EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152635
Perfil 25 de Mayo de 2019

Lucas, la alegría en el hogar de María José Arroyo

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Para esta diseñadora de calzado e influenciadora digital barranquillera, Lucas no es solo una mascota, es una “parte esencial” de su familia. A continuación, cuenta la historia de cómo llegó a su vida.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

María José Arroyo García aprendió de su mamá el amor por los animales. De hecho, su madre siempre se ha caracterizado por tener vocación orientada al cuidado de los perros y a su protección, pues suele rescatar a aquellos que se encuentren en estado de vulnerabilidad deambulando por las calles. 

“Siempre he vivido con perros. Hace seis años, cuando comencé mi relación con mi pareja, Michael Sosa, supe que él no era tan apegado a los perros y yo siempre le decía que cuando tuviera uno se iba a enamorar por completo”, contó la diseñadora de calzado e influenciadora digital. 

En aquel tiempo, su cuñada, la hermana menor de Michael, había decidido que quería tener un perro. Se lo regalaron, pero había que recogerlo en Bogotá.

“Nosotros viajamos. Ella siempre había soñado con tener un maltés. Cuando llegamos, la persona encargada nos mostró varios perros de esa raza y nosotros seleccionamos uno que desde el momento en el que lo recibimos se caracterizó por ser muy tranquilo, pues dormía mucho. Cuando estábamos a punto de llevarlo, empezamos a oír a un perro ladrando, que estaba guardado en un guacal. Hizo tanto ruido que yo pedí que lo sacaran de donde estaba. Fue emocionante porque apenas nos vio se alegró mucho, nos saludó y enseguida supe que ese era el elegido. Sentí que fue algo de Dios”, comentó la barranquillera. 

Como en ese momento Michael vivía con su hermana y su mamá, Lucas vivió primero en este hogar, logrando crear una “conexión única” con él.

“Después, Michael y yo nos fuimos a vivir juntos y decidimos llevarnos a Lucas. Ha sido maravilloso. Es de los que duerme y se levanta con nosotros. Cuando tiene hambre pide la comida y cuando quiere bajar al parque, también. Lucas es alegría, el que me hace sentir en mi hogar”, afirmó. 

Asegura que también ha tenido que enfrentar momentos difíciles junto a su “compañero fiel”. Hace un poco más de un mes, Lucas enfermó gravemente luego de sufrir unas convulsiones. 

“El veterinario nos dijo que tenía un problema en un riñón. Fue muy angustiante porque un día estaba bien y al otro día estaba hospitalizado sin poder reconocernos. Incluso, hubo un momento en el que nos dijeron que estaba en un estado crítico. Fue horrible, me di cuenta que Lucas no es simplemente un perro, sino un miembro de mi familia. Sentí una conexión con él, como si fuera su mamá. Oramos mucho y sorprendentemente fue mejorando con el paso del tiempo”, dijo. 

Hoy día, María José agrega que nadie puede sentir lo maravilloso que es sentir la compañía de un perro, hasta que realmente se convive con uno. 

“Invito a las personas que no tienen animales en sus hogares a que se empapen de esta experiencia. Es importante destacar también que, antes de tener un perro, es esencial reconsiderar si se le puede dar la calidad de vida que se merece. Hay muchos animales abandonados, por eso es fundamental fomentar la adopción y que seamos voceros de su bienestar. También hay que denunciar si somos testigos de casos de maltrato animal”, aseguró.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO