EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150668
Perfil 10 de Noviembre de 2018

Un viaje al corazón de las cataratas de Iguazú

El usuario es:

Foto: Cortesía

Los saltos de agua pueden tener hasta 80 metros de altura y sus aguas reflejan los rayos del sol en la selva paranaense.

Lupe Mouthón Mejía

Es poco menos que imposible describir con palabras la imponencia de un lugar como las cataratas de Iguazú, inmensas cascadas que caen ruidosamente cual colosales lágrimas de la naturaleza sobre rocas escarpadas en un espacio donde convergen tres naciones: Argentina, Brasil y Paraguay.

Allí, en el corazón del cono sur de América, es posible apreciar la inmensidad de un espectáculo natural ante el cual se queda uno sin aliento. Son miles de metros cúbicos de agua que se precipitan a toda velocidad, reflejando la luz solar a través de un efecto multicolor sobre la selva paranaense.

Desde el año 2011, este lugar fue declarado como una de las siete maravillas naturales del mundo. Conforman un complejo de 275 saltos agua, que se extienden unos 17 kilómetros de la desembocadura del Río Iguazú. Conocerlas es un plan que, quienes visitan Argentina, no se pueden perder, ya que solo estar cerca de la majestuosa Garganta del Diablo (la más grande las cataratas), le cambia la vida a cualquiera.

Las cataratas cubren una extensión de 2,7 kilómetros y tienen saltos de agua con alturas que van desde los 60 a los 82 metros, cada uno tiene nombre propio (Bosetti, Adán y Eva, dos hermanas y otros).

A solo un par de horas por avión desde la ciudad autónoma de Buenos Aires se llega a Puerto Iguazú, ubicada en la provincia de Misiones, en la frontera con Brasil y Paraguay. Una pequeña ciudad cuya economía depende mayormente del turismo. A menos de 20 kilómetros del pueblo se encuentra el Parque Nacional Iguazú, donde están estas famosas cataratas que cada año son visitadas por más de un millón de turistas de todo el mundo.

El parque ofrece un ambiente selvático y tiene dos sistemas de pasarelas, uno superior y otro inferior, desde los cuales se pueden ver las cataratas en todo su esplendor, en un recorrido donde se aprecian aves y animales propios de esta región selvática.

Las opciones para los visitantes son variadas, ya que cada quien puede decidir la manera como desea vivir la experiencia, es posible hacer solo caminata por las pasarelas y senderos y avistar las cataratas desde los múltiples miradores. Además, hay un servicio de tren que conecta varias estaciones.

También hay planes de paseos náuticos, pero los más intrépidos suelen medírsele a la Gran Aventura que permite adentrarse en la selva a bordo de un camión de turismo y luego navegar unos 6 kilómetros en una embarcación rápida por el cañón del río Iguazú, que lo lleva a sumergirse debajo de las cascadas en un viaje de adrenalina pura.

En Puerto Iguazú hay amplias muestras de artesanías en mercados y tiendas locales y para quienes deseen conocer aún más de la cultura guaraní, pueden visitar La Aripuca, espacio didáctico con una muestra de árboles nativos de la zona algunos con más de un siglo de antigüedad.

Otro de los lugares maravillosos que se encuentran en esta ciudad es el hito de las tres fronteras, donde están los ríos Iguazú y Paraná en las fronteras de Argentina, Brasil y Paraguay. Allí cada noche se realiza un espectáculo de agua y luces.

La gastronomía misionera (provincia de Misiones) es rica en recetas preparadas con productos de pesca de río como surubí, dorado y pacú, pero también por las exquisitas carnes argentinas. Una buena alternativa la ofrece The Argentine Axperience, con una velada de una noche completa en la que los asistentes aprenden a preparar platos como empanadas y alfajores. Otras opciones de alta gastronomía las ofrecen Aqva Restaurant y Te Amaré Maitena.

En la ciudad hay un complejo turístico amable con el medio ambiente, que ofrece al visitante una experiencia de lujo y confort que no riñe con el entorno.

Si está pensando en un destino para sus próximas vacaciones, Iguazú podría ser ese tesoro escondido que usted está buscando en el planeta y lo mejor es que queda aquí en nuestro mismo continente, donde se vive, se habla y se siente la tierra latina, en medio del vértigo de la maravilla de las cataratas de Iguazú, una experiencia que jamás olvidará.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas