EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155042
Millennials 01 de Enero de 2020

María Isabella Borrero entre trozos de telas

El usuario es:

La barranquillera contribuye al medio ambiente a través de sus diseños, mientras que ayuda a mujeres reclusas a ver otra perspectiva de la vida.

Jandy Aponte Leguízamo
Compartir:

María Isabella Borrero es una chica sencilla y risueña, con una personalidad acogedora y creativa. Dentro de su oficina, esta joven, de 24 años, cuenta cómo su marca se creó no solo para innovar, sino para creer que de restos de tela y creatividad pueden surgir cosas únicas. 

Esta administradora de empresas estudió Emprendimiento en Boston (Estados Unidos), donde aprendió cómo la moda impacta al medio ambiente. 


Cuando regresó a Colombia en el 2019,  empezó a preguntarse qué podía hacer para sacarle el mayor provecho a aquellos ‘ripios’ de tela (como ella los llama) que quedaban de Classic Jeans, empresa en la que hace parte del Departamento de Diseño de Modas. “Fue entonces cuando empecé a crear vinchas, moñas, ropa para bebé y sombreros”. 


Un día se le ocurrió hacer un concurso de reciclaje. “Siempre me ha llamado la atención el hecho de que haya mucha gente creativa dentro de la empresa. Así que hice el concurso para ver si uno de ellos creaba algo innovador”.


Fue entonces cuando Hortensia Castaño, empleada de servicios generales de la fábrica, creó un bolso con aquellos retazos de tela, maravillando completamente a esta profesional. “¡Recuerdo que pensé que era una cosa de locos! Me pareció increíble”.


En abril del año pasado, decidió realizar un curso de diseño  y cuando lo terminó le pidió a Hortensia que siguiera tejiendo los bolsos para comercializarlos. Sin embargo, no fue fácil, ya que en ocasiones la mujer no contaba con el tiempo suficiente. 


Con 12 bolsos aproximadamente y con el apoyo de su familia, María Isabella decidió crear Niudo, una iniciativa que hace todas sus prendas con el exceso de tela de la reconocida marca de ropa colombiana en mención. 


Con el tiempo a esta idea se le sumaron las manos de las reclusas de la Cárcel Buen Pastor. “Mi mamá me ayudó a promocionarlas y una compañera nos dijo que enseñaba esa misma técnica en la cárcel junto a otra persona”, manifestó. 


Borrero vio una enorme oportunidad para hacer crecer la producción, así que decidió empezar a trabajar con las mujeres en octubre del 2019, regalándole los residuos de tela, que antes compraban en el centro. Hoy día, un total de 23 reclusas (y sumando) hacen los bolsos que esta barranquillera promociona. 


Reconoce que se siente orgullosa y feliz porque que este tipo de ejercicios hace que estas mujeres dejen a un lado todos “los pensamientos negativos que puedan originarse dentro de lugares como este, esa es mi mayor motivación. ¡La idea de estar haciendo algo que ocupe su mente y genere ingresos es fantástica para ellas!”.

Hoy día, un total de 23 reclusas (y sumando) hacen los bolsos que esta barranquillera comercializa en su marca Niudo.  


Su padre y también propietario de Classic Jeans, Alonso Borrero, siempre le ha inculcado desde temprana edad  a María Isabella el cuidado por el medio ambiente,  lo que llevó a que la apoyara desde un principio. 
Sobre la acogida que le han dado los clientes a los bolsos, considera que ha sido muy buena, aunque al principio no fue nada fácil.  


También quiere crear una metodología para que las personas conozcan la historia detrás de estos accesorios, y a través de eso, generar un mayor impacto. “Me interesa más contar la historia detrás de la cartera que vender una prenda de moda”.


Entre sus propósitos se encuentra hacer que otras empresas se unan a esta causa. También espera poder trabajar con reclusas de otras cárceles. 


Ahora sigue laborando en la empresa familiar, y busca dividir su tiempo entre el Departamento de Diseños de la misma, y su marca Niudo, bajo el lema “segundo chance a todo”

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA