EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/151579
Millennials 02 de Febrero de 2019

María y Adriana fomentan el respeto al mar a través de la moda

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Estas amigas barranquilleras lideran un emprendimiento en el que crean y producen vestidos de baño a partir de redes de pesca y plástico desechado en el mar.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

María Alejandra González y Adriana Zapata se conocieron cuando estaban en preescolar. Desde muy pequeñas comparten su amor por la cultura del mar y por liderar actividades que contribuyan al bienestar y a la preservación del medio ambiente. Hoy día continúan siendo las mejores amigas y juntas lideran Muimaja, un proyecto en el que diseñan y elaboran vestidos de baño ecológicos que “respetan la silueta de la mujer y que se prestan para practicar deportes náuticos”.

Fue precisamente gracias al kitesurf (deporte acuático) que estas barranquilleras pudieron ser testigos del difícil panorama de los océanos en la actualidad.

“Todo empezó porque hace cuatro años María Alejandra y yo empezamos a practicar este deporte. Vamos mucho a Puerto Velero y a Salinas del Rey, y allí vimos que con la corriente empezaba a llegar a la orilla una gran cantidad de troncos, plástico y basura. La contaminación que hay es terrible. Es por ello que, junto a varias personas que también practican kitesurf, nos pusimos a la tarea de hacer limpiezas en las playas, no solo para poder tener una zona donde ejercitarnos apropiadamente, sino para contribuir a nuestro planeta”, afirmó Adriana.

Tiempo después tomaron la decisión de crear su propio emprendimiento, uno que fuera el resultado de su “conexión con el mar” y que representara la cultura marítima. Luego de un año de trabajo y de creación de marca, aseguran que encontraron su esencia: la moda sostenible.

“Al querer hacer este tipo de moda, a través de la elaboración de vestidos de baño, sabíamos que el tema de la consecución de los recursos iba a ser más difícil. Todo es mucho más manual y el proceso tiende a ser más creativo, largo y elaborado. Pero ese es precisamente nuestro valor, que somos eco friendly”, agregó María Alejandra.

Encontrar los materiales ideales para elaborar sus trajes de baño se convirtió en un reto. Tras una extensa investigación, María Alejandra logró contactar a un proveedor de fibras italianas que elabora sus textiles a partir de materiales de desechos en el mar.

“Fue increíble porque pudimos conseguir nailon 100% regenerado de redes de pesca que eran abandonadas en el mar. Ellos se dedican a recogerlas por el mundo y con eso elaboran la fibra, un polímero pequeño y con ese hilo hacen el tejido de la tela. Muy pronto sacaremos una nueva colección de vestidos de baño estampados con poliéster 100% regenerado de botellas de plástico recogidas del mar. Esto hace parte de nuestro granito de arena al mundo”, afirmó González.

Además, estas barranquilleras aseguran que no usan empaques de plástico y realizan sus procesos de estampación sin agua, para evitar la contaminación en cuerpos de agua. “Nuestro propósito es comunicar a las personas que solo tenemos un planeta para vivir”, puntualizó María Alejandra.

Hace poco, estas jóvenes empresarias se unieron al movimiento Fashion Revolution, una iniciativa que promueve una industria de la moda con confecciones transparentes. Es por ello que para Adriana y María Alejandra es muy importante inculcarles a las personas sobre “quién está detrás de la elaboración de las prendas, sus derechos como trabajadores y la calidad en los procesos”.
Las ganas de construir su propio proyecto es lo que las ha motivado a continuar “construyendo” sus sueños. Confiesan que no ha sido fácil, pues emprender requiere de “grandes inversiones económicas y de tiempo”.

En su tiempo libre disfrutan viajar juntas, pues aprovechan para conocer y acercarse a nuevas tendencias e ideas para su proyecto de negocio. El mar es su fuente de inspiración, es por ello que siempre están a la espera del fin de semana para ir a “visitarlo”.  

Hoy día ya no le tienen miedo a “dar pasos grandes”. Quieren expandir su proyecto, llegar a escenarios internacionales y comenzar a exportar. Afirman sentirse orgullosas de la industria de la confección colombiana y de la calidad de sus productos.

“A las personas que quieran emprender solo podemos recomendarles que le digan adiós al miedo. Hay que tomar la decisión. Nadie está exento de fracasar pero hay que echar para adelante. Una buena idea y tener constancia, dedicación y paciencia es crucial a la hora de crear empresa”, concluyó Adriana.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO