EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154389
Millennials 16 de Noviembre de 2019

La motivación constante de Jennifer Cure

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La barranquillera es relacionista internacional y ‘coach’ ontológico. Desde el ‘coaching’ realiza conferencias, charlas y talleres para empoderar a las mujeres y guiar a las personas en la búsqueda de su mejor versión.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Si bien la barranquillera Jennifer Cure Pérez, de 33 años, decidió en su momento profesionalizarse en el área de Relaciones Internacionales, en su presente disfruta desenvolviéndose en el ámbito de su verdadera vocación: el coaching ontológico profesional y organizacional.

Asegura que hace un año y medio se certificó con Yamile Almanya, coach líder de Inspiracción-Escuela de Aprendizaje Consciente. Sin embargo, desde hace dos empezó a practicarlo de forma empírica en la organización Farmacia Torres.

“Yo entré a dicha empresa a contratar coaches que capacitaran al personal, así que por conocer un poco el área decidí arriesgarme a desarrollarlo y al cabo de unos seis meses ya le estaba apostando a certificarme. Duré dos años como líder de capacitación y calidad de vida dentro de la compañía, hice sesiones por aparte durante mis horas no laborales y hace cinco meses me independicé para hacer todo por mi cuenta”.

Decidió estudiar Relaciones Internacionales con el fin de enfocarse en todo lo relacionado con lo social, que le permitiera agregar valor a la vida de las personas. Nunca la ha ejercido, de hecho su experiencia anterior se había concentrado en el área comercial, en el desarrollo de equipos de ventas y en el cumplimiento de cuotas.

“En un momento de mi vida tuve un punto de quiebre, esto me permitió hablarme a mí misma y decirme que era vital tener un cambio para no sentir frustración. De modo que empecé a transformarme y mi camino me fue direccionando hacia el coaching”.

Define el coaching ontológico como el rol en el que se entiende de dónde proviene la toma de decisiones del ser humano, de dónde surgen los juicios que se formulan en la mente y cuál es el lenguaje empleado.

“El lenguaje ontológico es diferente. Se habla, por ejemplo, de dejar de ver los errores para adoptarlos como aprendizajes; de entender que no existen ni malas ni buenas emociones, simplemente son emociones que nos abren y nos cierran oportunidades. También se entiende que no existen malas experiencias, sino crecimiento personal; que el dolor, la tristeza y la ansiedad muchas veces son emociones que si aprendemos a abrazarlas y somos conscientes de que están ahí podemos aprender de ellas y construir, en nosotros mismos, un mejor ser humano; esto al final nos ayudará a no replicar un mismo patrón”.

Jennifer Cure asegura que dentro de sus proyectos está dictar charlas a través de una plataforma digital y hacer videos para un canal de YouTube.

Agrega que, en síntesis, el coaching ontológico permite entender a las personas desde las emociones, desde la disposición corporal y desde el lenguaje. 

“Yo como coach no aconsejo ni mucho menos digo lo que tienen que hacer los demás. Si caemos en este error, la otra persona al actuar salva su responsabilidad cuando algo no sale bien. Mi papel en mis sesiones es tener una conversación, hacer preguntas que lleven a la gente a hacer una reflexión, invitando a que vean las situaciones desde otra perspectiva para que aprendan a hacerse responsables de sus decisiones”.

En su presente realiza sesiones individuales, dicta mensualmente charlas motivacionales, lleva a cabo conferencias y talleres grupales, empresariales, familiares y en parejas cada dos meses. También se encuentra realizando una certificación en Liderazgo y Emprendimiento con John Maxwell.

Extiende una invitación a las personas para que sean conscientes del tipo de conversaciones que sostienen consigo mismos, más allá de las charlas que tienen con el otro. Se trata —según explica— de pensar en los juicios que se vienen a la mente porque poco a poco, dice, los vamos incorporando en nosotros como una verdad absoluta, impidiéndonos avanzar en cualquier ámbito de nuestras vidas.
Por otro lado, uno de sus pasatiempos son: leer, visitar el mar, ir a cine, practicar deportes y bailar. Asimismo, afirma que una de sus pasiones está ligada a trabajar con las mujeres.

“Me gusta trabajar con esta comunidad porque en un momento de mi vida sentí que hubiese sido maravilloso haber tenido a alguien que me dijera que la vida realmente las personas se encargan de hacerla más complicada de lo que es. Hay mujeres valiosas que terminan poniendo su amor propio en otra persona, sintiendo que no son merecedoras de nada, entonces mi propósito es, a través de mis talleres, empoderar a mi género”.

Tiene como propósito dictar, desde finales de diciembre, talleres a través de una plataforma digital con el coach Rodrigo Díaz, con el fin de promover temas relacionados con el liderazgo y el desarrollo del emprendimiento.

Desde su rol como ‘coach’...
“Invito a las personas, a través de preguntas, a que saquen a flote la mejor versión de sí mismos”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA