EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/151150
Perfil 22 de Diciembre de 2018

La lúdica con enfoque incluyente y cultural de Ada Milena y Kelly

El usuario es:

Foto: Orlando Amador.

Además de Puerto Colombia, Ada y Kelly han trabajado en algunas zonas del Magdalena, La Guajira y Bolívar.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP

Estas barranquilleras lideran la Fundación Ludovica, un proyecto con el que a través de metodologías lúdicas brindan una mano a comunidades vulnerables de Puerto Colombia.

Hace seis años, la administradora de empresas Ada Milena Landázury y la publicista Kelly Montoya se dieron cuenta de que tenían algo en común: un espíritu y una vocación de servicio. Es por esto que decidieron crear juntas la Fundación Ludovica, un proyecto que buscó desde un principio promover el buen uso del tiempo libre en niños y jóvenes, crear estrategias de intervención y extensión a la sociedad y formular programas de empoderamiento en materia financiera y proyectos de vida a adultos. 

“Nuestro ideal fue empezar a trabajar en encuentros con comunidades vulnerables de Puerto Colombia mediante la lúdica. Esta siempre ha sido nuestra raíz. Comenzamos viendo las necesidades que había en el municipio, con el fin de empezar un proceso de transferir conocimientos y experiencias a través del arte, la pintura y demás actividades manuales”, expresó Ada. 
Empezaron a trabajar en la creación de metodologías lúdicas desde tres enfoques: lo educativo, lo cultural y el empoderamiento. El propósito de estas barranquilleras también fue trabajar en la inclusión y sostenibilidad económica de la población, con el fin de que se pudieran ir consolidando económicamente. 

Así fue como decidieron diseñar los DiDiCu Toys, uno de sus más recientes proyectos que consiste en una línea de juguetes elaborados a mano por 25 jóvenes de Puerto Colombia que han atravesado un proceso de formación impartido por cinco mujeres artesanas y víctimas del conflicto armado. 

A través del arte, las manualidades y el diseño, estas jóvenes han identificado talentos en comunidades vulnerables. 

“La nueva colección de estos juguetes se llama Imaginario Caribe. A través de una estimulación y un proceso creativo buscamos incentivar a las personas a una apropiación cultural, además son hechos en madera y son amigables con el medio ambiente. En la etapa de creación participó la comunidad, desde los más pequeños hasta los adultos. Hicimos una investigación en la que determinamos los personajes y los lugares del Caribe que queríamos destacar a través de los juguetes. Hoy día contamos con unos inspirados en los indígenas, el hombre caimán, los juglares, los cuenteros y lugares como el Teatro Amira de La Rosa y la Intendencia Fluvial. También hay un libro interactivo de cocina en el que se rescata la cocina de nuestra Región”, contó Kelly. 

De acuerdo con estas jóvenes, el proyecto no solo ha logrado impactar monetariamente a la comunidad, pues también les ha permitido crear una estrategia de “economía colaborativa en la que ellos son socios”. 

“Una comunidad que ya hemos medido es la del barrio Brisas en Puerto Colombia. Allí son más de 100 familias y en estos años de trabajo hemos visto un cambio en su entorno físico. También hemos sido testigos de cómo niños que tenían cuatro años cuando empezamos hoy tienen 11 y continúan con grandes sueños. Antes los veíamos en espacios de adultos, sin nada que hacer y rodeados de las drogas y la deserción escolar. Hoy van a sus escuelas motivados”, agregó Kelly. 

Para poder seguir liderando y sosteniendo económicamente los programas de su fundación, Ada y Kelly crearon el Festival Ula He, una iniciativa para “vincular e integrar a las familias en la sociedad”. El evento, que se realizó el pasado 15 y 16 de diciembre en el Boulevard de Buenavista, contó con experiencias en torno a la cultura, el teatro, la música, el juego y la gastronomía. 
En la actualidad, estas barranquilleras aseguran que gracias a la lúdica han podido impactar la vida de “más de seis mil personas” entre niños y adultos. Agregan que no solo han trabajado con Puerto Colombia, pues también han podido llegar a municipios del Magdalena, La Guajira y Bolívar. 

“Nuestro propósito es poder llegar a todo el Caribe colombiano. Creemos que siempre va a existir una conciencia colectiva que mueve a una persona a ayudar a un grupo en particular y en estado de vulnerabilidad. Nosotras buscamos lo integral, a la familia, porque sabemos que la lúdica nos permite acercarnos al otro para identificar sus talentos”, manifestó Ada. 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas