EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155671
Millennials 21 de Marzo de 2020

La mirada introspectiva de Mariana Castro en la actuación

El usuario es:
Foto: Cortesía de Mariana Castro

La barranquillera hizo su formación actoral en Chicago (Estados Unidos). Allí se encuentra afincada y forjando su carrera. Hace poco escribió el guion de un cortometraje y protagonizó uno que fue presentado en el Gene Siskel Film Center.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Los aciertos más significativos de la barranquillera Mariana Castro, de 24 años, han sido: graduarse como actriz en el conservatorio The Theatre School de la Universidad de DePaul, en Chicago (Estados Unidos); y escribir el guion del cortometraje Bovine, que fue llevado a la pantalla grande y que ha tenido una gran acogida.

Es de las mujeres que son fieles a lo que aman, de ahí que hoy día se desenvuelva en la actuación de cine y teatro, en la fotografía, y en la escritura de guiones. Ama con mucho ahínco las artes escénicas, pues para ella tienen un “no sé qué” que la llevan a crear experiencias emocionales e intelectuales, a través de la interpretación de un personaje. 

“Siempre me ha llamado la atención la interacción que surge entre la pieza y el espectador, al igual que los comportamientos de la gente y la relación que emerge entre una persona y su entorno, para luego interpretarlos en cualquier puesta en escena”. 

Su gusto por este arte no se lo debe a ningún mentor, solo a su inclinación por las películas de época y de fantasía. Su mayor inspiración han sido aquellas personas que “reconstruyen un mundo y luego se encargan de convencer que es verdadero y fascinante”.

Mariana desconoce si el propósito de su vida está ligado con su profesión, pues todavía trabaja para averiguarlo. Sin embargo, no descarta la posibilidad de hallarlo en las artes y en el acto de compartir historias nuevas, únicas e interesantes. Mientras tanto disfruta de cada etapa y del aprendizaje que recibe cada vez que se alza un obstáculo frente a ella.

“La actuación es una profesión muy incierta, en la que se vive sin trabajo garantizado o consistente, y en la que se dan muchos rechazos que no dependen de uno mismo. A veces ha sido difícil mantenerme motivada y enfocada en mis metas cuando parece que nada se mueve. Pero en otros momentos se dan muchos proyectos y todo se vuelve muy ocupado”.

En medio de cada experiencia reconoce que ha sido vital recordarse qué tan gratificante es su profesión y qué tan importante es contar con las facultades para dedicarse a ello, a pesar de las dificultades de empleo que lleguen a presentarse.

Mariana en una de las escenas de la obra teatral ‘Desert Stories For Lost Girls’, en la que personifica a una anciana.

La pieza audiovisual Bovine, de la que escribió el guion, dice que muestra la historia de un estudiante de veterinaria, cuya relación con las personas y animales se transforma, luego de tener un incidente incómodo y confuso con el padre de la niña a la que le brinda tutorías. 

“Queríamos explorar el sentimiento de no pertenecer, de sentirse desconectado de las personas. También buscamos mostrar cómo ciertas acciones pueden ser malinterpretadas o pueden traicionar la confianza que tenemos en otros. En 2019 fue exhibido en varios festivales de cine como el de Chicago y el de Nashville. En septiembre estaremos en el de Praga y aún seguimos a la espera de las respuestas de otros festivales (...) del cine me encanta la cantidad de elementos que se combinan para crear un mundo y el hecho de que cualquier decisión que tomemos afecta la manera en que la historia será recibida”.

Sobre su recorrido en teatro, Mariana afirma que ha participado en varias obras, pero las que más le han gustado han sido Desert Stories for Lost Girls y Augusta & Noble, que curiosamente tienen elementos de realismo mágico. 

Manifiesta que el teatro, más allá de la definición del diccionario, es el espacio de reflexión, de entendimiento y de revuelta que tiene vida tanto en el escenario como en la audiencia. También brinda la oportunidad de que nos adentremos a una experiencia, olvidándonos (o recordándonos) de nuestra propia realidad. No para escapar, sino para aprender.

Vive una ambivalencia entre el cine y el teatro. Pero tiene claro que si se trata de términos de actuación, definitivamente se quedaría con el teatro, ya que le permite explorar tanto a la obra como a los personajes de mayor tiempo. Aun así no se niega a sí misma que encuentra fascinación en el cine desde cualquier perspectiva creativa.

Con las artes escénicas tiene un fin claro. Dice que busca que las personas, sobre todo la comunidad infantil, se vean representadas en la pantalla. Se trata —como lo explica— de poder vernos grandes, fuertes, débiles, sin o con esperanzas, generando empatía.

La fotografía es otro ámbito que le apasiona, pues a través de esta encuentra otro canal para comunicar a través de imágenes. Hoy día participa en el desarrollo de dos proyectos teatrales en la etapa de escritura y talleres. Señala que uno trata del dramaturgo Shakespeare y el otro tiene que ver con el Infierno del poeta Dante. Tiene como reto personal dirigir cine, de hecho, se encuentra realizando un corto que prevé dirigir a finales de este año.

Otro de sus proyectos actuales es el papel protagónico que tuvo en el cortometraje Por falta de, que fue grabado a principios de 2019 y fue presentado en Febrero de 2020, en el Gene Siskel Film Center.

ariana se refiere al imaginario que tiene la gente en el exterior sobre el actor latino y da a conocer que existe una larga lista de ideas genéricas basadas en clichés que encasillan a todos. 

“Creo que los actores suramericanos no hablan o no se ven lo ‘suficientemente latinos’ para sus proyectos. Es frustrante, pero considero que hay muchas iniciativas de personas que crean lo suyo, tumbando esos estereotipos, sin esperar a que la gente no latina lo hagan por ellos. No creo que haya realmente una idea del actor colombiano en sí, pues en el exterior tienden a generalizar la experiencia latinoamericana como una sola”.

La barranquillera estima que en Colombia hay mucho talento, pues somos una cultura con un alto índice de creatividad, que busca ideas poco convencionales para utilizar cualquier recurso en el arte. Sin embargo, piensa en que nos falta creer más en lo que tenemos para compartir y aprender a organizarnos, y ser más eficientes para que los proyectos realmente lleguen a materializarse. 

Sobre los colombianos...
“Somos personas muy creativas que buscamos ideas innovadoras para emplearlas en el arte”.

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA