EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150846
Millennials 24 de Noviembre de 2018

Juan Jaramillo Char, entre los negocios, la música y el fútbol

El usuario es:

Foto: Hansel Vásquez

El primer emprendimiento de Juan Esteban Jaramillo Char fue la empresa de eventos Supreme Entertainment.

Sharon Kalil

El barranquillero cuenta su trayectoria en los negocios y aconseja sobre la creación de empresa. En la actualidad tiene el restaurante con concepto Dark Kitchen, Balu Bao.

El emprendimiento y los negocios han estado en la vida de Juan Esteban Jaramillo Char desde que tiene memoria. Esto debido a la influencia de sus padres: la economista Maricel Char y el psicólogo, administrador y secretario de Cultura, Patrimonio y Turismo de Barranquilla, Juan José Jaramillo Buitrago.

“Recuerdo que, por ejemplo, desde pequeño me interesaba de las películas el hecho de conocer las personas que las financiaban, la empresa de producción, etc. Mientras crecía fui analizando cuáles eran mis gustos en el área de la administración”, dijo el joven de 26 años.

Siguiendo ese gusto y deseo por emprender, Juan decidió estudiar Administración de Empresas en Florida International University, en Miami. “Desde que tomaba clases evaluaba qué emprendimientos podría llevar a cabo (...) las oportunidades fueron apareciendo solas”, dijo.

El primer negocio que tuvo este joven fue Supreme Entertainment, una empresa de eventos privados y publicos que fundó junto con su amigo Juan Pablo Uribe.

“A mí siempre me ha gustado mucho la música. Desde los 18 años empecé a mezclar sonidos en diversos lugares y discotecas de Bogotá y Barranquilla. En esa actividad conocí a muchas personas que terminaron siendo mis socios en mi primera aventura de emprendimiento”, contó.

Con esta empresa desarrolló varios conceptos, dentro y fuera del país, en los que se puede destacar The Wild Brunch, que se hace en Cartagena, Miami, Bogotá, entre otras ciudades.

Tiempo después, Juan decidió incursionar como gerente en su empresa familiar, Estrategias Ltda. “Llegué a Barranquilla y en ese trabajo empecé a sentir más inquietud por tener mi propia empresa. Entonces junto con mi primo Fernando Certain y mi tío Alberto Mario Jaramillo, quien para mí es uno de los mejores chef, creé el restaurante asiático Balu Bao”.

El joven adecuó una casa familiar y emprendió con el concepto Dark Kitchen, que consiste en tener un centro de producción y elaborar comida para enviar a domicilio a través del contacto por plataformas digitales.

“Esto nos da la oportunidad de desarrollar nuestros proyectos sin correr un gran riesgo”, dijo.

Así pues, Juan reconoce que para un emprendedor no es fácil empezar con un negocio desde cero. “Yo pensé que el hecho de haber sido socio en otros restaurantes me daba un tipo de conocimiento y hoy puedo decir que no tenía la menor idea de nada. Ser socio es muy diferente a ser dueño pues te das cuenta del trabajo duro que es sacar un restaurante adelante y de que esta plaza no es fácil”.

Juan, tal y como se lo recomendaron a él hace un tiempo, aconseja a todos los emprendedores que dejen de hacer tantas pruebas y que se lancen a crear empresa.

“Este negocio es mucho de conexiones y contactos. Si eres conocido en la sociedad o si la gente te percibe bien, puedes usar eso a tu favor para montar un negocio. Tan solo por eso la gente irá a probar el producto, y si este es de alta calidad se va a crear el voz a voz”, dijo.

Por otro lado, este barranquillero disfruta de su tiempo libre jugando futbol y aprendiendo música.

“Soy muy apasionado del equipo de mi familia: Junior de Barranquilla. No me pierdo un partido en el Metropolitano y si se debe viajar, lo hago”.

Juan se describe como una persona reservada que solo comparte momentos con su familia y amigos cercanos, pero a la vez reconoce que le gusta “salir y pasarla bien”.

“Algo que me gusta hacer y que es sagrado en mi familia es almorzar todos los sábados a las 12:15 del día. Ahora soy el único que vive con mis papás –mi hermana, Andrea (reina del Carnaval de Barranquilla en 2012), trabaja en Bogotá y mi otra hermana, Gabriela, vive en Nueva York– entonces mis papás requieren del tiempo familiar mucho más”.

Ahora sueña con abrir un punto físico de Balu Bao y crear más unidades de negocio. “Me gustaría experimentar en cualquier tipo de negocio para seguir aprendiendo. Siento que tengo una fortaleza en el plano comercial y por eso desarrollo esta parte todos los días”.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas