EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155518
Perfil 29 de Febrero de 2020

Jennifer Steffens e Iris De la Ossa en la piel de Esther Forero

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La barranquillera y la sincelejana, respectivamente, personifican en la serie televisiva a la novia de Barranquilla. Las dos contaron la significación de este papel en sus vidas y el proceso creativo que les demandó el personaje.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Agradecimientos. Canal Telecaribe

La diferencia de edad entre la barranquillera Jennifer Steffens y la sincelejana Iris De la Ossa no aleja el hecho de que las dos tengan muchos aspectos en común. Este par de mujeres, con sabor caribeño, tuvieron la difícil tarea de personificar a la eterna novia de Barranquilla en la serie del canal Telecaribe, titulada La invencible Esthercita. 

De Steffens el público conoce de su trayectoria. Desde que supo que lo suyo era la actuación no ha parado de interpretar diversos papeles. De la Ossa, por su parte, es un rostro nuevo, de 27 años, que pese haber cursado cinco semestres de Derecho y haber culminado académicamente la carrera de Filosofía, encontró su norte en las artes escénicas.

“Yo he sido actriz toda mi vida, creo que desde el vientre de mi mamá (...) me fui encaminando por la actuación sin saberlo, pues recuerdo que mis juegos de pequeña tenían que ver con la escritura, la puesta en escena, la pintura y el dibujo (...) logré ser actriz del Teatro Libre de Bogotá y hoy día llevo muchos años en la televisión y en el teatro. También he hecho cine y he estado detrás de las cámaras”, manifiesta Jennifer.

Añade que la actuación es un arte que cuenta historias de otras latitudes y culturas, a través de guiones que acercan a las personas a la realidad de otros mundos y de lugares lejanos. Considera que el Carnaval de Barranquilla —por su naturaleza teatral y artística— fue el precursor de que un día cualquiera se animara a escribir su historia en la actuación.

Iris, que hoy día debuta con un papel protagónico en la producción de Esthercita, asegura que tuvo su primer encuentro con las artes escénicas en una escuela de actuación. Al sumergirse en este mundo se encontró a sí misma y entendió que era allí donde siempre ha pertenecido.

“Desde que tengo uso de razón he compuesto canciones de forma empírica y he participado en reinados, concursos de baile, Factor XS y teatro escolar, así que lo artístico siempre ha estado. Encontrarme con la actuación me ha llevado a descubrir que definitivamente es lo mío (...) sobre el papel de Esthercita, me enteré del casting justo cuando llegaba a Barranquilla a realizar el papeleo para mi graduación en Filosofía, pero hice un stop para dedicarme a la audición. Luego recibí la gran noticia y empecé con las grabaciones”.

Las actrices aseguran que disfrutan tararear los éxitos de Esthercita Forero sobre todo ‘La luna de Barranquilla’ y ‘Mi vieja Barranquilla’.

Investirse como Esther Forero en una serie, en la etapa de la adultez hasta la ancianidad, tuvo una significación muy especial para Jennifer. Fue —en sus palabras— un regalo de la vida, que desde el momento en que escuchó la propuesta en boca de Mauricio Martínez y del director Yuldor Gutiérrez no dudó en decir “sí”.

“Siempre mostré mi adoración por el proyecto porque muestra la vida de Esther y todo lo que la nutrió como poetisa. Interpretarla fue para mí el mejor obsequio que me pudieran dar como barranquillera, como mujer y como artista. La admiro porque tuvo la gran capacidad de hilar letras con sentido amoroso, demostrando su generosidad con su gente y el pueblo barranquillero (...) toda la vida la he querido y en mi lista de canciones reposan algunas de sus letras. Mi vieja Barranquilla, por ejemplo, siempre me ha acompañado porque me fui de mi ciudad para forjar mi carrera actoral. Creo que siempre ha sido mi himno de la nostalgia, de la vivencia y del hogar”.

Iris reconoce que representar a la cantante y a la compositora en la juventud hasta la adultez fue su mejor desafío. Dice que no fue sencillo amoldarse a la época, al léxico que empleaban en aquel momento y a las palabras que prevalecían en sus conversaciones. Construir su personaje hizo que se pusiera a la tarea de observar cada una de las entrevistas audiovisuales que alguna vez la barranquillera Esther ofreció.

Jennifer se dedicó a examinar cada una de las actuaciones de Esther en los escenarios y a escuchar los relatos de las personas que estuvieron por muchos años a su lado. La sumatoria de lo anterior la llevó a descubrir la verdad de su vida privada y emocional. Iris manifiesta que en su proceso de construcción de personaje encontró a una Esthercita entusiasta, aventajada, empoderada, con mucho carácter. Jennifer, a su vez, descubrió a la mujer y a la artista. De ella admiró su fuerza interior, su empeño para hacer realidad sus sueños y su pujanza para romper paradigmas.

“En común tenemos muchas cosas, sobre todo el gusto por el yoga y el amor por Barranquilla, por las cosas que a simple vista son nimias, pero que en realidad son grandiosas. Siempre he dicho que ella disfrutó debajo de un palo de matarratón y yo, en cambio, debajo de un palo de mango”, cuenta entre risas Jennifer.

Con el papel de Esthercita la sincelejana Iris solo sabe una cosa. Y es que inició su carrera actoral con broche de oro, un recuerdo que atesorará en lo más profundo de su corazón. Ser Esther fue —para ella— como ubicarse frente a un espejo y ver en su reflejo a una artista, una compositora, una locutora y una mujer alegre.

Luego del deber cumplido en las grabaciones, Steffens asegura que se ha dedicado a liderar talleres itinerantes de actuación, llamados Semillero Caribe soy. Asimismo se encuentra trabajando tanto en la realización del guion de una película como en un proyecto en género documental, que involucra el medio ambiente y el trópico Caribe.

Disfruta escuchar música, visitar la playa, ir a cine, leer y meditar. Ama la comida de mar y el arroz de fideo, la posta de carne, el arroz de coco, la boronía y la carne desmechada. Iris encuentra regocijo al compartir con su familia. Se considera una mujer novelera y melómana empedernida. Dentro de sus proyectos está estudiar música y mejorar su técnica vocal, pero también cambiar su rumbo y alistar maletas para llegar a Bogotá en busca de nuevos proyectos. 

De Jennifer Steffens
“Con Esther tengo en común el amor por Barranquilla, por las cosas que a simple vista son nimias, pero que en realidad son grandiosas”.

De Iris De la Ossa
“Al estudiar el personaje encontré a una Esthercita entusiasta, aventajada, empoderada, con mucho carácter”.

 

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA