EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155120
Perfil 18 de Enero de 2020

Maryluz Cabeza y su recorrido para llegar al mundo empresarial

El usuario es:
Foto: Archivo particular.

Doce años lleva viviendo en Europa esta barranquillera graduada en Psicología y con máster en la Universidad Complutense de Madrid. Junto con su pareja, Edwin Rodríguez, fundaron en dicha ciudad un restaurante de cocina de autor colombiana.

Kirvin Larios
Compartir:

La voz de Maryluz Cabeza Jabba me llega, modulada y pausada, en audios vía WhatsApp. Esta barranquillera de 38 años me cuenta desde España la historia de su vida —o de este momento de su vida—, que ha sido fuertemente influenciada por los lugares en donde ha estado. Tanto así, que de su relato podrían tomarse, sin disociarse necesariamente, las ciudades en las que ha vivido, y elaborar un capítulo —o un párrafo injustamente resumido— con cada una.

Los lugares han dejado en ella más que una ‘huella’, también una evocación emocional, un punto de partida para un proyecto profesional futuro. En cada una ha tratado de encontrar el aprendizaje que le transmitió y le dejó para el resto de su vida o carrera.

Hija mayor de una abogada y un ex futbolista, en Barranquilla se graduó del Colegio Eucarístico de la Merced (promoción 1997), y más tarde de la carrera de Psicología en la Universidad del Norte, en el 2003. Desde entonces se considera una “agente de cambio”, que intenta ir un paso adelante en lo que hace.

En Cartagena —año 2002— hizo sus prácticas en el Departamento de Recursos Humanos de Colclinker (actual Argos). Fue la primera vez que vivió sola, con recursos propios. Allí también conoció al chef bogotano Edwin Rodríguez, “mi esposo, socio y compañero de viaje en el proyecto profesional más importante de nuestra vida, que es el restaurante Quimbaya”.

Antes de fundar Quimbaya —restaurante de comida colombiana de autor que la pareja de esposos inauguró hace dos meses en Madrid— estuvo en Bogotá en 2003, donde realizó un Máster en Psicología Clínica. En esta ciudad, dice Cabeza Jabba, trabajó en Compensar y aprendió a relacionarse más con las personas, incluso a aclarar su voz para que la entendieran. Habla de la capital como de una persona a la que sigue vinculada: “Bogotá me aportó el convencimiento de que puedo conseguir lo que me proponga. El mundo de afuera es el mundo de afuera y uno consigue lo que quiere por lo que tiene dentro. Eso me aportó Bogotá, eso me aportó Edwin”.

En enero de 2006, la pareja regresó a Cartagena —ciudad donde se conocieron— para casarse en la Iglesia de Santo Toribio.

Capítulo conjunto 

A España, Cabeza llegaría a estudiar un Máster en Recursos Humanos en la U. Complutense de Madrid, seis meses después de que Rodríguez llegara al país europeo a explorar nuevos “retos gastronómicos”. Allí, ella trabajó en una empresa de hostelería, en la que ascendió cargos hasta convertirse en la gerente de recursos humanos de varias marcas.

Hace seis años la pareja empezó a representar la cocina colombiana en eventos internacionales promovidos por la Embajada de Colombia y Procolombia. Rodríguez empezó a combinar en su cocina lo aprendido en el país europeo con los sabores de su lugar de origen. Hicieron catering para eventos como Arco, Fitur, Madrid Fusión, WTIM (en Londres) y Alianza del Pacífico (Seúl). Cabeza trabajaba en gestión del  cliente, las negociaciones, el marketing y la organización de las propuestas. Ambos conformaron un equipo y la gente empezó a sugerirles que abrieran su propio restaurante.

Maryluz y Edwin en el primer día de obra del restaurante que cofundaron, él como chef y ella como empresaria. 

El nombre Quimbaya lo tomaron de la cultura indígena colombiana conocida por su legado en piezas de bronce y oro, que hoy se encuentran tanto en el Museo del Oro de Bogotá como en el Museo de América de Madrid. “Unimos Colombia y España”, dice Maryluz, en “el único restaurante de cocina colombiana de  autor que hay en Europa”. Y es que sus platos están inspirados en sabores del país: café, cacao, frutas tropicales, bocadillos, panela, hogao, entre otros. También ofrecen una barra con cócteles creados por Rodríguez y una despensa enfocada en rones, aguardientes y ginebras colombianos. Sus clientes, españoles y colombianos, “están aprendiendo a disfrutar la cocina de nuestro país”.

El equipo del restaurante Quimbaya.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA