EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153963
Millennials 05 de Octubre de 2019

El rostro: un lienzo perfecto para Adriana Tilano Majjul

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La barranquillera cuenta que, a través de su trabajo como maquilladora, resalta la belleza de las mujeres y logra empoderarlas en cualquier ámbito de sus vidas.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Adriana Tilano Majjul, de 22 años, realiza estudios en Producción Publicitaria Digital, sin embargo, en su presente se dedica a embellecer los rostros de muchas mujeres.

Disfruta de compartir tiempo con sus amigos, departir con su familia y, sobre todo, ‘perderse’ entre sombras, rubores, brochas e iluminadores.

“Hoy trabajo como maquilladora, pero reconozco que de pequeña nunca tuve un interés por esto, de hecho, cuando fui creciendo me gustaba llevar la cara sin una gota de maquillaje. A mis 18 años inicié la carrera de Comunicación Social y Periodismo, y fui descubriendo en el gremio la importancia de estar todo el tiempo presentable”.

La barranquillera manifiesta que gracias a ese interés que surgió en ella, le fue tomando amor al ámbito del maquillaje, llevándola a conocer un poco más a través de tutoriales en YouTube. Agrega que, con algunos viajes de su mamá, empezó a surtirse de algunos cosméticos que fue usando en medio del ‘jueguito’ de prueba y error.

“Cuando sabía que me gustaba el maquillaje, la Comunicación Social pasó a un segundo plano, de hecho, no la culminé. Yo sentía que no estaba conforme y que debía buscar lo que en realidad me llenara. Fue así como emprendí la búsqueda en Internet y encontré un curso de asesoría de imagen y styling, con el que descubrí que mi futuro estaba en el maquillaje”.

Al culminar el curso se dedicó a buscar academias e instituciones que fortalecieran sus conocimientos en el ámbito del maquillaje y fue así como llegó a la Academia de Belleza Sandra, luego pasó a Makeup Academy en Medellín, donde se perfeccionó en maquillaje de novias; hizo cursos; diplomados y algunas master class con makeups artists internacionales.

“Gracias a todo lo que fui aprendiendo en el camino encontré un estilo propio y hoy día me gusta todo lo relacionado a corregir las pieles, las imperfecciones, las manchas, el vitíligo, las ojeras y las arrugas. Yo busco que una piel se vea impecable, fresca y natural, sin recargarla (...) recuerdo que cuando empecé a poner en práctica mis conocimientos, me daba pena cobrar, pero llegó el día en el que le di el valor que merecía a lo que realmente sabía y a lo que sigo haciendo”.

Dice que uno de los momentos más gratificantes de su oficio fue el día en el que conoció a la artista Adriana Lucía.

“Cuando mi tía, quien maneja a algunos artistas, me dijo en ese momento que vendría Adriana Lucía, que estaban buscando a alguien que la maquillara, me preguntó que ¿por qué no me animaba a hacerlo?, yo me sentí súper ansiosa y con muchos miedos, pero al final lo hice y, desde esa experiencia, cada vez que Adriana Lucía viene a la ciudad, soy yo la que la maquilla. Ella también logró recomendarme con su hermana Martina la Peligrosa”.

Una visión. Adriana manifiesta que, luego de atravesar por un suceso difícil en su vida, pudo caer en la cuenta de que, además de maquillar, debía complementar sus conocimientos con una profesión que sirviera de base, así que no dudó en empezar, este año, Producción Publicitaria Digital.

La joven asegura que le apasiona corregir las imperfecciones, el vitíligo, las manchas y las ojeras en la piel.

“Gracias a lo que estoy estudiando puedo hacer mejor mi trabajo en las redes (...) básicamente me dedico a brindarle a mis clientas una experiencia. He tenido mujeres que, al llevarlas a mi estudio, se sientan y a medida que las voy maquillando, se van desahogando y lloran conmigo”.

Cuando maquilla afirma que vive una ‘lluvia de sensaciones’. Aclara que también le ha tocado ‘morir’ a su carne, dejar a un lado los sentimientos para ser lo más profesional posible y sobrellevar a clientas que resultan siendo difíciles de tratar. Cree que el maquillaje empodera, pero también es consciente de que no es lo más importante.

“Hay un versículo de la biblia que dice: “el corazón alegre hermosea el rostro” y yo creo que es cierto, porque a veces puede que no tengas maquillaje, pero si estás tranquila y te sientes feliz, te verás linda. El maquillaje es solo un plus, conozco a muchas mujeres que tienen mucha tristeza en su corazón y la irradian en sus caras aunque tengan el maquillaje más lindo”.

Agradece el apoyo que ha recibido de parte de sus papás. De hecho, asegura que son sus fans, a quienes les debe lo que en el presente es. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO