EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154159
Millennials 26 de Octubre de 2019

Juliana Acosta hace de sus joyas una fuente de feminidad

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

A sus 23 años, esta barranquillera es la creadora de un emprendimiento en el que diseña y fabrica joyas y accesorios. Asegura que el apoyo de su familia ha sido “esencial” a la hora de cumplir sus metas y propósitos.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Juliana Acosta Jassir siempre le agradece a la Arquitectura, carrera que estudió en la universidad, por haberle brindado la oportunidad de “ver un mundo distinto”. Se siente satisfecha de poder percatarse todos los días de escenarios diferentes y de tener la “mente abierta” en el ámbito del diseño. 

“Quise enfocar mi proyecto de grado al bienestar de los habitantes de la calle. Hicimos un estudio en el que determinamos cuál era la zona donde había más presencia de ellos y allí desarrollamos un proyecto arquitectónico. Es una población muy necesitada y eso me ayudó a entender las necesidades básicas de las personas. Pienso que eso fue lo que me impulsó a crear un emprendimiento”, contó. 

El arte siempre ha sido parte de su vida y de la de su hermana menor Carolina. Desde pequeñas pertenecieron a escuelas donde pudieron experimentar con el óleo sobre lienzo e, incluso, aprender sobre la creación de accesorios en talleres de bisutería. 

“Recuerdo que cuando estaba en la universidad, me invitaban a eventos y fiestas, y lo único que quería era lucir unos aretes que me gustaran mucho. Entonces un día me senté a hacer unos. Cuando logré el producto final, todo el mundo se antojó y me los empezaron a pedir. La parte comercial siempre me ha fascinado, entonces me puse a la tarea de montar y vender todo con mi hermana. Duramos dos meses trabajando juntas, porque ella no tenía tanta paciencia a la hora de hacer los accesorios. Pero siempre estuvo a mi lado cuando íbamos a eventos o ferias de emprendimiento. Fue un gran apoyo y quien me motivó”, afirmó. 

Juliana comparte con su hermana Carolina el gusto y la pasión por el arte.

Fue así como Juliana creó y consolidó JAJ Joyería, un proyecto en el que empezó diseñando y fabricando joyas y accesorios en acero inoxidable con detalles en perlas de río y tipo ágatha sobre pedido. 

“Así fue transcurriendo todo hasta que mi papá me invitó a ser parte de su inmobiliaria, principalmente en el área comercial. Por un tiempo dejé los accesorios a un lado y me concentré más en esta faceta empresarial. Finalmente, por cosas de la vida, logré montar mi taller de orfebrería al lado de la inmobiliaria. Contraté a un equipo de orfebres y un día decidimos apostarle todo a este proyecto. Comenzamos en un cuarto pequeño y no fue un proceso fácil, pero en la actualidad me di cuenta que apostarle a mi sueño ha sido mi mejor elección”, afirmó. 

Después, junto a su equipo, comenzó a explorar la técnica de baño de oro en sus joyas. Creó nuevos bocetos y empezó “paso a paso” en la creación de una nueva colección. 

“Mi inspiración es la mujer. Todas somos diferentes y en mi emprendimiento se pueden encontrar piezas para cada tipo de mujer. Manejamos conceptos como la elegancia y el estilo. Nosotros queremos que a través de los accesorios puedas sentirte tú misma. Otro aspecto importante es que nuestros aretes no pesan, no pueden pasar de cierto peso. La comodidad también es una prioridad”, estableció. 

Hoy día, Juliana tiene sus productos en varios almacenes ubicados en Cartagena y Barranquilla. Entre sus sueños está llegar al interior del país y conquistar escenarios internacionales. También, está en proceso de construcción de su página web. 

Comparte que su familia la ha apoyado “incondicionalmente” en el fortalecimiento de su emprendimiento. 

“Todos los días, en la hora del almuerzo, me gusta compartir mucho con mi familia. Disfruto visitar la fábrica de Margarita Saieh de Jassir, el negocio de repostería de mis abuelos. Suelo consultarlos cuando tengo alguna duda relacionada a mi proyecto. Además, me gusta mucho comerme la masa cruda del pudín, porque llego justo cuando están horneando”, contó, entre risas, la barranquillera. 

Juliana manifiesta que una de las principales virtudes de las mujeres es la fortaleza. 

“Somos fuertes y tenemos una fuerza innata que se llama feminidad. Esta se traduce de diferentes formas y siempre significa algo distinto. Es lo que nos hace sentir únicas”, puntualizó.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA