EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154271
Perfil 09 de Noviembre de 2019

El crecimiento laboral de Cecil Camargo

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

A sus 60 años, este barranquillero es dueño de una empresa que elabora diversos productos alimenticios que se distribuyen en la costa norte del país. En esta edición da consejos sobre cómo mantenerse en el mercado y de los retos que superó en su vida.

Octavio De La Hoz Pérez @octaviodelahoz
Compartir:

Cecil Camargo Arzuza es un hombre que labora desde los 17 años. Se considera una persona sencilla y optimista frente a la vida, gracias a la crianza de sus abuelos. Estudió Contaduría Pública en la Universidad Autónoma del Caribe y se especializó en Revisoría Fiscal y Tributación.

“Comencé como mensajero y a medida que fui realizando mis estudios trabajé en un departamento de contabilidad en una empresa. Fui escalando puestos hasta convertirme en contador, pero siempre quise independizarme y tener mi propia compañía”.

Agrega que, junto con su esposa, Ivonne Ariza, decidieron aventurarse a realizar su primer negocio independiente. Ambos están juntos desde hace 23 años, tiempo en el que se han apoyado para salir adelante junto con sus dos hijas.

“En el 2012 comenzamos con una empresa que se dedicaba a construir conjuntos residenciales. Recuerdo que tuvimos la oportunidad de comprar una finca de cuatro hectáreas en Sabanagrande, gracias a los ingresos que generamos con este primer proyecto”.

Sin embargo, Cecil cuenta que, en esa época, establecerse como pequeños constructores demandaba de mucho capital. Por ello, decidieron alejarse de este negocio y empezar a trabajar en su nueva finca.

“En 2015 empezamos a cultivar mango tommy, limón Tahití y ají topito. Nos dieron la idea de procesar el ají y nos asociamos con un ingeniero de alimentos, quien nos asesoró para crear una nueva empresa que hoy se conoce como Pysca, la cual significa Picante y Salsa del Caribe”.

Motivado por su nuevo emprendimiento, Cecil inició la búsqueda de un local para consolidar su compañía de alimentos. “Decidimos que lo mejor era establecernos en Sabanagrande porque los locales aquí en Barranquilla requieren mucho capital. En el municipio nos conocían y los impuestos eran más asequibles”. 

Luego de estar casi cinco años con su empresa, Cecil decidió dedicarse a distribuir sus productos en diferentes partes de la costa norte del país, como Cartagena, Riohacha, Maicao, Valledupar y Ciénaga. Afirma que en Barranquilla el mercado es mas duro para ingresar, pero que su marca, poco a poco, ha tenido presencia en pequeñas tiendas de la ciudad.

“Lo más difícil de emprender es posicionar una marca porque al iniciar nadie te conoce. A nosotros nos toca competir con otras marcas que se convirtieron en tradición para las personas. Sin embargo, me propuse a cumplir dos metas: calidad y cumplimiento. Hemos logrado la confianza de la gente porque el mismo producto que le vendemos hoy, tendrá el mismo sabor si lo compra mañana”.

Añade que la clave del éxito para lograr un reconocimiento es no decaer frente a las diferentes adversidades que se presenten en el camino y siempre encontrar la forma de resolverlas.

Rol familiar 

Cecil cuenta que, a pesar de estar económicamente bien, nunca olvida de donde viene. Añade que en su niñez fue una persona feliz, aunque sabía las dificultades que sus padres y abuelos tenían. Quiso ser doctor, pero en esa época no podían pagar una carrera de Medicina.

Manifiesta que la vida es una lucha diaria que todos debemos asumir de la mejor manera. “Nosotros llegamos a la empresa a las siete de la mañana, pero son las ocho de la noche y seguimos trabajando. No es fácil porque se sacrifica mucho tiempo con la familia. Aun así, son retos que uno asume para superarlos”.

Los tiempos que tienen libres prefieren pasarlos en familia. Su plan favorito es viajar por diferentes partes del mundo y  por los sitios turísticos del interior del país. “Hemos salido a muchos lugares bonitos, pero lo chistoso es que mis hijas prefieren estar encerradas en la casa. Casi que me toca obligarlas”, comenta entre risas.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO