EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154160
Perfil 26 de Octubre de 2019

Leonor Molina hace del cuidado de la piel su vocación de vida

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Esta barranquillera tiene 30 años de experiencia en el campo de la dermatología. En esta edición, comparte que una de sus mayores inspiraciones en la vida es el amor que siente diariamente por su profesión.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

La doctora Leonor Molina se levanta todos los días con la pasión de aprender e innovar en su profesión. Es barranquillera y comparte que desde muy joven sintió la inclinación de apostarle a la medicina como su carrera profesional. De hecho, decidió estudiarla en la Universidad Libre en su ciudad natal para luego viajar a Bogotá y poder cursar su internado en el Hospital Militar Central. 

“Estando allí pude participar en un concurso de residentes en dermatología y gracias a Dios logré entrar. Estudié durante cuatro años esta especialización: dos años de medicina interna y posteriormente me fui al instituto dermatológico Federico Lleras Acosta donde realicé una subespecialidad en dermatopatología. Después, me quedé en Bogotá trabajando durante unos años”, comentó. 

Cuenta que debido a que su padre enfermó, tomó la decisión de regresar a Barranquilla para apoyar a su familia. De paso, aprovechó para empezar a atender pacientes y a crecer como profesional. En la actualidad, ya tiene 30 años de vida profesional en la ciudad e incluso comparte que tiene varios pacientes que conoce desde niños y que hoy recibe en compañía de sus “esposas e hijos”. 

“No siempre tuve claro que quería dedicarme a la dermatología. Cuando llegué al Hospital Militar Central, yo solo pensaba en la pediatría. Me fascinan los niños, pero con el tiempo me fui dando cuenta que me gusta verlos sanos, no enfermos. Mi segunda inclinación fue el cuidado de la piel y la estudié desde una visión 100% clínica”, agregó.

Sin embargo, Leonor establece que también tuvo la oportunidad de trabajar en un instituto donde desarrollaban el área de la estética y la cosmetología. 

“Me incliné también a estos campos porque empecé a darme cuenta que las mujeres no solo consultaban por enfermedades en la piel, sino también sobre cómo cuidarla y evitar el envejecimiento. Tuve la oportunidad de estudiar en Buenos Aires, España y México, y poco a poco fui aprendiendo la aplicación del botox y del ácido hialurónico. También, me formé en el manejo de los aparatos”, añadió. 

En la actualidad, Leonor lidera una clínica que está dividida en el área facial (que cuenta con una zona de spa y relajación) y en el corporal que está integrado por esteticistas, fisioterapeutas y médicos. También, sostiene que ha desarrollado “algunos principios activos” para la creación de cremas y sueros, pues dirige una farmacia en la que ofrece una variedad de productos dermatológicos. 

Leonor afirma que uno de los aspectos que más le “preocupa” como dermatóloga es la desinformación que ha ocasionado el auge de las redes sociales en los pacientes. 

“Muchas personas piensan que todo lo que sale publicado en redes sociales sobre el cuidado de la piel es cierto. Yo pienso que lo importante es confiar siempre en la opinión de un profesional que haya tenido una formación completa. Existen millones de productos para la piel, pero no todos funcionan en todas las personas”, comentó. 

Cuando no está trabajando, Leonor cuenta que, aunque no tiene hijos, tiene la “bendición” de compartir con sus cinco sobrinos y una sobrina nieta. También disfruta mucho estudiar, viajar y escuchar música. Se declara una “amante” de las orquídeas e, incluso, agrega que tiene sembradas 80 flores de este tipo en el jardín de su edificio. 

El cuidado de la piel es su vocación de vida. Es por ello que siempre aconseja a las personas lavar el rostro todos los días, aplicar antioxidantes, hidratar y “nunca olvidar” el protector solar. Cuenta que es importante que este último esté recetado por un especialista y resalta que siempre hay que aplicarlo cada cuatro horas. 

“Pienso que lo más importante es el amor que se tiene por la profesión. Amo lo que hago y hace poco creamos un proyecto al que llamamos ‘Piel y más’. Una iniciativa que lideramos cuatro dermatólogas para ayudar a la comunidad. Ofrecemos consultas a muy bajo costo. Hemos podido ver la cantidad de patologías que hay en las calles y tenemos esa necesidad de brindar una mano a los demás”, concluyó. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO