EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155380
Perfil 15 de Febrero de 2020

Mila, el “gran amor de la vida” de Claudette Abuchaibe Sabogal

El usuario es:
Foto: Orlando Amador y archivo particular.

La Señorita Atlántico 2019 dice que estar con su mascota es una terapia que la hace sentirse mejor, por eso con su yorkie disfruta muchos de sus momentos especiales. También habla de su sueño de radicarse en Bogotá.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

Claudette Abuchaibe creció rodeada de los ladridos, los lamidos y las travesuras de nueve perros, a los que les dio un lugar significativo en su vida. Chihuahua, pomerania, schnauzer y yorkie terrier son las razas de sus mascotas de infancia. De ellos solo quedó la hija de los yorkies Sofía y Tommy, Mila, que nació un día de febrero hace seis años, se robó el corazón de la Señorita Atlántico 2019.

“Mi papá también tenía peces y pájaros, así que nunca fui indiferente a los animales. Mila ha estado conmigo todo el tiempo; no se despega de mí. Recuerdo que cuando me tocó prepararme para el reinado en otra ciudad se puso muy triste, no quería estar con nadie, ni con mi mamá, quien es la única que la cuida cuando no estoy”.

Confiesa que hace un año, pensando que no podía cuidarla todo el tiempo, decidió regalarla. Pero nada más duro una semana fuera de su hogar, pues se la devolvieron antes de que “muriera de tristeza”.

El lugar favorito de ambas es la playa, aunque Claudette dice que la lleva consigo a todas partes. “Le encanta que le baje el vidrio del carro para sentir la brisa, brincar en la playa y dormir conmigo todas las noches. Lo que más me gusta es que me reciba con felicidad al llegar a casa”.

La también comunicadora social y periodista dice que Mila es como si fuera su hija, pues le compra pañales, la lleva al veterinario y a que la bañen. Claudette la atiende todo el tiempo.

“Yo le compré ropa y hasta zapatos, pero no se deja poner nada… además es malcriada porque solo toma agua fría y de un vaso. Le falta que hable solamente”, dice entre risas. 

Asegura que ella es el “gran amor de su vida”. “Hay gente que me dice que estoy loca, pero lo hacen porque no sienten lo que yo siento por Mila, y hasta que no tengan mascotas no lo sentirán. Para mí son una terapia para sentirme mejor, incluso hay médicos que aconsejan a familias tenerlas para que los niños se estimulen. Por otra parte, hay gente que le tiene temor a los animales, me sorprende y me parece terrible porque son seres vivos que sienten”.

Claudette cuenta que, aunque su ‘hija’ ha sido muy sana, sí la ha hecho pasar uno que otro susto en los tres embarazos que ha tenido.

“En el segundo parto la lleve al veterinario y me dijeron que aún no iba a parir. Me la lleve a mi casa y empezó a tener los bebés. Tuve mucha rabia  y me devolví, había mucho tráfico y me tocó llevarla a otra veterinaria, donde le hicieron de todo... hasta ecografía”.

Una de las tristezas que ha tenido en su camino con Mila es que en su último embarazo nació un cachorro con labio leporino, que poco después murió.

Por otra parte, Instagram es una de las redes en la que la joven más ha publicado fotografías con Mila, porque “así como las mamás ponen a sus hijos” ella debe presumir a su “bebé”.

 “Tengo fotos destacadas de ella y  cuando me demoro en subir otras la gente me pregunta cómo está y me pide que publique más. Tiene sus fans”.

A pesar de sentir ese amor inmensurable, Claudette reconoce que su mascota es “repelente y consentida”.

Definitivamente es un miembro importante en su vida que, incluso, tiene influencia en las parejas sentimentales de la Señorita Atlántico, pues esta asegura que el hombre indicado para ella debe ser amante de los animales.

“En mis ratos libres disfruto estar con Mila y con mis amigos. Soy una persona muy tranquila, que si no tiene un compromiso se la pasa los fines de semana en casa descansando”.

La Señorita Atlántico en la actualidad está cumpliendo un contrato con el Concurso Nacional de Belleza, siendo imagen de distintas marcas. En el Carnaval de Barranquilla estará bailando en una carroza de la Batalla de Flores. “Estuve en la Guacherna de Soledad y fue una experiencia increíble, quedé feliz. Creo que lo más importante es dejar huella en las personas y que lo quieran a uno por lo que es y no por el título (...) Ahora uno de mis planes es irme a vivir a Bogotá para seguir formándome en mi profesión y, sobre todo, en el área que más me gusta: el de la comunicación organizacional. También quisiera ir al extranjero para vivir una nueva experiencia”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA