EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/151413
Perfil 19 de Enero de 2019

La moda, el diseño perfecto para Jakeline Barandica Angulo

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La diseñadora de modas vivió durante cuatro años en España, donde se formó como ‘coolhunter’ y logró exhibir sus confecciones. Hoy regresa a su tierra natal a consolidar una agencia de tendencias que brinde asesorías a marcas de moda.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

De niña, uno de los juegos favoritos de la barranquillera Jakeline Barandica Angulo era decorar ganchos, vinchas y bolsos. De hecho, mientras los vacacionales de quienes eran sus amiguitas en la infancia tenían que ver con la danza, tocar algún instrumento o cantar, ella disfrutaba ese tiempo libre usando sus manos para crear artículos con toques especiales. 

Al crecer y tomar el grado de bachillerato, decidió estudiar Economía, pero al cursarla logró convencerse de que su proyección profesional no estaba en esa área.

“Durante ese momento empecé a indagar. De hecho, pensé en varias opciones, pero mi mamá me decía que probara con Diseño de Modas, pues ella en el fondo sabía cuáles eran mis habilidades. Así que me decidí por tecnóloga en Diseño de Modas y al cursarla me di cuenta de que mis notas cambiaron favorablemente”.

Alterno a sus estudios, trabajó junto a la diseñadora de modas Francesca Miranda, apoyando a la coordinadora en ideas de negocio durante un año. Después de haber recibido su título como tecnóloga, en 2006, llegó a Bogotá y logró contactar a Alfredo Barraza, quien la adoptó en su equipo de trabajo.

“Cuando empecé a trabajar con Alfredo, él se encontraba en la elaboración del ajuar de la ex reina Valery Domínguez, quien estaba a punto de ir al Miss Universo, así que tuve la fortuna de apoyarlo en ese proceso. Al culminarla, regresé a Barranquilla a continuar estudios, esta vez en la profesional. Antes de finalizarla hice un intercambio académico en una universidad de Santiago de Chile, donde me exigían hacer prácticas en una empresa y fue así como llegué hasta las instalaciones de la fábrica y el departamento de diseño de Falabella Chile”.

Allí se desempeñó como asistente de un diseñador de una de las marcas de la empresa, experiencia que califica como interesante, porque asegura haber adquirido conocimientos sobre el proceso de la producción y consumo masivo, de las grandes tiendas y de las tiendas por cadena, entre otros temas. Al cumplir con lo antes mencionado, logró recibir, en 2009, su título profesional como diseñadora de modas.

Culminado este ciclo, señala que dio pasos para crear una marca masculina y femenina de vestidos de lino, gala, coctel y de novia, que llamó como su apellido: Barandica. Más tarde, entró a trabajar como instructora del Sena en Diseño de Modas. Al tiempo, indica que apoyó en algunos proyectos a Amalín de Hazbún, supervisando y coordinando algunas colecciones.

“Posteriormente, me enteré de que en Barranquilla abrirían una sede de la universidad canadiense LCI, así que toqué puertas para ingresar como instructora. Estando allí supe que habían comprado la sede de LCI Barcelona, donde abrieron unos posgrados en Moda y hubo uno que me llamó la atención y fue: Coolhunter en Moda. Básicamente se trata de la oficialización de un caza tendencias, una temática que abarca una investigación exhaustiva de varios ámbitos determinantes para realizar un pronóstico de tendencia y preparar a cualquier marca sobre lo que pedirá el consumidor. Abarca el campo social, musical, artístico y económico, entre otros”.

Jakeline cuenta que se proyecta con una agencia de tendencias.

Así mismo, hizo una especialización en Estilismo y Asesoría de Imagen Personal, en España. Esta formación académica la variaba con algunas asesorías que brindaba a marcas en temas de montaje de colecciones, direccionamiento del producto de acuerdo al cliente objetivo y la parte técnica del diseño. Barandica señala que vivir en España le permitió entrar, con su marca de ropa, al mercado de Barcelona. De hecho, hizo un lanzamiento de la marca, con una línea dedicada a una mujer joven, con prendas versátiles y acertadas para el día y para la noche. Gracias a esto, logró exponer sus productos en cinco tiendas distribuidas en distintas partes de la ciudad, “una de esas en un centro comercial ubicado en la calle Paseo de Gracia, la calle más cara de Barcelona”. 

También, en junio y julio de 2018 trabajó con una marca de Barcelona que solicitó sus servicios para ayudar en el montaje de la colección para la pasarela del Madrid Fashion Week, colección primavera-verano 2019. 

Su proyecto. Después de vivir cuatro años en España, regresó a Barranquilla con el propósito de continuar con el nombre de su marca, pero esta vez emigrándola hacia una agencia de tendencias que asesore marcas.

“Quiero recopilar toda la experiencia profesional que tengo para asesorar marcas. Lo que quiero es compartir toda la información que adquirí en el recorrido que hice por varios países de Europa, investigando y pronosticando tendencias. Me enfocaré en las iniciativas de marca de mi ciudad natal, que sé que hay mucho talento, así como en empresas constituidas, que necesitan un empujoncito para que puedan mirar hacia el futuro”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO