EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/152918
Millennials 22 de Junio de 2019

La animación son “sabor latino” que crea Alejandro Mercado

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

A sus 26 años, el barranquillero produjo el cortometraje ‘Con fuerza’, una producción animada en ‘stop motion’ en la que se fusiona la realidad de la migración venezolana con algunos mitos y leyendas de la cultura latinoamericana.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Alejandro Mercado tenía 19 años cuando decidió mudarse a Estados Unidos para hacer realidad sus sueños profesionales. En el colegio siempre se caracterizó por tener una afinidad al dibujo, es por ello que uno de sus sueños era estudiar una carrera en la pudiera involucrar el arte. 

“Desde un principio tenía en mente que el Diseño Gráfico era lo mío. En una visita de universidades al colegio pude conocer sobre Savannah College of Art and Design (Scad), una institución en el estado de Georgia en la que hay más de 160 carreras creativas. Cuando leí sobre la animación sentí que todo encajó, pues reunía todas las cosas que me gustan: la televisión, el cine y la creación de figuras y muñecos. En el último año de colegio cambié de opinión. Dejé el Diseño Gráfico a un lado y me fui por la animación en Scad”, contó. 

Hoy día asegura sentirse “muy agradecido” con sus padres por haberle permitido “estudiar y aprender en el exterior”. También establece que, al principio, no fue fácil adaptarse a la universidad. 

“En el colegio era de los que mejor pintaba y dibujaba, pero cuando llegué allá me encontré a personas que ya tenían mucha más experiencia. Pero con mucho trabajo pude ir adaptándome al nivel de varios de mis compañeros. Empecé haciendo muchos trabajos en 3D, tenía el sueño de trabajar algún día para Pixar, pero después me fui dando cuenta que los latinos somos buenos para producir. Hablamos muy bien con las personas, somos entradores y tratamos de hacer todo posible. Entonces me fui orientando a este campo”, explicó. 

Tras culminar sus estudios en Animación, sintió que era el momento preciso para estudiar una maestría en Cine y Televisión en la misma universidad. Durante esta etapa conoció al venezolano Andrés Eduardo Wewer en una clase de producción y juntos decidieron sacar adelante un proyecto en el que pudieran hablar de su realidad.

“Hay muchos productos animados que hablan de temas comerciales. No está mal, porque, como todo, la animación es un negocio. Pero a mí me afecta no mostrar nuestra cultura latinoamericana porque es muy grande. Cuando me fui de la ciudad, sentí que me hacía falta la gente, el calor, ver a las personas tomando cerveza en la tienda, entre otras cosas. Admiro mucho a Neil Gaiman, un autor que escribe con mitos y supe que eso era lo que quería hacer por el resto de mi vida”, estableció. 

En sus constantes visitas a Colombia, Alejandro se fue percatando de la alta presencia de venezolanos en el país. Pero confiesa que se sintió “triste y decepcionado” al escuchar la manera cómo muchos de sus compatriotas se refieren a la población venezolana. 

“Yo soy inmigrante. Vivo en otro país. He escuchado a personas burlarse de mí y de la manera cómo hablo. Me preguntan qué hago en un país diferente. Esas son cosas que uno escucha en Colombia de los venezolanos. Pero a diferencia de mí, ellos no tuvieron más remedio que marcharse de su país. Eso nos inspiró a crear un cortometraje animado en el que pudiéramos motivarlos y darles fuerza, porque eso es lo que te impulsa a salir adelante”, comentó. 

Lili es el personaje principal del cortometraje animado en ‘stop motion’. 

El proyecto audiovisual Con fuerza fusiona el panorama de la migración venezolana con el contexto que rodea a algunas figuras de mitos y leyendas latinoamericanas como El Hombre Caimán, La Llorona y El Silbón. Andrés es el director, quien se encargó de hacer los nueve minutos de animación y Alejandro, el productor. 

“Construí los personajes con una técnica que me enseñó mi esposa con el manejo de fibras. Esa construcción duró alrededor de año y medio, y la producción duró aproximadamente otro año. Al hacer animación me siento diferente, me siento muy contento de ver el resultado final del producto porque es la suma de un gran trabajo en equipo en el que intervinieron muchas personas talentosas”, afirmó. 

El objetivo de Alejandro es poder llevar el cortometraje a festivales de cine del país, como el de Cartagena y Bogotá. Manifiesta estar contento pues se están empezando a ver más estudios de animación en Colombia y Chile, pero agrega que es esencial seguir comunicando cultura en este tipo de producciones. 

“Sueño con seguir haciendo proyectos en stop motion. Mi plan ahora es mudarme a Portland, en el estado de Oregon, pues la idea es empezar un pequeño estudio de animación donde podamos seguir haciendo este arte con mucho sabor latino. En cierto punto de mi vida también me gustaría enseñar a nuevas generaciones todo lo que he aprendido”, puntualizó. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO