EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156453
Perfil 18 de Julio de 2020

Silvana Puello Visbal, la primera Dama contra la pandemia

El usuario es:
Foto: Wadofoto, Jaan Leal y Esteban Ferrucho

Es comunicadora social, contadora de historias, amante de los deportes y de la protección de las comunidades vulneradas. En el momento más complicado de la ciudad su compromiso es infranqueable.

Sharon Kalil - Instagram: @sharondkalil
Compartir:

El olor de las plantas, el sonido de los animales y los juegos al aire libre son algunos recuerdos que conserva de su niñez Silvana Puello Visbal, primera Dama de Barranquilla. Vivió toda su infancia en Cartagena, su tierra natal, pero su lugar favorito era la finca de su familia, donde disfrutaba con sus dos hermanas cada fin de semana.

‘‘Cartagena siempre fue una ciudad muy tranquila en la que uno podía estar en la calle. No había tantas restricciones como las hay hoy, entonces yo salía del colegio, practicaba algún deporte, y luego me iba a patinar hasta que llegaba a la casa a hacer tareas’’.

El contacto con la naturaleza, tal vez, hizo que se interesara en hacer documentales, por lo que decidió estudiar Comunicación Social. ‘‘Siempre me gustó el hecho de encontrar historias y poder contarlas de una manera visual. Me interesa dar a conocer lo que hay detrás de cada persona, de lo que hace, eso que uno no ve del otro, aunque pasemos a su lado todos los días. También estudié Fotografía para seguir esa misma línea de contar a través de imágenes’’.

Ha hecho varios documentales, pero el que más resalta es uno que realizó en la universidad. Este se enfocó en una comunidad de desplazados por la violencia, que vivía en una invasión en Puerto Colombia. ‘‘Ellos estaban ubicados en una loma con vista al mar. La experiencia haciéndolo (el documental) fue súper interesante porque salíamos de la universidad, nos montábamos en un bus hasta Puerto Colombia y allá nos subíamos en una carreta o pedíamos un chance para llegar a la invasión. Lo que encontrábamos allá era súper lindo porque, por ejemplo, ellos habían hecho un museo, una biblioteca y otros lugares con materiales que encontraron en el mar’’.  

Ahora bien, sus prácticas profesionales las hizo en el Canal 13, en Bogotá, donde se desempeñó como presentadora y reportera de deportes extremos. ‘‘Yo he trabajado en distintos campos. He ejercido con mi carrera, pero no desde la parte audiovisual, aunque sí he continuado con la fotografía. Me fui involucrando más en la parte comercial. Todos mis trabajos me han permitido ser creativa y desarrollar nuevos proyectos y estrategias, una de mis funciones favoritas porque no da lugar a la monotonía’’.

En esa línea la Primera Dama cursó una maestría en Administración, que le permitió tener herramientas para desempeñarse ampliamente en su profesión, según cuenta. Laboró en una empresa de servicios marítimos y en otra de servicios petroleros, antes de llegar a Barranquilla a hacer parte del Comité Mixto de Promoción del Atlántico.

‘‘También tuve un emprendimiento de frutas deshidratadas y gerencié durante tres años una franquicia canadiense de comidas saludables’’.

Primera Dama. Desde su rol ­– comparte­ -  ha conocido muchas de las necesidades de los barranquilleros. Señala que parte del trabajo que se requiere para reducir estas carencias ‘‘requiere trabajar el ser”, transformar "desde la raíz y lograr cambios a largo plazo’’.

Hoy día lidera varios programas que hacen parte de cuatro pilares en los que quiere trabajar: la inclusión de las personas en condición de discapacidad en el ámbito laboral, la conciencia ciudadana respecto al reciclaje, reducir el embarazo de adolescentes y la protección de los derechos de los niños. ‘‘A raíz de la pandemia sumé un quinto pilar: promover las donaciones para las comunidades. He tratado de que los barranquilleros refuercen su ser y tengan bienestar’’.

Para ella, expresa sin dudar, esta ha sido una experiencia enriquecedora porque ‘‘todos los días hay un reto y aprendizaje nuevo, y cada persona que conocemos nos enseña algo diferente’’. ‘‘La pandemia es una experiencia nueva para todos, pero creo que nos hemos dado cuenta de que no hay límites, de que con la mejor actitud siempre encontramos una solución para las cosas’’.  

Sueños y vida personal.

Se casó en 2013 con el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, a quien conoció en su época del colegio. ‘‘Nosotros nos conocimos en una actividad de Naciones Unidas, en la que se unieron nuestros colegios, y nos volvimos a ver cuando me tocó viajar a Barranquilla porque tenía que practicar algún deporte. Cuando la empresa, en la que trabajaba en Bogotá, me trasladó a la ciudad, nos reencontramos después de muchos años y empezamos a salir después de un año’’.

Su propósito es seguir creciendo junto a su esposo y enfrentar nuevos retos. ‘‘Nuestro enfoque es dar lo mejor de nosotros y trabajar en equipo’’.

Disfruta leer novelas históricas y culturales, y ver series de televisión con su esposo.  ‘‘Durante la cuarentena hemos retomado la cocina como un espacio para los dos; creo que se ha vuelto nuestro lugar favorito de la casa’’.

Silvana confiesa que aún tiene muchos sueños por cumplir. Por ejemplo, desea estudiar en el exterior, retomar la fotografía y hacer una maestría en Comunicación para el Cambio Social. ‘‘Pienso que el cómo contamos lo que hacemos es muy importante porque es lo que le permite a los demás generar esos cambios que queremos’’.

Sobre qué quiere hacer cuando termine su rol, comparte que ha pensado en seguir trabajando en pro de las comunidades vulnerables. ‘‘Pienso que de todos los trabajos que he tenido, este es uno de los que más me ha llenado. Creo que ya estaba preparada para hacerlo; las cosas le llegan a uno cuando le tienen que llegar, así que quisiera seguir por este camino, pero todavía no tengo claro cómo’’. 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA