EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156593
Millennials 01 de Agosto de 2020

La filantropía con sabor a pan y panela de Andrés Julián Donado

El usuario es:
Foto: Cortesía Andrés Julián Donado

El barranquillero de 25 años es administrador de empresas. Recientemente fue nombrado director ejecutivo de la fundación que busca brindar alimentación a personas en condiciones de desnutrición o insuficiencia alimentaria.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

No hay nada que pueda hacer más feliz al barranquillero Andrés Julián Donado, de 25 años, que poder beneficiar a las comunidades vulnerables. Y es que precisamente su altruismo ha sido la brújula que lo ha guiado en su camino, influyendo de una u otra forma en las decisiones que ha tomado para su vida personal y profesional.

En su hoja de vida figuran los títulos de administrador de empresas, MBA en Business Intelligence y Big Data, además de emprendedor en mercadeo digital y director ejecutivo de la Fundación Pan y Panela. Adicionalmente, en su discurso revela siempre la pasión por su tierra natal.

Él reconoce que muchos han sido los años que han transcurrido desde el primer día que se vinculó a la fundación, tantos que hoy día ha perdido la cuenta. Eso sí, da a conocer que empezó brindando asesorías y apoyo en el desarrollo de proyectos puntuales y, recientemente, escaló al asumir el cargo de director ejecutivo.

“Lo tomé con la misión y el compromiso de ofrecer sustento y soporte al mayor número de personas posibles, especialmente en los momentos tan difíciles que afronta la sociedad colombiana en general (...) el hecho de trabajar con una entidad, cuyo objetivo no es el de producir ingresos para sí, sino poder generar oportunidades que ayuden a los demás, es muy importante para mí. Crecí con la convicción de que todas las personas tienen el derecho a una vida digna, con acceso a educación y oportunidades que les brinden la posibilidad de salir adelante y de satisfacer sus necesidades”.

Especifica que la fundación cuenta con un equipo comprendido por funcionarios y voluntarios que día a día se preocupan por el bienestar de la comunidad Pan y Panela. Señala que el equipo trabaja con ahínco para poder llevar a los hogares de las personas más necesitadas los beneficios que imparte la fundación en todo su proceso, que va desde la búsqueda de las mejores condiciones económicas para la compra de los alimentos, hasta la consecución de alianzas y recursos que garanticen una mejor asistencia.

Andrés también resalta que desde que la Fundación Pan y Panela se consolidó hace 15 años como una entidad sin ánimo de lucro ha logrado mantener su propósito: brindar alimentación a personas en condiciones de desnutrición o insuficiencia alimentaria, logrando así beneficiar a miles de niños en el departamento del Atlántico.

Ese mismo tiempo ha sido vital para lograr una gran evolución, optando por la implementación de una modalidad de ayuda “más profunda para la comunidad, afianzando su programa de nutrición alimentaria con programas psico-sociales, lúdicos y de formación en valores, dirigidos a barrios donde la pobreza multidimensional lleva de la mano un ecosistema donde hay mayor incidencia de drogadicción, alcoholismo y violencia”.

Esos 15 años de trayectoria que en la actualidad ostentan recientemente fueron cumplidos y  han sido conmemorados al redoblar sus esfuerzos para invitar a la comunidad de Barranquilla a que se sumen a una causa que es de gran importancia para todos. Recalca que con la contribución de las personas se podrá lograr cerrar la brecha de la pobreza en la que viven tantos miembros de nuestra sociedad.

En la pandemia. Andrés asegura que como todos los sectores, la fundación también ha afrontado adversidades por la crisis sanitaria, pero no ha bajado la guardia en la intención de seguir brindando el apoyo necesario a quienes necesitan una mano amiga en este momento.

“Por esto la fundación se dio a la tarea de dar aportes nutricionales a los cientos de niños beneficiados por nuestros programas, así como al núcleo familiar completo. Gracias al apoyo de distintas organizaciones internacionales, nacionales y locales y de cientos de particulares, hasta la fecha hemos gestionado y entregado a la comunidad cerca de 400 millones de pesos en beneficios alimentarios durante los meses de cuarentena obligatoria”.

Señala que estos aportes nutricionales más que nunca han sido de extrema necesidad para las familias, ya que en la gran mayoría de los casos los miembros de muchos hogares subsisten del producido diario y al cobrar vigencia la cuarentena, muchas de estas familias dejaron de recibir el poco ingreso que recaudaban, viéndose forzados a salir y exponiéndose a un contagio para llevar un pan a sus mesas.

Recalca que en la fundación se encuentran en el proceso de desarrollo de algunos proyectos de autosostenimiento para la gente, esto con el fin de garantizar que las familias tengan los recursos necesarios para que en un futuro también puedan aportar a la economía y a la sociedad.

Andrés, quien en su tiempo libre le gusta estar informado, leer y escuchar podcasts, tiene una filosofía de vida que tiene que ver con “actuar de la manera correcta" y desarrollarse "personal y profesionalmente para poder ser útil en el impulso de la comunidad".

Puntualiza en que vale la pena hacer obras que beneficien a los demás, aunque por encima de eso “está saber invertir para que los más necesitados tengan las herramientas necesarias con las que puedan desarrollarse y saltar por sus propios medios la línea de la pobreza y ser autosuficientes. Pues, después de todo, como reza el refrán: Lo más importante no es dar el pescado, sino enseñar a pescar”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA