EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148986
Gente Caribe 02 de Junio de 2018

“La ciudad necesita más arborización”: Issyk Cogollo

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales.

Issyk Cogollo Kerguelén nació en Montería hace 42 años. Desde pequeña ha estado conectada con la naturaleza.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Desde su ‘vivero boutique’, Planthadas, esta monteriana trabaja día a día por el medio ambiente, incentivando a la “calidad de vida a través de la naturaleza”.

Es solo ver cómo está vestida para entender que a Issyk Cogollo Kerguelén le gustan las flores y las plantas. Pero no. No solo le gustan. Le encantan. Son su pasión. “Mi conexión con la naturaleza es muy fuerte. Es de toda la vida”, asegura la monteriana.
 
Desde Planthadas, el vivero boutique que creó hace un año en Barranquilla, Issyk habló con Gente Caribe sobre su relación con la vegetación. Pero antes de su intervención, mientras el flash de la cámara disparaba, no dudó en pedir encarecidamente que sus orquídeas salieran en cada toma. Son sus favoritas, “las estrellas de la casa”.
 
A sus 42 años, Issyk hace lo que la hace feliz. Se dedica a las plantas. Las vende, las cuida, las siembra y busca las más exóticas. Eso además de asesorar a quienes no conocen mucho de la materia. Un tema que, piensa, “se debe mejorar desde el hogar”.
 
“Si tú te pones a pensar, cuando uno era pequeño había más conocimiento del tema, hacía parte de la crianza. Los abuelos lo ponían a uno a brillar las hojas y sería chévere incentivar a los niños a realizar actividades relacionadas con el medio ambiente”, afirma.
 
Ese poco conocimiento lo ha visto reflejado en la ciudad. Asegura que Barranquilla necesita más zonas verdes, y hace un llamado al sector de la construcción para que adapten sus diseños a las necesidades de la ciudad. “Falta más arborización, y los constructores deben tener en cuenta eso”.
 
La administradora de empresas ofrece asesorías a organizaciones e instituciones en responsabilidad social y ambiental. 
 
Un servicio exclusivo.
 
Si le preguntan a Issyk por qué Planthadas es un vivero boutique, ella responde que es por lo que ofrece. Desde las diferentes especies de orquídeas, entre otras flores naturales, hasta las peculiares materas, la experta en plantas trata siempre de brindar una experiencia única. De hecho cuenta con una variada clientela que pide sus asesorías. Consultorías que van desde cómo realizar un jardín vertical en balcones y patios del hogar, hasta poner en funcionamiento la responsabilidad social y ambiental de una institución.
 
  “Cuando asesoramos a una empresa, por ejemplo, no solo les decimos cómo hacer un lindo jardín. Realmente ponemos en práctica la información y el conocimiento y hacemos cumplir la ley con sistemas de gestión y un buen manejo de plan ambiental”.
 
A esto añade que son las organizaciones las que más falencias tienen con respecto a las zonas verdes. Asesorándolas combina su pasión por la estética de una planta, junto con conciencia de un mejor medio ambiente.
 
“En mi concepto, hay una gran carencia en cuanto a los proyectos de compensación, con árboles nativos y frutales, por parte de las instituciones. Y es algo que queremos mejorar”.  
 
No todo fueron plantas.
 
Nacida en Montería, Córdoba, hace 42 años, esta administradora de empresas dedicó su vida laboral al sector financiero. 
 
Trabajó en bancos, se especializó en Alta gerencia y es auditora de calidad. Pero hace un año decidió que dispondría su tiempo a velar por la naturaleza. Dice que fue “una necesidad mezclada con un sueño” lo que la motivó a crear su negocio. 
 
“Era una gran consumidora de viveros, pero ninguno me ofrecía un ambiente relajado o la asesoría que necesitaba”, confiesa.
 
Hoy Issyk trabaja haciendo lo que más le gusta, de una manera especial, desde un espacio tranquilo, con música ambiente, lleno de flores y plantas, y con ideas llamativas. Una de ellas es la guardería. A su boutique van personas que viajan por largas temporadas y no pueden estar pendiente de sus plantas.    
 
“Nosotros las cuidamos. Y cuando sus dueños regresan están perfectas. Es que las plantas son vida, es como tener una mascota. Tienes que cuidarlas, tienes que regarlas, hay gente que les gusta hablarles. Y al mismo tiempo te pueden aportar o absorber energía”.
 
 Vivir entre Bogotá y Barranquilla no le impide a Issyk seguir trabajando a diario por su objetivo: que la ciudad y la sociedad mejore, y se concientice de que hay que ayudar al medio ambiente.  
 
“No esperemos a que alguien venga y nos siembre un árbol. Debemos ser nosotros los que nos nazca decir que vamos hacer un aporte”.

Etiquetas

Más de revistas