EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/157314
Perfil 17 de Octubre de 2020

Blanca Guerrero y su dulce emprendimiento a otro nivel

El usuario es:
Foto: Cortesía Blanca Guerrero

La cartagenera creó en cuarentena una marca de cocina oculta, mediante la cual ofrece postres y tortas. En la actualidad distribuye en Barranquilla, Cartagena y Santa Marta.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Suena el teléfono. La tercera vez que timbra la cartagenera Blanca Guerrero atiende. Contesta con un tono curioso que se transforma a efusivo en el momento en que me identifico.

Se entusiasma cuando a su turno comparte su buena nueva, la creación de Other Level Cake, un emprendimiento mediante el cual combina sus dos gustos: la cocina y el dulce sabor de tortas y postres.

Este, que puso en marcha durante la cuarentena, la hace sonreír. No por burla, sino por emoción. Cuenta que todo empezó en abril, justo cuando su esposo Jimmy Giraldo e hijo Jimmy Alejandro cumplían años durante el aislamiento obligatorio.

“A mí me angustiaba el hecho de que no pudiera celebrarles su día siquiera con una torta, así que se me ocurrió decirle a mi mamá que me recordara cómo se hacía la receta del pudín de piña, que sería para mi esposo. Cuando lo hice le tomé fotos, la cuales publiqué en Instagram. De inmediato mis seguidores y amigos empezaron a reaccionar y me preguntaron que dónde lo había comprado, así que les dije que lo había hecho, pero no me creían y me decían que les mandara para probarlo”.

Luego de ese momento la retroalimentación de sus amistades fue mucho más positiva. Como comentario común recibió la sugerencia de que se animara a hacerlas para la venta, sin embargo, el contexto de la pandemia sembraba en ella cierta indecisión. Pero solo fue cuestión de días para arriesgarse y darse cuenta de que la acogida de sus productos era “sorprendente”.

Explica que la experiencia de su proceso ha sido “maravillosa” porque aunque cuenta con el título de administradora industrial, nunca antes había tenido la oportunidad de ejercer, ya que siempre se había dedicado a su hogar, atendiendo a los cuidados de sus hijos.

“Cuando yo cocinaba y la gente probaba mis preparaciones me decían que todo les parecía muy rico, pero no pensé que mis postres y tortas llegarían a ser tan atractivas; la verdad es que me gusta mucho ver cómo la gente disfruta lo que hago (...) hoy día mis dos hijos: Jimmy, de 14 años, y Camila, de 12; y mi esposo son mi equipo, pues están completamente involucrados, además de la colaboración que recibo de un joven en cocina. Ellos me ayudan, es más, crearon una línea de galletas que recientemente lanzamos al mercado y con la que están comprometidos en su elaboración”.

Sobre el nombre de la marca explica que en conversaciones con su hijo lo eligieron, justamente al ver pertinente la creación de una cuenta en Instagram.

“Él empezó a decirme varios nombres, pero como soy muy católica mis sugerencias eran como: “Bajado del cielo”, pero él me decía que no, que siguiéramos pensando. Luego recordé una expresión que me lanzó una chica, que me había gustado mucho y que era: “es que tus tortas son de otro nivel”. Esa frase quedó en mi cabeza, así que se me dio por preguntarle a mi hijo cómo sonaba en inglés “tortas de otro nivel”, me respondió y al escucharlo le dije que ese era el nombre y él coincidió conmigo”.

En Other level cake —asegura— cuenta con tortas de piña, dulce de leche, chocolate, fresas, dátiles, café, pistacho, guayaba y zanahoria, entre otras, todas avaladas por la tradición de su familia, pues recuerda que de niña disfrutaba cocinar en conjunto con su madre Alma Tinoco, haciendo uso de “los mejores ingredientes” y sin negarle nada a sus delicias.

Blanca, de 37 años, considera que aunque en La Arenosa existen muchas marcas de pastelería, su plus diferenciador está en que todo lo que ofrece lo hace “con amor”, empleando esencias italianas, “sin copiarle a nadie”.

“Mi mamá ha sido muy importante en mi faceta como emprendedora. Cuando la llamo porque me surge alguna duda con algún ingrediente o alguna receta siempre está ahí, al pendiente. Su experiencia ha sido esencial”.

De momento sus productos los ofrece a través de sus redes sociales y su página web. Asegura que la pandemia no ha limitado sus sueños. Muestra de ello es que sin temor prontamente abrirá el local de su pastelería en Barranquilla. Por tato, desde ya se encuentra en toda la coordinación para lograr materializarlo antes de que finalice el año. Lo visiona como un lugar “acogedor”, con un “concepto clásico”, que le permita al visitante vivir una “experiencia diferente”. Allí no solo planea vender sus postres y pasteles, sino a futuro ofrecer platos salados.

Especifica que realiza envíos en Santa Marta y Cartagena de Indias, ciudades donde ha ido ganando poco a poco clientes fieles. Adicionalmente explica que aunque no ha estudiado pastelería, siente que sus habilidades en el campo son innatas. Ama su tierra natal, El corralito de piedra, pero su corazón está dividido entre Arjona (Bolívar), donde vivió muchos años; y Barranquilla, donde se está desarrollando como emprendedora.

La mueven “los detalles” y siente una gran inclinación por las innovaciones. Dentro de lo que más disfruta está el tiempo junto con su familia y ejercitarse a diario.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA