EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154545
Perfil 30 de Noviembre de 2019

Irlanis Arrieta y la fusión que hace de Carnaval y empoderamiento

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

Nació en Pijiño del Carmen, en el Magdalena, pero siendo una adolescente llegó a Barranquilla. Con su marca busca a través del arte y la cultura caribe brindar oportunidades de empleo a mujeres mayores, que en otras partes rechazan.

Octavio De la Hoz Pérez
Compartir:

Irlanis Arrieta nació en Pijiño del Carmen, municipio del Magdalena que se encuentra a orillas de la ciénaga que lleva el mismo nombre. A los 15 años, recuerda, su familia la envió a la capital atlanticense para terminar sus estudios de bachiller.

Luego de su paso por el colegio, decidió formarse profesionalmente en el mundo de las artes e ingresó en la Escuela Distrital de Arte (EDA) donde estudió seis años pintura, dibujo y escultura. A partir de ahí se dio cuenta de las oportunidades que se le abrían para emprender en la ciudad que la acogió.

Su marca, ‘Pinceladas y algo más’, nació a partir del trabajo que realizó con diferentes mujeres de la ciudad. Comentó que, después de los 35 años, muchas trabajadoras le comentaban lo difícil que era conseguir un empleo estable y les tocaba trabajar en “lo que les saliera”.

“Me enfoqué a trabajar el tema de la cultura del Carnaval y sus tradiciones. Allí le enseñábamos a desarrollar cuadros y dibujos para que ellas confiaran en sus capacidades. Era una forma de empoderamiento”.

Con el paso de los años y con su participación en un programa de las Naciones Unidas donde se trabajaba con mujeres cabeza de hogar, Irlanis notó que cada vez tenía más alumnos.

“Al tener tantas personas trabajando con nosotros, empezamos a exponer los trabajos en diferentes ferias artesanales que se desarrollaban en la ciudad. En 2004 nace mi marca donde se trabaja con manualidades de temporada y se fomenta el arte”.

Irlanis ha participado como embajadora de la Convención Internacional de Manualidades en Bogotá. Asimismo, durante 15 años ha dictado clases a diferentes estudiantes que llegan de otras partes del país. Además, destaca su trabajo con el Carnaval de Barranquilla, de la mano de diseñadores que han asesorado a reinas de las fiestas como Carolina Segebre Abudinen.

Vida personal 

Para Irlanis, el emprendimiento es algo espiritual. Considera que se debe pensar en las necesidades de las personas y trabajar con ellos a partir del talento. “En esta vida no podemos quedarnos con el conocimiento, hay que reenviarlo al mayor número de personas, que lo utilicen en sus vidas”.

Esta magdalenense no tiene como pasatiempos lanzarse de un avión en paracaídas o escalar montañas. Irlanis prefiere estar tranquila en su casa y preparar comidas especiales para su familia. Sus dos hijos y su esposo son su batería, el motor para trabajar día a día, sin embargo, confiesa que en realidad su “pechiche” en los últimos años es compartir con su pequeña nieta. “Ella le gusta que le cuente relatos de la vida y de mi pueblo”.

A sus 57 años también se dedica a dictar clases de arte con jóvenes, niños y madres en su local. Menciona que a través del tiempo, aprendió a “no pensar tanto” en ella “y más en la comunidad”, “impactar positivamente en la sociedad”.

A pesar de formarse desde joven en la arenosa, Irlanis no olvida de donde proviene. Cada vez que puede regresa a Pijiño del Carmen para recordar cuando corría en sus calles polvorientas o se bañaba en la ciénaga con sus amigos.

“Extraño de mi pueblo la manera de compartir con los amigos porque es un ambiente de mayor cercanía. Era un privilegio poder nadar en lo que yo llamaba una piscina inmensa, la cual era una ciénaga en el patio de mi hogar”, concluyó.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO