EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155961
Perfil 06 de Junio de 2020

El modelo de preservación Arhuaco que enseña José Raúl Torres en la TV

El usuario es:
Foto: Archivo particular y cortesía del canal Telecaribe

El delegado indígena es anfitrión del reality ‘El Hermano Menor’, que emite Telecaribe. "Proteger la Madre Tierra" es su misión de vida.

Sharon Kalil - Instagram: @sharondkalil
Compartir:

Desde que tiene uso de razón, José Raúl Torres Villafañe se ha preocupado por seguir sus raíces indígenas y, por tanto, por interpretar a la Madre Tierra. Su paisaje favorito lo forman árboles, animales y flores de todo tipo, mientras que una vista que no cambiaría es la de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde nació.

José creció en la comunidad Serankwa, que, según explica, es una de las más tradicionales del pueblo Arhuaco y que tiene sus orígenes en el municipio de Aracataca. “Mis raíces indígenas son autóctonas; soy Arhuaco nativo. Yo creo que la Madre Tierra, desde antes de que yo naciera, me escogió para que difundiera el mensaje arhuaco. Mi comunidad es paz y tranquilidad”.

Y precisamente ese mensaje que trasmite José, como delegado del pueblo indígena, se centra en la “lógica” de cómo entienden la vida y la naturaleza.

“A lo largo de los años hemos vivido de una manera distinta al resto de la sociedad, esto ha hecho que mantengamos todo lo que tenemos. Hay lugares en el mundo donde no hay agua, no hay buen medioambiente, no existen árboles, aves, etc. Nosotros todavía tenemos estos recursos intactos, tal y como no los dio nuestra Madre Tierra”.

Define la lógica de la comunidad Arhuaca como “la más amigable y la que hace que el ser humano sobreviva”.

“Básicamente se trata de entender que no sé es superior a nadie y que todos somos iguales, como los árboles, las plantas y los animales, y que logremos con nuestros actos durar mucho más en la vida”.

Precisamente promover la preservación y difusión de la cultura tradicional y el mensaje del pueblo Arhuaco es su tarea como anfitrión del reality ‘El Hermano Menor’. Una misión que comparte con la ex reina del Carnaval de Barranquilla y cantante Giselle Lacutoure.

La producción en su primera temporada logró incentivar la reafirmación cultural, a partir de un contenido audiovisual educativo y de entretenimiento. En su segunda temporada, que se estrenó el 1 de junio en el canal Telecaribe, reafirma los conceptos conocidos en la edición anterior, mientras que da continuidad a las enseñanzas de los indígenas.

Cabe destacar que la primera edición de ‘El Hermano Menor’ logró alzarse en los Premios India Catalina a la Televisión Colombiana de este año con la estatuilla como Mejor Reality de la TV.  Además, fue seleccionado para representar a Colombia en el evento INPUT 2020, en Alemania. (International Public TV Screening Conference).

“El propósito del reality es dar a entender que los pueblos indígenas no somos algo exótico a lo que le pueden tomar fotos. No, nosotros tenemos una forma diferente de cómo vivir, pensar y desarrollarnos ante la sociedad. ‘El Hermano Menor’ consiste en hacer que los participantes sean mejor seres humanos, según nuestras creencias. Ese es el trasfondo del reality que hemos construido. Los participantes se desprenden de todo lo inadecuado que la sociedad les ha enseñado”. 

José  confiesa que nunca pensó en participar en un formato de este tipo, pero que se siente agradecido de hacerlo. “Muchas veces grabar un programa con 20 o 30 cámaras detrás es complicado, pero al final esa es la función de un delegado: hacer que la sociedad entienda lo que el pueblo a lo largo de muchos años ha dicho, así que lo he hecho con agrado. ‘El Hermano menor’ me ha permitido desarrollar una nueva faceta de mi vida que uso para hablar de lo que más quiero: mi cultura”.

Trayectoria profesional. José cursó su bachillerato entre Santa Marta y la Sierra Nevada. Se graduó como Ingeniero Agrónomo en el 2005. Desde que terminó su vida académica se ha dedicado a desarrollar proyectos en pro de su comunidad.

“Desde hace tres años hago parte de las directivas de la cuenca del río Aracataca, formada por cuatro pueblos: Jechikin, serankwa, Duanawimaku y Gunmak. Toda esta situación de la pandemia ha hecho que mis mamos (líderes espirituales) tengan más razón en querer trabajar de manera conjunta, como una familia, con los niños y jóvenes, en lo que realmente nos compete hacer: proteger y cuidar la naturaleza. Y en eso estamos, nos hemos concentrado mucho en los trabajos espirituales y demás actividades que tenemos como pueblo”.

José confiesa que sueña con un mundo “más humano” y con una sociedad en la que se tenga el mismo concepto de naturaleza. “Quiero que los que dicen ser ricos, sigan siendo ricos, pero que respeten el medioambiente y que los pobres también lo hagamos. Deseo que, en general, tengamos el pensamiento de proteger y cuidar”.

Sobre su familia, dice sin evitar reirse que está conformada por su esposa, sus cinco hijos, dos perros, una vaca, un caballo, un mulo, una gallina, “entre otros animales que comúnmente tiene una familia Arhuaca”.

Se describe como una persona constante y tranquila, que disfruta compartir con su familia y dialogar con sus autoridades, los mamos. “Acá en la Sierra pasar el tiempo es cumplir a diario nuestros propósitos con la Madre Tierra”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA