EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153716
Perfil 07 de Septiembre de 2019

Rafael Atif busca darle un giro a la cocina asiática en Barranquilla

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

El barranquillero fue el ganador del premio Fogón de Oro, en la categoría Plato fuerte, entregado en el marco de la feria Sabor Barranquilla. Es el propietario de un restaurante de comida asiática a domicilio.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Desde pequeño Rafael Atif De Lavalle fue un soñador. Fantaseaba con convertirse en piloto o  en biólogo marino. Aunque siempre tuvo un gusto por la cocina, en un principio esta no fue su primera opción a la hora de elegir su carrera profesional. Empezó estudiando Ingeniería Industrial, pero tras culminar el primer semestre sintió que ese no era su rumbo. En su interior era consciente que lo suyo era visualizarse como un chef y recuerda que en aquel tiempo decidió contarle a su mamá sobre su anhelo.

“Yo le había comentado que quería irme a estudiar a Argentina, pero ella me dijo que me formara primero como técnico en cocina del Sena para saber si eso era a lo que me quería dedicar. No tuve dudas, me gustó mucho y fui entendiendo, a través de mis estudios, que la práctica en la gastronomía es muy importante, entonces me puse a la tarea de trabajar en varios restaurantes en Barranquilla y Bogotá”, contó. 
Después, cumplió su propósito de viajar a Argentina para estudiar en la Escuela de Cocina Mausi Sebess. También, tuvo la oportunidad de formarse en el Centro Academia de Cocina Verde Oliva en Bogotá y en el Instituto Gato Dumas. 

“Mi mamá me cuenta que desde que tenía siete años la cocina estaba en mis planes. Ella había sido cocinera toda su vida y, al igual que ella, mis tías y mi abuela estaban rodeadas por el tema gastronómico. Solía ver cuando ellas se reunían los sábados en la noche y domingos en la mañana para preparar comida árabe”, agregó. 

Luego de su regreso de Argentina, Rafael se puso a la tarea de conseguir trabajo. Confiesa que fue un proceso difícil pues no encontró propuestas de salario que se acomodaran al nivel de estudios que tenía. Entonces, supo que era el momento para arriesgarse y crear su propio proyecto. Su mamá le prestó el dinero con el que hizo su primera inversión. Compró equipos de cocina y creó todo el proceso visual de su marca, a la que llamó Wiki Wok.

“El restaurante nació un 12 de septiembre, hace siete años. La idea siempre ha sido tener un negocio exclusivo de comidas a domicilio. Tengo estudios en cocina asiática. Cuando estuve en Argentina tuve la oportunidad de conocer a Iwao Komiyama, un maestro en este campo de la gastronomía que además trabaja en medios como El Gourmet. Por otro lado, al tener conocimientos en el mercado de Barranquilla supe que en la ciudad a las personas les gusta pedir la comida desde sus casas”, estableció. 

Comparte que al principio lograr que “despegara” su emprendimiento fue complicado. Las ventas eran muy pocas y estaban en proceso de ajustar los distintos platos de la carta.

“El menú fue creado con pruebas de ensayo y error que hacíamos con mi mamá. Probando, mezclando y agregando o quitando ingredientes. Así fue durante un año. Hasta que llegamos a un punto donde fijamos las características de cada uno de los platos. Iniciamos como un proyecto de comida del continente asiático en el que incluimos propuestas de varios países”, dijo. 

El premio

La competencia Fogón de Oro, organizada por Gases del Caribe, busca reconocer los mejores exponentes de la cocina en Barranquilla. Cuando a Rafael le ofrecieron participar, lo primero que pensó fue que las condiciones para ganar eran difíciles, pues, para votar, las personas tenían que comprar su plato y subir una foto de este a redes sociales. 

“Estando cerca al cierre de votación, yo conté 31 votos, teniendo en cuenta que había más de 50 restaurantes que también estaban inscritos en la categoría de Plato Fuerte. Pensé que no íbamos a ganar, pero cuando me llaman y me dicen que habíamos sido seleccionados como semifinalistas fue una emoción muy grande. Al otro día, los tres seleccionados preparamos el plato en Sabor Barranquilla y tres jueces fueron los encargados de decidir. Estábamos peleando con restaurantes fuertes y de trayectoria y cuando nos mencionan como los ganadores no podíamos creerlo”, afirmó. 

La propuesta triunfadora fue el arroz Nikkei, un plato integrado por arroz salteado con leche de coco, salsa de soya y aceite de ajonjolí, anillos de calamar y camarones, acompañado por un ceviche de pescado blanco.

“Es un platillo que es la combinación entre el dulce y el ácido. Me lo inventé en una madrugada que estaba aburrido y con hambre. Me puse a fantasear con los ingredientes y así fue quedando”, explicó. 

Cuenta que, aunque ya han logrado tener a los clientes “contentos” con su producto, su foco siempre es mejorar la calidad y la experiencia del comensal. 

“Empezamos en un garaje y paso a paso hemos avanzado mucho. Gracias al voz a voz nos ha podido conocer mucha más gente y nos hemos posicionado. Queremos llegar a otras ciudades, como Bogotá, y ahora vamos a entrar en un proceso de modernización de equipos y de marca”, concluyó. 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO