cuarentena

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

Nicolle Amín y Viviana Escaf son las cabezas visibles de una marca de congelados saludables que hoy día es un negocio familiar. De momento tienen presencia en tiendas de Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Cali y Bogotá.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Es irrefutable. Durante la cuarentena muchos han sido los negocios que se han visto obligados a cerrar, sepultando sueños, anhelos. Mientras otros, casi que de manera inexplicable, han emergido, expandiéndose y creciendo vertiginosamente.

De eso último tiene conocimiento Nicolle Amín, de 28 años; y Viviana Escaf, de 53 años, quienes además de ser hija y madre, respectivamente, crearon en medio de la contingencia mundial un emprendimiento de congelados saludables, que recibe el nombre de Sano Bites, y que hoy día tiene presencia en Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Cali y Bogotá.

Nicolle cuenta que empezaron a producir y a vender sus primeros productos el 20 de mayo de este año, en respuesta a “la buena sazón” de su mamá, Viviana.

“Mi mamá cocina muy delicioso. Desde que fue decretado el aislamiento preventivo ella empezó a meterse mucho más a la cocina, haciéndonos platos muy deliciosos, inventándose cosas nuevas, saludables y evitando que compráramos a domicilio. Un día se le dio por hacernos unos deditos integrales con queso bajo en grasa y bajo en sal, que ya nos había hecho, pero que al degustarlos los sentimos mejores que nunca. Así que me emocioné con lo que estaba comiendo y pensé que los teníamos que vender”.

Fue así como, motivada por aquel momento, empezó a promocionarlos a través de su cuenta personal de Instagram, “cuidando que el empaque fuera presentable”. Para la sorpresa de ella y de Viviana empezaron a tener una acogida “impresionante”, a tal punto que amigos y amigas cercanos las motivaban para que continuaran.

Agrega que las ventas fueron más recurrentes y el voz a voz fue fundamental para crecer como marca. Luego de analizar el panorama, Nicolle decidió abrir un Instagram exclusivo para Sano Bites, mediante el cual postea cada producto, comparte recetas y algunos videos.

Si bien inicialmente la idea del negocio fue solo de Nicolle, en el que su mamá Viviana cocinaba, su papá José Miguel Amín era el encargado de empacar y su hermano José Miguel, de 31 años, se dedicaba a hacer los envíos en las otras ciudades, específicamente en las tiendas saludables; en la actualidad todos se encuentran comprometidos trabajando por el emprendimiento.

“Cuando todos vieron que me empezó a ir muy bien, que la gente me escribía y que habían acogido el producto, se emocionaron. Mi mamá siguió sacando productos nuevos que básicamente eran las recetas de mi abuela transformadas en recetas saludables. Ya es un emprendimiento de toda la familia”.

Viviana y Nicolle aseguran que Sano Bites es un negocio familiar, en el que han podido contar con el apoyo de José Miguel Jr (hijo) y José Miguel (papá).

Nicolle explica que básicamente se han dedicado a la distribución. Reconoce que realizar los envíos a las otras ciudades en medio de la cuarentena no fue tarea sencilla, sin embargo, dice que el apoyo de su hermano ha sido esencial.

“Él se dedicó a buscar quien trasladara los alimentos. En el camino nos dimos cuenta que el costo de estos estaba mucho más encarecido, pero encontramos la solución. No hemos podido llegar a todos los lugares que queremos, donde incluso nos escriben, porque por el tema de la Covid-19 no ha sido fácil. Respecto a Barranquilla, donde distribuimos en otras tiendas o en páginas web que tienen plataformas, se nos ha facilitado”.

Explican que mientras Nicolle se dedica a las redes sociales, a las fotografías, a la imagen de la marca y al mercadeo; su hermano José Miguel es el encargado de la logística.

“La coyuntura actual naturalmente ha fomentado el comercio digital, así que con nuestros productos, que son fáciles de hacer porque son congelados que solo necesitan de un horno o de un ‘air fryer’, hemos podido llegar a personas que encuentran en nosotros la facilidad de hacer un pedido que les llega a la puerta de sus casas. He estado 100% en la parte operativa del negocio”, explica José Miguel.

Él considera que su familia es unida, debido a que suelen compartir usualmente entre ellos, pero indudablemente el emprendimiento que han ido consolidando les ha permitido disfrutar de mucho más tiempo juntos.

Viviana, por su parte, destaca que la cuarentena fue un tiempo valioso para ellos, sobre todo para  compartir ideas que fueron surgiendo “de manera natural y rápida”, engranando “perfectamente” con la marca.

“Yo quisiera apoyarlos mucho más, pero como también trabajo en una entidad financiera, me toca hacer varias cosas. Así que en los tiempos libres esto ha sido como mi terapia para desestresarme. Arrancamos con los deditos integrales y le fuimos metiendo el queso, el bocadillo sin azúcar, y así. Después se me ocurrió meterle empanaditas con quinoa, en ese proceso fuimos construyendo y encontrando esa comida rica para el paladar, pero a la vez saludable. Mis hijos probaban y aprobaban. Hoy día no solo contamos con los deditos integrales de queso bajo en grasa y bajo en sal, y de queso con bocadillo bajo en azúcar, sino que también ofrecemos falafel, falafel rellenos, arepas de quibbes, empanadas de quinoa con pollo, quibbes de quinoa y hace poco lanzamos unos mini deditos integrales rellenos de queso, arequipe sin azúcar y bocadillo sin azúcar”.

En la actualidad cuentan con un local independiente, donde funciona el centro de producción que dotaron con congeladores e implementos de cocina. Viviana Da a conocer que las recetas fueron estandarizadas, con el fin de que cuatro personas, previamente capacitadas, los apoyaran en todo lo que tiene que ver con la producción.

Afirma que con frecuencia se le ocurren ideas de nuevos productos para incluir en el negocio, así que no descarta la posibilidad de continuar en la creación de nuevas recetas enfocadas en el tema saludable y la practicidad. José Miguel, por su parte, asegura que el objetivo de todos con la marca es seguir consolidándola local y nacionalmente, y en un futuro llegar al mercado exterior. La idea es —según cuenta— crecer y en algunos años “ser una marca líder”.

Viviana disfruta de caminar en horas de la madrugada y cocinar, así que cuando tiene tiempo, que es escaso, aprovecha para inventar nuevas preparaciones. Tiene ascendencia árabe, cultura que le enseñó, de la mano de su madre, que alrededor de la mesa se fortalecen las relaciones familiares, así que cada vez que puede no pierde el chance para cocinar y “llenar de felicidad” a los miembros de su hogar.

Nicolle, además, sintetiza en que le gusta ejercitarse, estar en comunión con Dios y adentrarse a la cocina para seguir con la tradición y aprender a hacer platos salados y dulces de quien es su mejor chef: su mamá Viviana.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA