EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153544
Millennials 24 de Agosto de 2019

“Heredé de mi familia la vena de la cocina”

El usuario es:
Foto: Luis Rodríguez

El barranquillero Nacho Losada le ha apostado a las preparaciones dulces. En la actualidad cuenta con su propia repostería en la que, además de complacer a una persona, ofrece servicio de ‘catering’ para eventos sociales y empresariales.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Hay quienes al tener en frente un postre no se resisten y se ven tentados a probar siquiera un bocado. Dentro de ese grupo de personas se encuentra el repostero barranquillero Juan Ignacio Losada Jattin, de 32 años, quien en la actualidad es reconocido por su repostería Nacho’s Desserts.

Los postres tienen la facultad de estimular sus sentidos en un santiamén y han sido los causantes de su gran éxito en el mundo de la pastelería. Desde que tiene uso de razón siente un amor profundo por la gastronomía. Sus primeras aventuras sucedieron en el interior de la cocina de su abuela y su mamá, justo cuando degustaba las recetas y también participaba en las preparaciones. 

“Mi familia desde siempre ha cocinado, así que tengo la vena de la cocina. Mi abuela Martha Jattin es reconocida en Sincelejo por los platos que hacía, ya que era banquetera de allá”.

En su casa conserva su diploma como profesional en Administración de Empresas, carrera que nunca tuvo en mente. Su visión siempre fue estudiar Biología Marina, pero la vida misma se encargó de darle otra dirección a su camino. En este proceso se tomó medio año sabático, pero alternativamente empezó a “meter mano” y a trabajar en la cocina del Club Lagos de Caujaral junto con su madre.

“Allí hice mis primeros postres para vender al público, sin tener ninguna experiencia. Luego decidí estudiar Administración de Empresas y más tarde me fui ocho meses para Canadá a estudiar Inglés, pero antes de eso ya habíamos montado un café en la ciudad, llamado Mailía”.

Al regresar, empezó a realizar eventos de postres, mientras continuaba con su carrera. En 2010 logró graduarse, cerraron el café y, desde su casa, empezó a emprender con su negocio Nacho’s Desserts.

“Yo empecé con el horno de mi casa y tuve la oportunidad de atender, de forma empírica, varios eventos grandes. Recuerdo que una vez tuve uno que me demandó hacer 3.500 postres y todo al final salió perfecto. Creo que la experiencia que tuvieron algunas personas conmigo sirvió para que, a través del voz a voz, la gente conociera lo que yo hacía. Muchos de mis postres son recetas de mi mamá y de mi abuela modificadas, además de otras que he ido conociendo y reinventando a través de los viajes que he hecho”.

Hace siete años salió de su casa para trasladar su negocio a un punto específico. Dentro de sus especialidades están las tortas decoradas, los cheesecakes, las tartas, los postres fríos, los brownies y los cupcakes, entre otros. Además, asegura que cuenta con una carta variada, especializada en catering para eventos sociales y empresariales.

“A mí me gusta atender a mis clientes de forma personalizada. Creo que soy muy psicorígido con esto porque me encanta estar al tanto de todo para que marche muy bien. Cada vez contamos con más variedades en postres”.

Nacho posa junto con el postre que presentará en el concurso Fogón de Oro 2019. Esta, para él, es una tarta de frutos amarillos y pistachos.

Nacho, como así es conocido, cuenta con la ayuda de su socio Juan Francisco Pardo, quien está dedicado a la decoración de pastillaje y quien dirige un equipo de hasta nueve empleados. Mientras que en el resto de la pastelería hay presentes cinco personas.

Dentro de sus preparaciones favoritas están los postres profiteroles de amaretto, los árabes como el pecan pie y los cítricos como el key lime pie. También ama el esponjado de ciruela que hace su abuela.
Aunque encuentra un gran encanto en lo dulce, asegura que lo salado es otra de sus fascinaciones. De hecho, cuando quiere desestresarse se dedica a hacer platos de sal. 

El año pasado su pastelería ganó el premio Fogón de Oro, en la categoría Dulce. En esta ocasión volverán a participar, pero con una tarta de frutos amarillos y pistachos. Han sido nominados cuatro veces a los premios La Barra, en la modalidad de Mejor Pastelería y han sido ganadores, por tres años consecutivos, del premio Ziwa, como Mejor Proveedor de Postres para Bodas.

Nacho ha recibido conocimientos del chef pastelero Javier Guillén y José María, entre otros, con los que ha podido perfeccionar muchas técnicas. Él disfruta el mar, viajar y ama los perros, actualmente tiene cinco y, cuando no trabaja, comparte tiempo con ellos, quienes son para él miembros de su familia.

Sabor Barranquilla. En esta edición de Sabor Barranquilla, Nacho tuvo la oportunidad de participar. Asegura que en tarima estuvo realizando una torta de chocolate rellena de frambuesas, crema de mantequilla con un poco de pistachos, decorada de forma rústica.

“Con esta receta quise mostrar algo que fuera en esencia postre, que nos identificara. Además, estuve acompañado de mi hermana María Emilia y nos ayudamos mutuamente (...) Sabor Barranquilla año tras año se configura como un espacio en crecimiento, un ícono reconocido en la ciudad y también en todo el país”.

Al reinventarse un plato...
“En ese momento siento mucha emoción y curiosidad de cómo quedará el producto final”.

Sobre lo salado...
“Así como lo dulce, me encantan los platos salados, de hecho, los cocino para desestresarme”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO