EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153797
Millennials 14 de Septiembre de 2019

Los amigos que fortalecen la cultura del café en la ciudad

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Christian Mejía y Andrés Vergara lideran un emprendimiento en el que perciben al café como una “experiencia” que fortalece amistades y crea modelos de negocio. Mostrar las “buenas prácticas” que hay detrás de esta bebida es una de sus misiones.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Christian Mejía y Andrés Vergara han sido amigos toda la vida. Se conocen desde que estaban cursando el kínder y desde ese entonces han construido una sólida amistad que les ha permitido, también, hacer realidad su proyecto de emprendimiento. Hace unos años, su pasión y gusto por el café se transformó en su proyecto de vida con la creación de El Caminante, un lugar que hoy día describen como su “oficina en casa, fuera de casa”. 

Aseguran que gracias a que han unido sus habilidades, conocimientos y experiencias laborales han podido unir fuerzas para consolidar este proyecto en el que ofrecen café a sus comensales como “una experiencia de vida”. 

Christian es administrador de empresas del CESA y tiene una maestría en Administración de Recursos Mineros y otra en Fusión y Adquisición de Compañías. Por su parte, Andrés es ingeniero industrial de la Universidad de Los Andes, tiene un máster en Comercio Internacional y ha trabajado en multinacionales en el área de distribución de alimentos. 

“Todo comenzó porque yo soy adicto al café y cuando estaba trabajando en Estados Unidos podía tomarme ocho tazas al día. Cada vez que tenía una reunión me gustaba organizarla en el café de la esquina, en vez de hacerla en la oficina. Cuando llegué a Barranquilla, empecé a hacer lo mismo. Desde las ocho de la mañana comenzaba a visitar sitios de café, mientras organizaba planes de negocio. Me fui dando cuenta que no encontraba un lugar en el que me sintiera satisfecho, con buen internet y que fuera cómodo”, comentó Andrés. 

De inmediato, sintió que crear un espacio donde se pudiera disfrutar tranquilamente del café era una opción interesante de negocio. Tomó un curso de barista y allí pudo acercarse a la cultura del café, conocer de cerca su proceso de producción y las prácticas que hay alrededor de esta bebida. Fue entonces cuando llamó a Christian para contarle que lo de ellos era “traer la cultura del café a Barranquilla”. 

“Iniciamos con un piloto muy pequeño. Creamos El Caminante Espresso Bar, un espacio en el que la gente podía venir, tomar su café e irse. Era una experiencia muy rápida y empezamos a ver que a las personas les estaba gustando quedarse y así fue como nos fuimos dando cuenta que teníamos que ir más allá de un bar”, explicó Christian. 

No querían que su iniciativa fuera vista nada más como una “tienda de café”, soñaban con construir una gran empresa y en este proceso de crecimiento decidieron incluir en su modelo de negocio a su amigo Iván Rodríguez, un administrador de empresas de la Universidad del Norte que cuenta con una maestría en Recursos Humanos. 

“El nombre El Caminante tiene que ver con nuestro rumbo. Barranquilla fue creada por comerciantes, los caminantes eran los que traían las culturas de distintas regiones y nosotros los barranquilleros somos una mezcla de eso. Sentimos que el café es la mejor forma de conectar a las personas y fomentar una revolución en la cultura”,  agregó Andrés. 

En la actualidad, El Caminante es un establecimiento visitado por estudiantes, personas que desean trabajar fuera de la oficina o que buscan compartir un tiempo en familia o con amigos. Parte de sus objetivos es permitir que a través del café se impulsen otras ideas emprendedoras. Es por ello que las mesas del lugar son elaboradas por una empresa que trabaja madera reciclada, tienen panadería artesanal y las tazas de café son creadas por una artesana local. 

“El café no es solo la bebida que tomas en una taza, es una experiencia. A través de esta se fortalecen amistades, se crean modelos de negocio y se recrean espacios en los que puedes concentrarte y encontrar motivación (…) También, nos enfocamos en mostrar el trabajo que hay detrás de una buena taza de café, visibilizar sus texturas y variedad”, estableció Christian. 

De acuerdo con su socio, Iván, hoy día están concentrados en seguir consolidando su proyecto y seguir conectando con otras ideas de negocio para seguir creciendo. De hecho, la amistad que comparten ha sido un pilar esencial en este proceso. 

“Hemos tenido diferentes vivencias. La pasión por la excelencia nos ha unido a los tres y nos permite avanzar. En cualquier empresa es común que los socios no estén de acuerdo y eso es lo que hace que en un negocio se desarrollen ideas sanas”, agregó Christian. 

Andrés establece que es común que “buenos equipos puedan llegar a tener malas ideas y buenas ideas que se pierden por malos equipos”. 

“Es por ello que nuestra clave es la confianza. Es un tema que genera amistad porque confiamos en las capacidades de cada uno. Eso es lo que hace que haya armonía”, puntualizó Andrés.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA