EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154236
Perfil 02 de Noviembre de 2019

La especialidad de la medicina que alegra los días de Martha Escobar

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La barranquillera es endocrinóloga pediatra y asegura que una de sus pasiones es trabajar con niños y niñas. En la actualidad se encuentra en algunos proyectos investigativos relacionados con la obesidad en los menores de edad.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Sin pensarlo, la barranquillera Martha Escobar empezó una generación de médicos en su familia. Ella recuerda que de pequeña disfrutaba jugar a ser doctora y en muchas ocasiones manifestaba cierto interés cuando alguien presentaba algún malestar físico.

“Me gradué del colegio y mi primera, segunda y tercera opción siempre fue Medicina porque desde muy niña demostré que esa era mi vocación. Decidí profesionalizarme en la Universidad Libre de Barranquilla, allí, en medio de mis estudios, fui sintiendo un gusto por la comunidad infantil, lo que me llevó a estudiar Pediatría. Luego, me fui inquietando por los problemas de obesidad, de talla y desnutrición, encontrando cierto gusto por la endocrinología (...) En la actualidad soy la primera médico de la familia, pero ya tengo tres primas que se graduaron después de mí”. 

Guiada por su gusto, comenzó la especialización en Endocrinología Pediátrica, en la Universidad de Buenos Aires. También afianzó sus conocimientos en el área de la nutrición y la diabetes. En 2013 emergió su experiencia profesional. Regresó a La Arenosa en diciembre del año pasado con el ánimo de aportarle a la medicina de su país, pues, a su parecer, hay tanto por hacer. Creo que aún falta apostarle a muchos avances, abrir la mente y ser cada vez más oportunos a la hora de brindar un diagnóstico. 

Actualmente se encuentra laborando tanto en Cirujanos, Pediatras y Asociados como en la Clínica Portoazul y en diferentes EPS de la ciudad de Montería. Su experiencia la describe como un disfrute continuo y ve los días como una oportunidad de vida.

“Es todo un reto por donde lo mires. El niño en sobrepeso, el niño que tiene diabetes, el que no crece, el que crece mucho, el que padece de tiroides, en fin, es una gran experiencia (...) el endocrinólogo se encarga de ver la pubertad precoz y la tardía, la hiper e hipotiroidismo, el niño de baja y alta talla, la diabetes, los niños con malformaciones en sus genitales y el desequilibrio electrolítico, entre otros temas como la desnutrición”.

Enfatiza en que, aunque en muchas ocasiones los pediatras recomiendan que el niño engorde, el buen estado de salud del menor se determina en muchas ocasiones por el crecimiento y no por el peso, pues “un niño sano crece y el enfermo no”.

Recomienda que consulten a especialistas de su área las personas con hijos que fueron pequeños en la edad gestacional, también debe consultar el niño que nace muy pequeño y que rápidamente empieza a recuperar su talla, además del hijo de una madre con diabetes gestacional, entre otros”.

Martha posa junto a una foto de su abuelo, quien en vida fue su apoyo incondicional.

Martha destaca que lo más difícil de su profesión es encontrar casos de padres de familia que, aunque reciben las recomendaciones médicas, a la vuelta de la esquina escuchan la voz del vecino y dejan de lado la del experto.

“Por el voz a voz muchos padres terminan suspendiendo los tratamientos, sin prever todo el daño que le ocasionan al niño. Como médicos debemos hacer acompañamiento y crear una confianza y una buena comunicación entre el familiar-paciente y el médico-paciente, para así lograr los objetivos”.

Proyectos. Rescata que a nivel investigativo se encuentra trabajando en dos proyectos que ‘están en remojo’, los cuales guardan relación con la población de niños con obesidad y todo lo concerniente al crecimiento.

Por otro lado, dentro de poco lanzará su página web, en la que publicará contenido sobre distintas enfermedades, además de tips y recomendaciones para los padres.

De su ciudad natal disfruta su gente y su calor. Ama ir a cenar, hacer crossfit, practicar deporte, visitar la finca de la familia que está ubicada en Galapa, leer libros del género novela, sobre todo los del escritor Gabriel García Márquez.

Si hay algo que la quebranta es pensar en la partida de su abuelo Carlos Palacio, quien significó mucho para ella.

“Hace un año no está con nosotros y fue mi compañero de batallas. Él me apoyó cuando le dije que sería médico, fue quien me acompañó en mi sueño. Por fortuna compartí bastante a su lado”, manifiesta con los ojos vidriosos.

Por otro lado, destaca el apoyo de sus padres, quienes en el presente residen fuera del país. 

Otras recomendaciones. Martha afirma que uno de los temas que más afecta a la población infantil y la adolescente es el sedentarismo.

“Infortunadamente el niño pasa mucho tiempo frente a una pantalla. Ya no sale a jugar fútbol, béisbol o basquetbol, lo que hace que se desencadenen un sinnúmero de patologías que son prevenibles si, solo sí, se hace un cambio en el estilo de vida, se disminuye el consumo de la comida chatarra, se eliminan las bebidas gaseosas y los jugos dulces. Es vital que el menor practique algún deporte, que camine y corra como mínimo dos veces por semana”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO