EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154003
Perfil 05 de Octubre de 2019

Diana Henao hace de las flores un proyecto de vida en familia

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Desde el 2011, esta monteriana lidera desde Barranquilla un emprendimiento de flores preservadas que ha logrado expandir a ciudades como Pereira y Bogotá.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

La monteriana Diana Henao heredó de su mamá el “espíritu de la decoración”. Creció viendo a su madre trabajar en el diseño, las manualidades, la floristería y las artesanías, un arte que, con el paso del tiempo, también fue aprendiendo. 

“Mi hermana y yo también empezamos a sentir esta afinidad por su labor. Así que en el 2011 decidimos crear, junto a mi mamá, un emprendimiento al que llamamos Gardenias. En ese año yo estaba trabajando con unas personas que tenían cultivos de flores y hacían la técnica de preservado. Hicimos varios acuerdos con ellos y empezamos a ofrecer este producto innovador. En ese año no había ninguna empresa en Colombia que las vendiera y fuimos los pioneros”, estableció. 

Cuenta que durante el proceso de creación de su negocio tuvieron un gran recibimiento por parte de las personas en Barranquilla, pues en “la Costa Caribe una flor regular no suele durar más de una semana”. 

“Es importante destacar que las flores que ofrecemos siguen siendo naturales, son de cultivo y se cortan de una manera normal. Pasan por un proceso de  preservado en el que se deshidrata la flor para luego hidratarla con productos biodegradables y naturales que hacen que duren más tiempo, que no necesiten agua y que no llamen insectos. Nosotros le otorgamos un factor diferencial y son las propuestas de diseño que ofrecemos”, afirmó. 

Además de Barranquilla, el proyecto ha llegado a ciudades como Bogotá y Pereira. Además, cada año, suelen sacar al mercado tres colecciones de flores que vayan acorde a las tendencias internacionales en el campo de la floristería. 

“Las flores son para mí fuentes de vida y alegría. Cuando una persona va a comprar una flor te das cuenta que le estás generando sentimientos como alegría, recordación o perdón. Los colores también son muy importantes porque pueden cambiar tu ánimo. Por ejemplo, el amarillo genera satisfacción y el rojo te transmite pasión”, estableció. 

Diana considera que a la hora de celebrar una ocasión especial, las flores son “indispensables”. Asegura que suelen otorgar armonía en el evento, sin importar el tamaño o la cantidad. Incluso, desde hace poco, ha podido ir desarrollando junto a su esposo una nueva línea de negocio en la que ofrecen flores naturales y frescas para eventos. 

“Yo soy administradora de empresas de la Universidad del Norte, siempre me imaginé trabajando en el campo empresarial y en oficinas. Pero un día, hablando, viajando y conociendo, me di cuenta que tenía que salir de mi zona de confort y arriesgarme a trabajar con flores. Fue por esta razón que también me formé en la  Escuela Iberoamericana de Arte Floral”, estableció. 

Diana afirma los gustos por las flores varían de acuerdo a la región del país. Cuenta que en la Costa, se optan principalmente por las rosas en colores neutros, blancos, azules y porcelana, pues la tendencia en decoración apunta a una propuesta “limpia y clara”. Mientras que en las ciudades del interior se prefieren los tonos fuertes, como el rojo, el amarillo y el morado. Asimismo, cuenta que las flores que ofrece son 100% colombianas. 

“Hoy día, debido a varias ocupaciones, mi hermana ya no hace parte del emprendimiento. En la actualidad trabajo junto a mi esposo: él en la parte administrativa y yo en el diseño. Este es un trabajo que hemos construido en familia con mucha comprensión, paciencia y entendimiento”, añadió. 

Diana está concentrada ahora en consolidar su modelo de negocio y expandir su proyecto a nuevas ciudades del Caribe colombiano. 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO