EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154355
Perfil 16 de Noviembre de 2019

Marisabel Tcherassi y su misión de fortalecer la familia

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

La barranquillera, especialista en Derecho de Familia y Coach de Vida, dio detalles de sus proyectos en pro de la unión de parejas. También habló de su trayectoria profesional y de su compromiso con la adopción.

Sharon Kalil - @sharondkalil
Compartir:

Conciliadora, esta es la palabra que define a Marisabel Tcherassi Mercado en todas las facetas de su vida. En el colegio, por ejemplo, era la que intervenía cuando sus amigas tenían discusiones, entendiendo desde ese momento que su futuro estaba ligado a la carrera de Psicología o a la de Derecho.

Se quedó con la segunda, así que la estudió en la Universidad del Norte y tiempo después se especializó en Derecho de Familia en la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, y como conciliadora en Derecho en la Universidad del Rosario. “No olvidé mi interés por la psicología, así que de cierta manera la empecé a aplicar en mi trabajo (…) me gusta muchísimo el ser humano, lo respeto mucho y pienso que desde ahí se derivan todas las relaciones, ya sean buenas o malas, por eso me preparé también como Coach de Vida en la Universidad Iberoamericana de Liderazgo”.

Recordó que con ilusión empezó su primer trabajo en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. “Como toda joven recién graduada quería cambiar el mundo, lograr que los niños tuvieran hogares felices. Me visionaba trabajar ahí cinco años, pero me apasioné tanto que me quedé ahí 16 años”, contó entre risas.

Durante este tiempo asumió el cargo de defensora de familia, velando así por los intereses de los niños, jóvenes y adolescentes. “Era como si yo fuera una defensora innata, eso estaba en mi esencia, de hecho, hace cuatro años dejé ese trabajo y me independice, y aún me creo defensora, así esté en la calle o en algún otro espacio si veo alguna situación suelo intervenir”.

Lo que más disfruta hacer Marisabel es apoyar y servir a las personas que necesitan una ayuda. “Me encanta poder llegar al corazón de ellos, saber qué es lo que les está afectando y ser como la herramienta o la luz en el camino. Definitivamente mi recompensa es ver que pude aportar un granito de arena y que salieron adelante en su situación, eso para mí no tiene precio”.

Dentro de los problemas más comunes con los que se enfrenta Marisabel están los divorcios, a los cuales les pone toda su atención, pues desea que las parejas no lleguen hasta ese momento.

“Cuando llegan parejas amigas duele más. Son relaciones que de la oficina para fuera uno piensa que están bien, pero que no es así e, incluso, tienen situaciones que uno menos se imagina. A veces la gente socialmente da una imagen y tiene otra vida”, comentó.

La barranquillera dijo que, ante estas situaciones, lo primero que hace es ver si en la pareja aún hay amor y, en caso de que sea un matrimonio católico, si tienen a Dios en su corazón. “Es importante que la conversación sea con ambas partes, pues si se va a salvar la relación deben luchar los dos (…) siempre se trata de que ellos busquen apoyo psicológico y espiritual. En caso de que no funcione, yo como abogada de familia trato de que el divorcio sea lo menos conflictivo sobre todo si tienen hijos”.

También se enfrenta constantemente a problemas con las obligaciones alimentarias de los niños, a custodias, visitas y adopciones. “Me encanta esto último de darle hogar a un niño que no lo tiene. Me parece divino que una pareja tenga esa intención, que les dé amor y también que lo reciban. Pienso que la motivación no debe ser llenar un vacío que tengan como pareja, sino querer brindar amor”.

Sueños. El mayor propósito que tiene la barranquillera es impactar positivamente en las personas desde que se comprometen, por lo cual busca concientizarlas sobre lo que implica una unión: derechos y deberes. “Soy una convencida que si uno fortalece a la familia y busca preservar esa unidad familiar se evita muchas situaciones, por ejemplo, muchos jóvenes que resultan drogadictos, adictos a juegos, etc. Esto pasa también por la falta de los padres, quienes a pesar de estar en casa no están conectados con ellos”.

Marisabel, quien se describe como auténtica, disciplinada, perseverante y respetuosa del ser humano, también sueña con que a través de la prevención de la violencia se pueda salvar a los núcleos familiares. “Tengo una página interesante y actualizada en Instagram, donde doy consejos para que las familias tengan en cuenta ante diferentes problemáticas. También diseñé unas tarjetas de regalo para que las personas lleguen concientizadas al matrimonio”.

Sobre su rol personal comentó que es madre de Kamil David y Katharina, y está casada desde hace 20 años con el abogado Mario Yepes. “Me considero una mamá muy amorosa, protectora, comprensiva y que cree que lo más importante es que sus hijos sientan respeto por el otro y que sean buenos seres humanos”.

Más sobre Marisabel

Su satisfacción profesional...
“Me encanta poder llegar al corazón de ellos, saber qué es lo que les está afectando y ser la luz en su camino”.

Sus inicios laborales...
“Era como si yo fuera una defensora innata, eso estaba en mi esencia”.

Un proyecto...
“Diseñé unas tarjetas de regalo para que las personas lleguen concientizadas al matrimonio”.

Sobre la adopción de niños...
“Me parece divino que una pareja tenga la intención de adoptar a un niño, que le dé amor y también que lo reciba”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO