EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150744
Millennials 17 de Noviembre de 2018

Las hermanas Barakat le apuestan al diseño ‘made in Colombia’

El usuario es:

Foto: Orlando Amador.

Karina Y Lissette Barakat comparten su gusto por el arte y los negocios.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP

Karina y Lissette Barakat lideran juntas un proyecto de calzado hecho a mano en el que fusionan los colores del Caribe, la naturaleza y su descendencia libanesa. Aseguran que se han convertido en un “gran equipo de trabajo”.

La afinidad por el diseño ha sido el rasgo que han compartido, desde pequeñas, las hermanas Karina y Lissette Barakat. Aseguran que fueron criadas “entre el colorido del Caribe colombiano, las riquezas del mar, la cultura del Carnaval y la naturaleza”. Así pues, estas barranquilleras afirman que si hay algo que tienen en común es su pasión por “mezclar texturas y colores”. 

Esta vena artística las llevó con el tiempo formarse profesionalmente en el campo del diseño. En la actualidad, Karina es diseñadora gráfica y Lissette, diseñadora de modas. A pesar de pertenecer a distintos ámbitos, un día ambas decidieron que había llegado el momento de “unir fuerzas y ser el complemento de la otra” para crear su propio proyecto de emprendimiento. 
“Recuerdo que yo me la pasaba viendo en centros comerciales calzado americano e importado. Empecé a sentir una insatisfacción al ver cómo en nuestro país no nos estábamos animando a crear nuestros propios zapatos, teniendo en cuenta que en Colombia tenemos una buena mano de obra. Empecé a investigar el panorama del calzado en el país y me di cuenta de que no había en el mercado un modelo de zapato como el que solía ver en las vitrinas, pero con nuestro sello colombiano. Supe que tenía que crear una nueva propuesta de calzado y que mi hermana iba a ser mi gran aliada en esta iniciativa”, contó Lissette. 

En 2014, crearon la empresa de calzado Tahi Shoes. Gracias a que Lissette había tenido la oportunidad de trabajar con su papá en la producción de zapatos y carteras, comenzaron elaborando desde sus casas alrededor de 30 zapatos. Después los publicaron en redes sociales. 

“Empezamos a crecer en estas plataformas. De hecho clientes grandes de exportación nos contactaron a través de redes sociales. Hoy día ya contamos con nuestra oficina y gracias a organizaciones como Procolombia hemos podido ir a ferias de moda en Estados Unidos. Ahora mismo tenemos presencia en países como Puerto Rico y Panamá”, comentó Karina. 

Lissette afirma que parte de su propuesta creativa es continuar con “esa fusión de texturas y colores” que siempre las ha caracterizado, recreando de este modo “una armonía en el zapato”. Como se consideran amantes de la naturaleza, manifiestan que no trabajan con cuero, pues “no están de acuerdo con usar pieles de animales”. Optan por los textiles  ya que “tienen muy buena vejez, larga duración y otorgan calidad”. 

Las hermanas Barakat aseguran que siempre están dispuestas a “conquistar nuevos retos”. 

Karina y Lissette le apuestan a la mano de obra colombiana. Sus zapatos son elaborados a mano y además aprovechan para incluir en su proceso de diseño alguno rasgos de su descendencia libanesa. 

“Nosotras siempre hemos admirado la cultura libanesa por la capacidad que ellos tienen de realizar textiles con sedas, linos y unos brocados impresionantes. Son telas que duran y que tienen muy buena calidad. A la hora de diseñar, incluimos telas de Turquía y otras las estampamos aquí en el país”, explicó Lissette. 

Las hermanas Barakat coinciden en que se han convertido en un gran equipo de trabajo. A pesar de tener distintas personalidades, agregan que ha sido “el amor y las ganas de salir adelante”, lo que las ha impulsado a seguir luchando por sus sueños. 

“Es una hermandad. Por más conflictos que existan siempre seremos hermanas y el cariño siempre prevalecerá”, añadió Karina. 

Por su parte, Lissette considera que los emprendedores siempre deben tener en cuenta que a la hora de crear un proyecto lo más importante “son las ganas”. 

“Siempre hay que buscar nuevos retos. Primero enfocar una mente positiva y después tener la disposición de hacer el trabajo de la mejor manera, con constancia y disciplina”, estableció. 

Karina y Lissette manifiestan que es el momento de que los colombianos le apuesten cada vez más a sus productos locales. Sostienen que aún hace falta en el país “más industrias que se dediquen a la fabricación de insumos de calzado” pues sueñan con la idea de poder conseguir dentro de Colombia todos los materiales necesarios para la elaboración de sus zapatos.  

“Queremos más productos 100% colombianos. Queremos mostrarle al mundo que en Colombia si se pueden hacer zapatos que estén a nivel de exportación, que contamos con una excelente mano de obra y que como industria de calzado hemos crecido y avanzado mucho. En el país contamos con zapatos con diseño, tacto y buena calidad”, concluyó Lissette.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Millennials Más de revistas