EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/149618
Perfil 04 de Agosto de 2018

“Lo que más me gusta de la Medicina es ver a un paciente curado”

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

El especialista en Ortopedia y Traumatología, de 55 años, en la sala de su casa.

Sharon Kalil

Como “una vocación de servicio”, así cataloga Carlos David Sabbag Náder la carrera que lo apasiona desde muy niño, la Medicina.
 
Este barranquillero, de 55 años, recuerda que a pesar de que en su niñez se caracterizaba por ser desordenado, también disfrutaba cuidar de los animales, las plantas y ayudar a las personas. Estas fueron las primeras señales de su interés por unirse a la pasión familiar de servir a la sociedad desde un hospital o consultorio.
 
Y es que Sabbag siempre estuvo rodeado de la Medicina, pues su padre fue cirujano general y en tres generaciones de la familia Sabbag hay 17 médicos. “A pesar de que se podría creer que me dedico a esto por ellos, siento que esta pasión la he llevado siempre por dentro”. 
 
En cuanto a su relación familiar, este médico especialista en ortopedia y traumatología le atribuye el rol de padre y esposo a su descendencia árabe. “En mi casa la que pone la ley, disciplina y orden es mi esposa y el alcahueta soy yo porque siempre trato de complacer y aconsejar a mis tres hijos, ya que no creo que la vida deba ser tan estricta. Hemos sido muy exigentes en asuntos como la responsabilidad y disciplina, y creo que es lo que los ha llevado a todos a tener éxito”.
 
Sabbag también se considera muy familiar por lo que su plan preferido es viajar al lado de sus hijos y esposa. “Por las diferentes ocupaciones tenemos poco tiempo para compartir juntos, pero lo que disfrutamos hacer es aventurarnos en vacaciones a lugares tranquilos para compartir”. 
 
También manifiesta que uno de sus pasatiempos favoritos es cuidar de las flores del jardín de su casa y de su finca. Además trata de sacarle tiempo a una de sus pasiones heredadas de su madre: pintar bajo la técnica óleo bodegones y paisajes del mar. 
El médico Barranquillero Carlos David Sabbag en medio de dos de sus pinturas.
 
Sobre sus estudios este médico, graduado de la Universidad del Norte, comenta que se enfrentó con una presión familiar “muy grande” a la hora de elegir qué especialidad estudiar, pues según cuenta 15 de sus parientes médicos son radiólogos.
 
“Yo no me sentía satisfecho con esa línea porque no operaba sino que solo interpretaba imágenes. Cuando fui a hacer mi internado en el Hospital Militar vi las maravillas de la Ortopedia, entonces me especialicé en esta área en ese mismo lugar”.
 
Carlos Sabbag también se formó en Artroscopia en Harvard y en Traumatología en Europa, entre otros cursos y congresos. Luego de esto trabajó durante 15 años en el Hospital Universitario CARI, paralelamente hacía parte de la Clínica de Fracturas y fue el jefe del departamento de ortopedia y docente en su alma mater por 20 años. Ahora labora en la Clínica Porto Azul.
 
 Manifiesta que lo que más le gusta de su carrera es la satisfacción que siente al ver a un paciente curado, “por ejemplo, los deportistas que vuelven a competir después de una operación”. 
 
Gracias a su experiencia, este barranquillero fue elegido como el ortopedista oficial de los Juegos Centroamericanos y del Caribe. “Tuve una disponibilidad total para las justas deportivas, ya que en cualquier momento un deportista podría requerir ayuda. En los primeros días hubo muchos pacientes, después ya fueron disminuyendo a tres o cuatro diariamente”.
 
Cuenta que siempre estuvo apoyado por un grupo de deportólogos, por lo que solo atendía los accidentes más graves. 
 
“Los pacientes llegaban a las clínicas y a la villa centroamericana e iba de inmediato a examinarlos. Las lesiones más recurrentes fueron esguinces de tobillo, de muñeca, hombro, rodilla y pie. Hasta el martes atendí alrededor de 35 deportistas”. Sabbag también recuerda que tuvo la difícil tarea de decirle a ocho atletas que no podían continuar compitiendo.
 
Este ortopedista asegura que la mejor forma de evitar lesiones es que los deportistas hagan un buen entrenamiento y estiramiento.
 
“En cuanto a entrenamientos diarios no se pueden exceder. Lo ideal es practicar durante varios días. Por otro lado, deben evitar hacer deportes de alto rendimiento de un día para otro si son personas sedentarias”. 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas