EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/131680
Perfil 02 de Agosto de 2014

Manuel Cuello y su pasión por la odontología

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

El vallenato se radicó hace tres años en la ciudad. Comparte con Gente Caribe sus dos faceta, como papá y odontólogo.

José Luis Rodríguez R.

Mientras Manuel Cuello Baute carga a Manuela, su hija de dos años, sonríe. Ese gesto es el principio fundamental que rige su trabajo. Una buena sonrisa es una expresión saludable.

Este odontólogo vallenato, egresado de la Universidad Javeriana de Bogotá, es especialista en endodoncia y lleva tres años radicado en Barranquilla.

No viene de una familia con tradición estomatológica, sino política. Su papá, abuelo y hermano la ejercen, pero él, al igual que su hermana mayor, escogió la odontología para ayudar a las personas desde otra área, otro enfoque que pone en práctica la misma disposición: servir a la sociedad.

Está casado con Ana Carolina Gómez, una barranquillera, ingeniera industrial. De este amor nacieron sus dos hijas.

Manuel ríe con su esposa Ana Carolina y sus hijas Paulina y Manuela.


Ella también sonríe mientras carga a Paulina, de tan solo cuatro meses. En la sala de su casa los cuatro posan para la cámara. “Busco siempre entender al paciente con el problema que lo aqueja. Si está con dolor debe estar con ansiedad y posiblemente angustia. Esto lesiona su vida cotidiana y hay que brindarle tranquilidad y seguridad con nuestro trabajo”, comenta Cuello, de hablar sereno.

Lleva diez años ejerciendo la profesión. Sus comienzos fueron en Bogotá y la endodoncia fue la rama médica que más llamó su atención y en donde mejor se desempeñaba.
Esta especialidad se encarga de conservar las piezas dentales sin necesidad de recurrir a la extracción, y es el último recurso para conservar aquellos dientes que tienen alguna afección en el nervio dental y su periferia.

Consiste en la extracción de la pulpa del diente, un tejido pequeño en forma de hebra que se encuentra en el centro del conducto del mismo.

Una vez que la pulpa muerta se enferma o es dañada, se extrae; el espacio que queda se limpia, se vuelve a dar forma y rellena. Este procedimiento sella el conducto radicular.

Años atrás, agrega Manuel, los dientes con pulpas dañadas o enfermas se extraían, pero en la actualidad el tratamiento de conducto salva dientes gracias a los avances de la técnica y tecnología.

Asegura mantenerse actualizado en el manejo de equipos y tecnología aplicada a la especialidad. Cuando nació su primera hija, su esposa y él tomaron la decisión de volver a la Costa con el fin de brindarle una crianza de tradiciones caribes, similar a la de ellos.

Fue así como distinguió un nicho de especialistas en la ciudad y hoy trabaja en su propio consultorio.

“La endodoncia se puede realizar de manera tradicional o con nuevas técnicas y equipos de vanguardia. Esto permite realizar los tratamientos más acertados, menos dolorosos y más cómodos para los pacientes”, explica.

Los tratamientos de conductos hoy se realizan en tiempos muy cortos, siempre procurando la asepsia y limpieza del canal, que es el fin del procedimiento.

En su consultorio Manuel asume total concentración. Maneja con destreza sus equipos, como el microscopio, los localizadores digitales apicales o los motores rotatorios.

Afirma sentirse agradecido con los odontólogos que le abrieron las puertas en la ciudad y confiaron en su trabajo. Por ello, indica, ha respondido de la misma manera, brindado un servicio de calidad y competitivo. Cuando llega a casa, como lo muestran las fotos, su esposa y sus dos hijas son las especialistas en forjar una buena sonrisa en él. }

En detalle

Ama: mi familia                                
Pasión: mi trabajo
Hobby: leer y escuchar música       
Detesta: la hipocresía
Fobia: a las alturas                          
Agüero: las malas energías
Música: el vallenato                        
Comida: soy de buen comer
Fortaleza: seguro de mí mismo

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas