EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150572
Perfil 03 de Noviembre de 2018

Aruba, más que un lugar para el turismo de sol y playa

El usuario es:

Foto: Daniela Pastori

Camino a la playa Baby Beach se aprecía desde el punto más alto la vista completa hacia el mar.

Daniela Pastori

Llegar a ‘One Happy Island’ es sentir el Caribe, es sentir emoción. A mi arribo, tras diez horas de viaje entre vuelos y conexiones, el aeropuerto Internacional Reina Beatrix de Aruba me recibió con música steelband que enseguida me hizo entrar en ambiente y pensar: “¡Ya estoy en Aruba. Esto es Aruba!”.

Y ante las muchas caras de confusión de los turistas, los arubianos preguntan: ¿spanish?, ¿english? para ayudarlos a llegar a su destino. Es normal que por los pasillos de la reina se paseen europeos, latinos y estadounidenses. Para ellos, los arubianos, es sencilla la comunicación con cualquiera de los turistas, porque su lengua materna es el papiamento: inglés, español, holandés y francés.

En la isla hay puntos comerciales, como algunos restaurantes, donde solo manejan el holandés. Aunque no son mayoría, más vale tener preparado un traductor o al menos ir con un conocimiento en dicho idioma.

Machika la canción de J. Balvin, Jeon y Anitta, que por cierto tiene un mural hecho a base de pintura en aerosol en las calles de San Nicolás, es uno de los tantos lazos que unen a Colombia y Aruba. Sin embargo, si en la isla feliz escuchamos con detalle se oyen acentos paisas, bogotanos e incluso barranquilleros, como el de Anderson Flores, quien vivía en el barrio Rebolo de Barranquilla hace siete años.

En su estancia en la Arenosa, Anderson trabajaba en el norte de la ciudad y ahora presta servicio para Papiamentos restaurant, uno de los restaurantes de lujo de Aruba que cuenta con una infraestructura de más de 170 años.

A lo que vamos y sobre lo que muchos quieren saber: las playas. Una de las más emblemáticas de Aruba es Baby Beach, al sureste de la isla en Seroe Colorado, es llamada de esa forma por su agua poco profunda. Lo curioso de esta es que está rodeada con una extensión de arena, similar a una media luna y la cual se abre hacia el mar.

Otra de las playas icónicas, no solo en Aruba sino en el Caribe, es Eagle Beach, la cual es reconocida por tener una de las mayores extensiones y porque es allí donde habitan los árboles fofoti.

Dos datos: uno la arena de la isla feliz no es caliente, por lo que se puede pasear por las orillas de las playas sin sandalias. Dos, un paseo en catamarán siempre valdrá la pena.

Pero más allá de las playas, esta tierra soñada ofrece también turismo de aventura. En la zona norte de la isla hay formaciones de rocas volcánicas, corales y arena color ocre. En esta extensión de tierra se puede practicar bicicrós, montañismo y hacer recorridos en buggy.

Ahora bien, en cuanto a la gastronomía es común que en los restaurantes entreguen dos cartas (todas en inglés, por cierto): una de vinos y cocteles, otra de entradas y platos fuertes, pero en octubre entregan una tercera: Eat Local. Esta última hacer parte del festival gastronómico del país donde 60 restaurantes ofrecen los platos típicos de la isla por un precio estándar de USD40.

Un buen lugar para comer y a la vez entretenerse es Qué Pasa? Restaurant, art gallery & bar, porque no solo sirven buena comida y piña colada, sino que además tiene una galería de arte. En este lugar los comensales se pueden levantar de sus asientos con total libertad y observar las diferentes piezas de arte que reposan en el lugar y, si están a la venta, las pueden comprar.

Colombia en Aruba. En las calles, casas y comercios de San Nicolás, la segunda ciudad más grande de Aruba, fue celebrada la Feria de Arte donde fueron elaborados murales con pintura en aerosol por más de 29 artistas en el mundo, entre ellos dos colombianos.

Uno de ellos es el artista callejero Guache, quien se encargó de plasmar al Rey y la reina del Caribe en el 2016  Y el otro muralista es Lina Arias quien pintó en 2017 a la Mujer Azul.

El Aloe como fuente económica. Una parada obligada en la isla es la plantación de las 140 hectáreas de aloe vera. Aunque esta planta no es típica de la isla fue uno de los motores económicos de Aruba, incluso forma parte del diseño del escudo nacional y, además, hay arubianos que la incluyen en el diseño de la fachada de su casa boca abajo para alejar el mal de ojo.

Aruba Aloe, es la empresa familiar encargada del cultivo y la cual produce productos corporales derivados de la planta.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas