EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152892
Perfil 22 de Junio de 2019

Ser padre, un privilegio en la vida de Paulo Llinás

El usuario es:
Foto: Cortesía Paulo Llinás

El galeno barranquillero da detalles de cómo es su relación con sus tres hijas y con su esposa, Gabriela Soberón. En la actualidad asume el cargo de presidente de la Asociación Colombiana de Cirugía Artroscópica y Reconstructiva.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

El médico cirujano especialista en ortopedia y traumatología Paulo Llinás rescata, sin dudarlo, dice que se siente como un hombre privilegiado al tener la presencia de cuatro mujeres en su vida: su esposa, Gabriela Soberón, y sus tres hijas: Fernanda, Lourdes y Antonia.

El galeno barranquillero confiesa que lo que más disfruta es pasar tiempo con su familia, quienes lo han apoyado en cada etapa de su carrera profesional. “Mis hijas son tres mujeres adolescentes, así que no hay forma de no divertirse… cuando hay inconvenientes o dificultades siempre nos vamos por el lado amable y lo solucionamos en familia sin mayor problema”.

En la actualidad Paulo asume el cargo de presidente de la Asociación Colombiana de Cirugía Artroscópica y Reconstructiva, una tarea que requiere que tenga en su vida “mucha responsabilidad, trabajo, viajes y compromisos académicos”. A pesar de esto, asegura que la mayoría de veces viaja con su esposa y, cuando no es periodo escolar, con sus hijas, debido a que se considera una persona muy familiar.

“Sin el apoyo de mi familia hubiese sido imposible lograr muchas cosas en mi vida, pues siempre han sido compresivos cuando paso tiempo por fuera, nunca he escuchado algún reproche, por el contrario, solo apoyo, ellas entienden que esto es un proceso, una etapa que no es para toda la vida. Después vendrán otros momentos”, dice.

A su turno, su esposa, Gabriela, quien es de origen mexicano y es profesional en Ingeniería Agronómica, asegura que su éxito familiar se debe al amor y la comprensión. “Nos tenemos que querer mucho porque aunque las dos culturas son parecidas, sí es diferente la crianza. La verdad es que la pasamos muy bien y hacemos muchas cosas divertidas”. 

Ahora bien, sus hijas aseguran que el tiempo familiar en su casa es irremplazable, por tanto, visitar a sus parientes en México y Barranquilla, hablar con su padre, ver fútbol junto a él, esperar los domingos para que les cocine y viajar, son algunos de sus planes favoritos.

“Nunca nos quedamos sin tema de conversación. Pienso que mi papá ha sabido ser un amigo y apoyarnos en todo. Cuando estoy con él no siento que tengo que actuar de una forma diferente a la que soy, debido a que le tengo mucha confianza”, dijo Lourdes, de 18 años.

Algunas costumbres familiares que tienen son salir una vez por mes a cenar, con el único fin de compartir, y los fines de semana disfrutar de piscina, música y una buena conversación.

 “Lo que quiero es ser un padre para mis hijas, que entiendan que hay una voz de autoridad, de respeto y una guía, pero al mismo tiempo deseo que haya un balance para que ellas se puedan expresar y puedan ser ellas mismas”, dijo Paulo.

Medicina. El barranquillero vivió toda su niñez en su tierra natal, donde se graduó en el Colegio Biffi La Salle y culminó sus estudios como médico en la Universidad Libre.

 “Siempre fui muy bueno en el colegio, la medicina siempre me atrajo, además esta carrera me lo ha dado todo: desarrollarme como persona, desempeñarme académicamente, conocer gente maravilloso, pero sobre todo tener la intención de ayudar y hacer las cosas bien para todos”, dijo.

Terminó su postgrado en la especialidad de Ortopedia y Traumatología en el Hospital Magdalena Las Salinas, en México, cursó su segunda especialidad en Cirugía de Rodilla y Artroscopia en el Hospital San Ignacio de la Universidad Javeriana en Bogotá, y su tercera Especialidad en Cirugía Artroscópica de Hombro y Rodilla en la Universidad ICESI en Cali.

Por otro lado, Paulo pertenece a la Sociedad Colombiana de Ortopedia (SCCOT), donde fue presidente del capítulo de hombro y codo. También es miembro vitalicio de la American Orthopaedics Society for Sports Medicine (AOSSM) y del comité editorial de la revista American Journal of Sports Medicine.

“Mi sueño es que mis niñas se vuelvan profesionales, que hagan lo que quieran y se sientan muy cómodas con eso. Me encantaría verlas realizadas con la pareja que escojan, que se desarrollen, sean felices y en el futuro de disfrutar de mis nietos”, finalizó Paulo, quien disfruta practicar golf, manejar bicicleta y correr, esto último al punto que empezó a coleccionar los mapas de sus rutas en las diferentes ciudades que visita.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO