EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154714
Perfil 14 de Diciembre de 2019

El Rodrigo Obregón que yo conocí

El usuario es:
Foto: Nicolás Santodomingo.

El coronel y Director del Centro de doctrina del Ejército Nacional de Colombia describe en este perfil el trabajo que el actor y director realizó por la institución militar y su inmenso legado cultural.

Pedro J. Rojas Guevara
Compartir:

Corría el año 2004 cuando tuve el privilegio de conocer a Rodrigo Obregón, por ese entonces, el Ejército Nacional se encontraba bajo el liderazgo como comandante del señor General Reinaldo Castellanos Trujillo. Fue así, como en cabeza de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINTE) de aquella época, se lanzó en 2005 una campaña orientada a concientizar a todos los integrantes de la Fuerza, acerca de la necesidad de ponderar los principios y valores como el eje del quehacer institucional. De esta manera, el inquieto Rodrigo, quien además era un POR (Profesional Oficial de la Reserva), es decir, un civil que ama la institución castrense y que pone su experticia profesional al servicio de los más altos intereses de la Patria, escribió y dirigió la película: ¿Qué es mejor?

Es la triste historia de un oficial que toma malas decisiones durante su carrera militar, y termina destruyendo su vida y la de su familia. Que crudo mensaje el que estructuró en ese sencillo guion Rodrigo Obregón. Ahí evidencié por vez primera, su excelso e innato talento para la dirección y actuación; ese “olfato” para descubrir y potenciar actores, me sorprendió gratamente; además de su don de gentes, carácter y gran carisma.

Recuerdo con simpatía como logró en escasas horas, convertir en actor natural al párroco de la unidad militar donde tuvo origen la cinta; el padre Luis Fernando Restrepo, hoy Vicario Episcopal para la Pastoral. ¿Qué es mejor?, fue difundida junto a unos impactantes carteles que mostraban la génesis de la traición y el deshonor, por todas las brigadas y batallones, y gracias a la persistencia del genial Rodrigo, mereció que fuese presentada en el Festival de Cine de Cartagena de ese año, haciéndonos quedar muy bien, pues siempre el fiel Rodrigo, luchó porque soldados de tierra, mar, aire, y policías, fuésemos honrados y reconocidos.

Rodrigo Obregón nos dejó un legado inmenso, su Fundación Colombia Herida, que desde 1991 viene desarrollando una labor orientada a servir a los miembros de la Fuerza Pública y sus familias. De qué manera luchó Rodrigo, para que no le quitaran la casa de paso ubicada en el barrio Nicolás de Federman. Solicitamos comedidamente a las autoridades competentes, que se mantenga y fortalezca, pues el beneficio ha sido incalculable, para los heridos, sus familias, y las familias de soldados y policías caídos en cumplimiento de su deber.

Quedaron grabadas en mi memoria durante sus exequias en el Cantón norte, las imágenes de decenas de militares y policías en retiro, que saludaban militarmente con reverencia el féretro de nuestro gran amigo; al tiempo que expresaban palabras de agradecimiento, mientras lágrimas copiosas rodaban por sus rostros compungidos; pues se les iba el padre, el protector, el hermano y amigo. Rodrigo tenía un espíritu altruista genuino, sufría en silencio cuando las capacidades de su fundación no daban abasto.

El culto y atrevido Rodrigo, honró a sus padres, pues continuó su legado con excelencia. Hoy, la Casa Museo Alejandro Obregón en Cartagena, es una realidad, y el Ballet Nacional de Colombia fundado por doña Sonia Osorio, regresó a China en agosto pasado de su mano, y estará en el 2020 de gira por Estados Unidos, como en sus mejores tiempos.

Por si fuera poco, nos legó el Día Nacional de los Héroes y sus Familias, mediante la Ley 913 de 2004, de la cual fue su gestor y eximio promotor. La ley “Rodrigo Obregón”; así será reconocida, que estableció el 19 de julio, como el día oficial para honrar la memoria de los hombres y mujeres de la Fuerza Pública que lo dieron todo, hasta su propia vida, por defender a nuestros compatriotas. Adiós querido soldado Obregón, adiós mi dilecto y leal amigo; fuiste un hombre sencillamente “estupendo”, descansa en paz.

Rodrigo Obregón junto a un busto de su padre, Alejandro Obregón.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA