EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156527
Perfil 25 de Julio de 2020

Lady Noriega, una mujer de amores y pasiones

El usuario es:
Foto: Julian Manzanares y cortesía Canal Caracol

La actriz y cantante oriunda de Montería, recordada por su papel en ‘Pasión de Gavilanes’, vuelve a estar en la retina de los colombianos con la retransmisión de la novela. Ahora se encuentra promocionando su canción ‘Te estrellaste’.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Hay proyectos televisivos que logran robarse el corazón de la gente, a tal punto de llegar a inmortalizar la participación de sus actores. Lady Noriega es ejemplo de eso porque, a pesar de haber estado en producciones como: ‘Sin senos no hay paraíso’, ‘La saga, negocio de familia’ y ‘Celia’, por mencionar algunas; reconoce que un gran porcentaje de la población colombiana la recuerda gracias a su papel de Pepita Ronderos, en la telenovela ‘Pasión de gavilanes’ (2003).

Para ella esta producción, que volvió a las noches del Canal Caracol, siempre será una historia de amor, de ese que tiene todo en contra, de aquel que es “oscuro”, y del que carga una gran dosis de drama. Dice que la trama involucra a personajes divertidos, alegres, pasionales y amorosos; por su parte, el suyo retrata a una cantante desparpajada, transparente, noble y leal.

“Pepita Ronderos entra a la vida de la familia Elizondo al iniciar una relación de amistad con Martín Acevedo, un militar retirado y abuelo de las protagonistas. Entre los dos surge una relación de camaradería, que envía el mensaje de que a nuestros viejos no hay que tratarlos como si fueran trastes olvidados (...) de esta novela solo tengo buenos recuerdos y puedo decir que alcanzó un éxito extraordinario, tanto que logró ser vendida a más de 70 países, llegando a ser traducida en ruso, hebreo, inglés y polaco, entre otros idiomas”.

Noriega da a conocer que su papel siempre estuvo de la mano de su otra pasión: el canto. Es así como cada canción interpretada en sus escenas era entonada con su propia voz. Adicionalmente estas composiciones hacían parte de su repertorio musical, el mismo que había creado fuera de su personaje.

“Con la repetición de la novela también se refrescan todas esas canciones que hice hace años. De hecho, hace poco subí a Spotify un álbum que llamé ‘Pasión de gavilanes’ y que básicamente es un compilado de los sencillos que hicieron parte de la banda sonora de la novela, más otros nuevos que vengo trabajando”.

Como dato curioso Lady empezó las grabaciones de la novela a partir de su primer mes de gestación de su hijo Paulo Peña. Fusionar su trabajo con esta nueva etapa de su vida le permitió experimentar “muchos momentos de diversión”.

¿Retos?, ella dice que el personaje mismo lo fue, pues considera que la exigencia era máxima, tanto en el tono de voz como en los ademanes.

Lady Noriega, personificando a Pepita Ronderos de la novela ‘Pasión de gavilanes’.

Luego de su participación en este proyecto —rememora— duró dos años ofreciendo conciertos de música norteña. Hoy, cuando toma el control en horas de la noche para sintonizar el Canal Caracol o cuando navega por Netflix, se topa con la parrilla de Tendencias y se da cuenta de que la novela vuelve a estar vigente.

Pronto cumplirá 30 años de carrera musical y actoral, y asegura que el panorama de las grabaciones en la televisión es un poco turbio, debido a que en medio de la pandemia los protocolos han cambiado.

“Ya en las producciones se debe guardar distancia. No debe haber abrazos ni besos. Creo que el tema de la televisión por un tiempo estará a la espera de los cambios que seguirá generando la pandemia”.

Es de Montería (Córdoba), tierra en la que se encuentra afincada su familia. De esta ciudad guarda los recuerdos más genuinos, aquellos que tienen que ver con la época de vacaciones de Semana Santa, junio y diciembre.

“Pasábamos una semana en San Antero (Córdoba), y luego llegábamos a Tolú y Coveñas. Siempre he tenido ese contacto con mi tierra y siempre la recuerdo con mucho cariño”.

Cuarentena. El encierro hace parte de su presente y es precisamente el que hace que añore sus espacios de trabajo. Pero por ahí dicen que: detrás de toda “mala” experiencia hay una buena recompensa —en su caso— su promoción musical ha podido ir en ascenso.

“En estos momentos he aprovechado la radio para hacer la promoción de mi canción ‘Te estrellaste’, que es de género popular y ha logrado una posición importante. En el mes del padre lancé el sencillo ‘Padre amado’ —que es de mi autoría— el cual logró el puesto número cinco luego de cumplir una semana de su lanzamiento (...) la cuarentena me ha permitido hacer mucha promoción a nivel nacional e internacional”.

A ella la pandemia también le cambió el chip. La situación la hizo entender que más que nunca la virtualidad ha ido cobrando un sentido mucho más dominante en los últimos días.

Recientemente grabó un álbum con el que busca rendirle homenaje a Helenita Vargas, la misma  cantante que amenizó muchos de los momentos de su infancia.

“Creo que ella fue la persona que le abrió el cupo a las mujeres de Colombia en la música popular y siento que estamos en deuda con ella, así que ya grabé las ocho canciones de la artista que más visitas tienen en YouTube (...) tengo pensado lanzarlo en el último trimestre de este año”.

Añade que hace poco hizo un ‘casting’ para una serie de Netflix, que ya cuenta con una temporada, pero aún sigue a la espera de la respuesta.

Otras facetas. De niña su juego favorito era aquel que simulaba un reinado de belleza, dejando a flor de piel su gusto arraigado por los concursos. A los 14 años empezó a incursionar como imagen de algunas campañas publicitarias y, luego, ‘llovieron’ las propuestas en diferentes desfiles.

Y como el sueño no terminaba ahí, su mirada estaba puesta en el objetivo de llegar al Concurso Nacional de Belleza. Hasta el 1991 llegó a alcanzarlo, posicionándose primero como Señorita Córdoba.

Luego de su participación en el certamen y de haber sido portada en una de las revistas más antiguas de Colombia, Lady confesó en entrevista con el programa ‘Se dice de mí’ que recibió una invitación del patrón de La Catedral, la prisión donde el jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar, fue encarcelado a cambio de no ser extraditado a Estados Unidos.

“La invitación la recibí de boca de algunas de mis ex compañeras del concurso. Ellas me dijeron que Pablo me quería regalar un carro y que había una fiesta en La Catedral, en la que estaba invitada (...) me decían que me quería conocer porque a él le parecía que yo había sido la más linda del reinado y cada vez que escuchaba eso, me intimidaba más, así que dije que no. A los tres días regresaron a mi casa y la oferta había crecido. De inmediato se lo comenté a mis padres y enseguida me mandaron al aeropuerto para que llegara a Miami (Estados Unidos)”.

En 1992 inició estudios de Arte Dramático y en 1994 hacía parte del elenco de la telenovela ‘Fiebre’. Y aunque siempre la desveló el hecho de ser actriz, el canto era para ella una herramienta importante en su crecimiento profesional. En 1997 debutó como cantante con la canción de música popular ‘Maldito amor’.

Más tarde protagonizó un romance “tormentoso” con el astro del fútbol, Faustino Asprilla.

“Aunque Faustino me propuso matrimonio yo nunca lo vi en el rol de papá, esposo y señor (...) recuerdo que en medio de nuestra relación en la disquera me dijeron: “O sales diciendo que no tienes nada que ver con ese negrito, o te quitamos el disco de los puntos de venta”; y a él le dijeron: “Salga y diga que usted no tiene nada con ella”. Todo esto me resultaba invivible, así que lo hablamos y decidimos dejar todo a un lado”, relató Lady en el programa.

Hoy, afincada en Medellín, reconoce que en su vida ha tenido cuatro sucesos que más la han marcado: el proceso de custodia de su hijo Paulo, interpuesta por su exmarido; las inyecciones de biopolímeros en su rostro, en busca de la “belleza perfecta”; el fallecimiento de su madre; y la pérdida de su segundo bebé.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA