EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/149980
Perfil 08 de Septiembre de 2018

Isidoro Hazbún y su labor en pro de la conservación ambiental

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Hazbún se desempeña como coordinador de cooperación en la organización internacional Amazon Conservation Team.

Sharon Kalil

Desde pequeño Isidoro Hazbún se ha relacionado con la cultura caribe gracias a su entorno familiar. Este joven, de 29 años, explica que por la influencia que recibió de su abuela ‘La Aguja de Oro de Colombia’, Amalín de Hazbún, en cuanto a las artesanías y diseños, y por los constantes viajes donde pudo apreciar la naturaleza, decidió aventurarse a trabajar en pro de la conservación ambiental.
 
“Estudié Biología y Zoología en el Instituto Politécnico de Virginia durante un tiempo porque me interesaban mucho las especies endémicas del Caribe colombiano (…) luego me di cuenta que el tema de la conservación va más allá de estas y de la flora, pues tiene que ver también sobre cómo el ser humano trata la tierra y a su vez se relaciona con el ambiente y el territorio, así que me cambié a la carrera de Administración pública con especialización en desarrollo internacional”.
 
Por muchos años este barranquillero en sus vacaciones de verano regresaba a Colombia con la intención de ser voluntario en el Museo del Caribe. Esta etapa la recuerda con mucho agradecimiento debido a que conoció elementos culturales que lo volvieron “más Caribe” y lo enseñaron a apreciar “lo nuestro”. 
 
Isidoro, desde su adolescencia, también se enamoró de la música, por lo que empezó a cantar en una orquesta tropical, llamada La Rockola, y tocar distintos instrumentos folclóricos.
 
“Yo quería dedicarme a la música, incluso soné en la radio con un cover que hice del tema Perdidos en la noche, de Diego Torres, pero al final seguí por el camino de la biología y de la labor social”, dijo.
 
Así pues, se dedicó a ahondar más en esta área. “Trabajé en varias organizaciones, por ejemplo, en Sobrevivencia Cultural, que promueve los derechos de la comunidad Indígena de Guatemala. Hice una maestría en Ciencias Políticas en Harvard, entre otros estudios”.  
 
Agregó que una carrera sobre la sostenibilidad biocultural fue una buena mezcla de sus intereses. “Entiendo que los seres humanos somos parte de la naturaleza y al tratarla de una manera adecuada nos irá mejor a todos”.
 
Este joven, que está radicado en Washington, al notar que muchas personas no tienen conciencia del potencial verde que tiene el Caribe y Barranquilla, en especial, se adentró de lleno en el ámbito social.
 
 “La conservación ambiental también va ligada a motivar a la gente y cambiar la manera en la que las personas interactúan con el territorio. Uno de los puntos focales reconocido es el de los pueblos indígenas y étnicos”, aseguró. 
 
Desde el 2015 Isidoro labora en Amazon Conservation Team, una organización internacional que tiene grandes proyectos en pro de distintas poblaciones colombianas.
 
“Trabajamos especialmente con los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta en temáticas territoriales: expansión, establecimiento, creación y saneamiento de resguardos indígenas”, explicó.  
 
Isidoro reconoció que lo que más disfruta en su labor es ser el puente para que estas comunidades étnicas aprendan, por ejemplo, a administrar sus recursos de una manera sostenible. 
 
“Me gusta entablar ese diálogo entre lo local y lo internacional. Ir al campo a trabajar en el desarrollo de las capacidades de ellos me fascina porque trato de entender cómo, por ejemplo, los indígenas interactúan”, destacó. 
 
Según este experto, el cuidado del medio ambiente debe ser “sistémico”. Así pues, todas la entidades, para él, deberían incorporar en su ADN la sostenibilidad y conservación.
 
“Desde luego, el individuo también debe tener un compromiso: puede evitar comer carne roja, comprar objetos de cuero, e incentivar las políticas verdes, etc. Colombia puede reducir sus emisiones de carbono, eliminando la deforestación y protegiendo los bosques”, dijo.
 
Este barranquillero sueña con trabajar en entidades subnacionales en la conservación ambiental. 
 
Además de trabajar en este campo, Isidoro confiesa aún sentir pasión por la música, a tal punto, que canta en parques de Washington música folclórica con un grupo de colombianos. 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas