EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/140580
Gente Caribe 10 de Diciembre de 2016

Las claves de Laura Archbold para ser más bella

El usuario es:
Foto: Josefina Villareal

En su última visita a Barranquilla, la modelo y exreina sanandresana nos confesó sus verdaderos temores y cómo los afronta para sentirse más atractiva y empoderada.

INGUEL DE LA ROSA VENCE
Compartir:
“Ser conscientes de que somos mujeres”. Esa es la primera consigna de Laura Archbold Rodríguez “para ser más bella”, el mismo mensaje que se encargó de compartir con las barranquilleras durante su reciente visita a la capital del Atlántico.  
 
“No es decir: maquíllate, que así vas a ser más bella, no”, deja claro una y otra vez la modelo y exreina de San Andrés, mientras recorre Colombia con la campaña de empoderamiento femenino que lidera Revlon y de la que ella, con su auténtica naturalidad, es imagen.
 
Contrario a lo que se pudiera pensar, a Laura no le atrae para nada el maquillaje. Recurre a él solo por sus compromisos mediáticos y aun así no ve la hora de estar en casa para retirarse el escaso polvo con el que cubre su piel, el par de pinceladas que pintan sus pestañas y el labial. De seguro no tendrá más que quitar.
 
“Tampoco nos podemos echar mentiras, para las mujeres está implícito el tener que usar maquillaje, pero, más allá de usar buenos productos, lo importante es quererse, sentarse frente al espejo, reconocer los rasgos y a partir de ahí maquillarse”, dice, enfática en los errores en los que suelen caer las mujeres.
 
“No utilicemos una máscara. Vemos un ideal, un prototipo de belleza que venden las marcas de maquillaje y los medios en general, y es lo que tratamos de retratar en nosotras, cuando no tenemos los mismos ojos, boca ni piel y ahí es donde estamos fallando”, agrega.
 
Empoderada.  A Laura se le ha visto en pasarelas, videos musicales y novelas, más desde que se popularizó en el Concurso Nacional de Belleza. No obstante, ser el centro de atención la intimida, la razón no es vergüenza, simplemente no le gusta sentirse “observada”. Ella prefiere ir y venir como una persona más del común, ser mujer, nada más.
 
Así como posó a Gente Caribe en las calles de Barranquilla, natural, fresca y serena, de la misma forma se expresa. Eso sí, a su voz no le resta firmeza, aun cuando siente que “todavía” está tratando de estar empoderada. 
 
“Ese es un proceso que he venido concretando con los años. No siempre he sido una mujer muy segura, pero sí creo que no hay nada más seductor que la seguridad en una mujer. Eso lo he encontrado con el pasar del tiempo y con la profesión que vengo desempeñando como modelo y actriz, de mirarme al espejo y decir: yo estoy conforme con lo que tengo, me gusta”, confiesa.
 
“Y no es que haya sufrido inseguridad”, aclara. “Más bien temor de ciertas cosas, pero si no sentimos temor antes de empezar algo, entonces no estamos haciendo las cosas bien o no vamos por buen camino”, afirma, convencida de que la seguridad se la da el hecho de ser ella misma, de haber descubierto que así es ella “y punto”. Es más, curiosamente de ahí surgen sus verdaderos temores.
 
“Yo le temo más a no ser buena persona, que a no lograr metas, porque al final todo es aprendizaje. Le temo mucho a desviarme del camino, a no ser yo”, reconoce.
 
ESENCIA SANANDRESANA.  Aunque está radicada en Bogotá, Laura se siente “caribe de punta a punta”. Su mamá  es barranquillera y el resto de su familia,  como ella, es sanandresana. Nació frente al mar de siete colores y eso en ella ha sido un plus para impactar no solo con sus ojos verdes, que muy bien contrastan con su piel trigueña.
 
“El Caribe está en todo, en la raza, en la manera de hablar, en la comida. Siempre he sido una abanderada de mi región, yo sí creo que ser caribe es mi bandera. Mi isla me ha dado todo, participé en un reinado siendo Señorita San Andrés y de ahí se han desprendido un montón  de bendiciones. Todo ha sido gracias a mi región”, comenta, con la firme intención de que el mundo conozca la cultura, a la gente sanandresana.
 
“A diferencia del resto de Colombia,  la isla fue colonizada por ingleses y eso nos da connotación distinta. Eso nos da una cultura y un dialecto diferente, pero hay que llegar hasta allá y apropiarse de eso, porque también somos Colombia”.
 
EN GRABACIONES. Laura estudió Diseño Industrial, en la Universidad Jorde Tadeo Lozano, de Bogotá. No hay actores en su familia, pero “desde que tenía uso de razón sabía que sería actriz”. Tal vez la cercanía con este arte viene de los encuentros de escritores y un festival de teatro que hacía su mamá, la barranquillera María Matilde Rodríguez, cuando ella era pequeña.
 
Cuando tomó la decisión de irse a estudiar actuación no pudo hacerlo porque le salió el primer personaje y desde entonces no ha parado, para la muestra su papel de Celmira, en la serie Niche,  y Natalia, en La niña, para la que, por cierto,  se maquillaba ella misma.
En este año que se avecina planea finalmente estudiar teatro, pero por ahora aprende en la práctica, “grabando una novela que pronto saldrá en Colombia y a la espera de comenzar el rodaje de una película para el 2017”. 
 
En estos momentos, Laura es imagen de la campaña ‘Sé más bella’, de Revlon, que rinde homenaje a la mujer colombiana.
 
 
ENAMORADA
 
Laura dice sentirse “feliz, enamorada y tranquila” con el actor Diego Cadavid, su novio. “Vamos armándolo, con calma”, responde cuando se le pregunta si conviven juntos o hay planes de matrimonio. “Una relación debe ir en constante construcción, así estamos y espero que así siga”, dice, tan convencida de eso como que “del amor propio nace el resto de los amores”. 
 
Sobre su tierra...
“Soy caribe de punta a punta. Ser caribe es mi bandera, porque San Andrés y mi región me lo han dado todo”.
 
Sobre su miedo...
“Yo le temo más a no ser buena persona, que a no lograr metas, porque al final de todo se aprende”.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA