EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155242
Perfil 01 de Febrero de 2020

Claudia Schnurbusch y su trabajo para entender a los niños

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

Como psicóloga se ha dedicado a estudiar los trastornos del desarrollo y del aprendizaje de los más chicos. Ahora creó un sistema para evaluarlos y así obtener sus perfiles cognitivos, conductuales y emocionales.

Alejandro Rosales Mantilla
Compartir:

La voz de Claudia Schnurbusch Gallardo es suave y modulada. Nunca sube ni baja su tono, lo mantiene en la misma línea y lo que dice se capta perfectamente, incluso por los que ya no escuchamos muy bien. 

Vive en un apartamento en el norte de Barranquilla ubicado en una zona de clínicas, droguerías y laboratorios. Afuera el bullicio del tráfico es agobiante, pero su hogar es un oasis de paz. Su perrita, Tess Georgina, de raza Yorkshire, ladra por un par de minutos al ver nuevos invitados. Allí, en su espacio, esta psicóloga barranquillera también tiene un consultorio en el que sus pacientes descansan sobre un acolchonado sillón que invita a la relajación.

Desde ese sillón le hago preguntas sobre su vida que ella contesta con ese tono claro y pausado. Esta vez no hay un paciente como interlocutor. 

Su existencia se la ha dedicado casi que por completo a la educación, los niños, su familia y la psicología. A los ocho años jugaba a ser profesora de otros niños que sí se tomaban en serio las clases improvisadas de lectura y escritura. Más tarde, con una beca aprobada en Estados Unidos, terminó en una reunión en la que la eligieron unánimemente como Señorita Atlántico. Eso fue en 1979 y ese recuerdo no parece enorgullecerla, así algunas notas de prensa registren que ella era la gran favorita de especialistas como la fallecida y recordada Gloria Valencia de Castaño.

En fin, lo suyo no eran los reinados sino la academia, la investigación, el estudio, los niños.

Batería para los más chicos.  Desde que terminó su pregrado en Psicología Claudia Schnurbusch se enfocó en estudiar a fondo los trastornos del desarrollo y del aprendizaje. Recuerda que en ese momento en Colombia, década de 1980, no había mucha información sobre eso y con sus propios medios empezó su investigación.

“Ese trabajo de investigación con niños con trastornos de aprendizaje lo hice durante 14 años. De ahí salieron los libros y los módulos prácticos para que aprendan a leer y escribir. (Niños inteligentes: dificultades en el aprendizaje, y el libro de autoayuda con enfoque neuropsicológico, Manual para la felicidad)”. 

Como esta profesional lo refiere, los niños con los que trabajó estaban entre los 4 y los 9 años y vivían en comunidades de Puerto Colombia,  Canapote, en Cartagena; Las Flores, en Barranquilla; y Puerto Caimán, Tubará, entre otras.

Cómo debe darse la lectoescritura y el bilingüismo cuando el idioma nativo es el español y se quiere aprender otra lengua, específicamente el inglés, es otra de las áreas de investigación en las que Claudia ha trabajado.

“Además de la lectoescritura también está la parte del manejo de las emociones y los pensamientos. Pienso que la sociedad presta una atención especial hacia lo físico, pero ni en la escuela ni en la casa nos enseñan a manejar nuestras emociones, cómo conocernos como seres humanos, saber que traemos miedos escondidos. La idea es que el niño desde temprana edad se aprenda a conocer, aprenda a manejar sus emociones antes de un examen, sepa respirar y esté tranquilo. Eso se va a ver reflejado en una sociedad más sana”, resalta.

En los últimos 10 años, con el apoyo de la Fundación Promigas, Claudia es la directora científica de un proyecto en el que diseñó una batería ENLEF: Evaluación neuropsicológica de lectura, escritura y funciones cognitivas. Pero, en qué consiste.

Como ella lo explica, el diseño de ENLEF se enmarca, entre otras cosas, en un enfoque neuropsicológico que intenta relacionar el desarrollo cerebral con las funciones cognoscitivas, entre estas, la atención, la percepción, la memoria, el lenguaje y las funciones ejecutivas. Todas estas, preocupaciones hoy latentes en colegios y hogares.

“El objetivo de la Batería ENLEF es evaluar niños entre los 4.5 y 7.11 años de edad para obtener perfiles cognitivos, conductuales y emocionales, a partir de cuestionarios y de aplicación de pruebas. Se estudian las principales funciones cognitivas y los procesos de lectura y escritura para poder conocer el estilo de aprendizaje del evaluado según sus fortalezas y debilidades.  Se detecta la posibilidad de trastornos del aprendizaje y/o conducta”.

Claudia recalca que su batería involucra a padres y docentes a través de cuestionarios que deben responder y que no solamente evalúan al niño, sino que permiten conocer su entorno familiar y escolar.

“La batería ya está lista y va a salir la edición final. Eso se hará de la mano de la fundación Promigas, la van a usar para sus escuelas, sus programas en las comunidades donde se encuentran. La idea es que también el mundo la conozca, una batería neuropsicológica debería servirle a cualquiera que la necesite”, dice Claudia, convencida de que una verdadera revolución en nuestro sistema educativo debe arrancar por conocer y evaluar correctamente a nuestros niños (académica y emocionalmente) para así guiarlos mejor en este planeta que deberán cuidar.

Su paso por la academia. Claudia Sofía Schnurbusch Gallardo es Ph.D. Hizo su pregrado de Psicología en el Marymount College, en EEUU.  Siguió una especialización en Hipnoterapia y Psicoterapia en el American Institute for Hypnotherapy and Psycotherapy, en Nueva York.  Se especializó  en la Universidad de Miami  en Trastornos del Desarrollo y del Aprendizaje.  También es doctora en Psicología con énfasis en Neurociencia Cognitiva Aplicada de la Universidad de Maimónides en Argentina. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA