EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/132924
Perfil 03 de Enero de 2015

Rafael del Castillo, un empresario entusiasta

El usuario es:
Foto: María Teresa Gaviria y Carolina Merlano

El cartagenero es uno de los líderes de un proyecto que hasta el momento es único en Colombia: Serena del Mar, un modelo de desarrollo integral de vivienda.

Diana Sofía Polo
Compartir:

Rafael del Castillo es un hombre seguro y alegre. Lo dicen sus gestos, la forma en que habla y la sonrisa tranquila con que se dirige a sus interlocutores. Cuando entra a una habitación, irradia una mezcla de confianza y amabilidad.

“Siempre me ha apasionado la industria. Mi familia viene de una tradición de empresarios.  Mi bisabuelo, mi abuelo y mi papá fueron hombres de negocios”, dice desde una de las sillas de la amplia y elegante sala de juntas de las oficinas de Novus Civitas, la firma gestora de proyectos urbanísticos que preside desde hace cinco años.

Cuando habla de la trayectoria de su familia se refiere a la empresa Rafael del Castillo & CIA S.A , la cual fue creada por su bisabuelo Rafael en 1861. La compañía, inicialmente una casa comercial de telas y víveres, se convirtió con los años en uno de los molinos más grandes del país, especializado en la producción de harina de trigo. A juzgar por estos antecedentes, el emprendimiento está inscrito en el ADN de esta familia, y Rafael ha probado no ser la excepción.

En medio de una maestría en Finanzas y Sistemas de Información que cursaba  en la Universidad Xavier, en Cincinnati, Estados Unidos, regresó a Cartagena para casarse con su entonces novia, Susana Caldas, Reina Nacional de la Belleza  de 1983.

Cuenta Rafael que cuando se casaron tenían cinco años de noviazgo y habían superado el estrés del Reinado. “Yo era el que nadie quería ver”, dice y suelta una carcajada que inunda la habitación. “Esa experiencia puede causar un estrés tremendo en una relación de pareja, pero se superó con gran éxito...Ella es una mujer muy segura y eso hizo las cosas más fáciles. Llevamos 27 años de feliz matrimonio”.

Una vez se casó y terminó su maestría se mudó a Cartagena, ciudad en la que se quedó y de la que nunca se fue. Aquí empezó a trabajar en Telecomputo, una empresa que importaba computadores Leading Edge, Compaq y Hewlett Packard.


Rafael rodeado de su familia. De izq. a der.: sus hijos Susana y Rafael, su esposa Susana y junto a él, su hija menor, Verónica.

Posterior a esto, junto a la familia Haime, también de tradición industrial, creó la empresa Tubos del Caribe, especializada en la producción de tuberías para la exploración y explotación de petróleo y gas. En 2005 vendieron esta compañía—inicialmente a una firma norteamericana que luego fue adquirida por la empresa Tenaris—para hacerla más competitiva en el mundo globalizado.

Serena del Mar. La firma gestora que lidera Rafael lleva por nombre Novus Civitas, que traduce nueva ciudadanía, precisamente lo que él y su equipo de trabajo aspiran a construir en la Región. O más bien, la ciudad soñada, como se conoce al proyecto Serena del Mar, un compendio inmobiliario que contará con viviendas, comercio, hotelería, transporte y un hospital cuya construcción iniciará en enero de este año, en un terreno de mil hectáreas al norte de Cartagena.

“Este proyecto se basa en los tres pilares de las ciudades sostenibles: debe ser amigable con el medio ambiente, ser socialmente incluyente y debe brindar calidad de vida. Por ejemplo, 45 por ciento del terreno en el que construiremos permanecerá intacto, para que las especies nativas habiten en él”, dice Rafael con seguridad.

Por su naturaleza constituye el tipo de retos que emocionan a Rafael, quien desde muy joven ha participado activamente desde el gremio de los empresarios  para el desarrollo de Cartagena y de la Región.“He sido un líder cívico porque me gusta involucrarme en los asuntos que dictan la condición en la que vivimos”, expresa.

Además de ser un hombre de negocios, también se proclama un hombre de mar. En sus tiempos libres le gusta navegar por la bahía de Cartagena a bordo de Sué, el velero en donde comparte tiempo con su esposa  Susana, con quien también disfruta practicando diferentes deportes. “Siempre me gana, incluso cuando estaba embarazada”, dice con una sonrisa. 

Sobre Novus Civitas

Esta firma gestora de proyectos inmobiliarios fue creada por Rafael   y sus socios—la familia Haime—con el propósito de consolidar Serena del Mar. Este macro proyecto consistirá en una ciudad edificada bajo los parámetros de la sostenibilidad, una materia que apasiona a este empresario. Será construida a las afueras de Cartagena, en un terreno de mil hectáreas, que albergarán viviendas de todos los estratos, un hospital, comercio, transporte público y un área ecológica.

Muy personal

Amo...a mi familia y al mar
Una pasión... ser un líder cívico
Una comida... la de mar.
Un reto... construir una ciudad sostenible. 
Un hobbie... navegar velero.
Una lección de vida... perder la perspectiva de nuestros mayores objetivos.
La Región Caribe es... una tierra de oportunidades.

Curriculum vitae

Fecha y lugar de nacimiento: Estado civil: Casado. Tiene tres hijos, Rafael, Susana y Verónica. 

Estudios realizados: administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Magíster en Finanzas y Sistemas de Información de la Universidad Xavier, en Cincinnati.

Trayectoria profesional: Ha trabajado en Telecomputo. Fue uno de los creadores de Tubos del Caribe, empresa especializada en la producción de tuberías para la exploración de petróleo y gas, hoy conocida como Tenaris, en donde se desempeña como Director Institucional. Es presidente de la firma Novus Civitas y miembro de diversos gremios. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA