EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148062
La Cita Positiva 17 de Marzo de 2018

Los primeros 50 años

El usuario es:
Sandra Leventhal

Hay momentos en la vida de todos que son definitivamente trascendentales, uno de esos momentos es el cumpleaños…Más cuando se cumplen 50 años. Los cumpleaños anteriores son como la llegada a diferentes metas, pero después de los 50 se convierten en fechas que nos acercan más a la vejez, cada año que pasa es un año menos de juventud, o por lo menos así se ha tomado.

Vivimos en una cultura sumergida en la sobre admiración y sobre valoración de la juventud, y tenemos unos paradigmas sobre lo que significa envejecer que en mi opinión podrían estar algo equivocados.

La edad es una marca cronológica que incide en el desgaste biológico de nuestras células, pero las condiciones en que estas se degradan no dependen única y exclusivamente del paso del tiempo, hay cientos de factores que inciden en este proceso y que incluso logran ejercer más poder, que el simple pasó de los años.

Se ha demostrado que la edad de cierta manera es una marca subjetiva y que la actitud frente a la vida y la forma como elegimos vivir esa vida inciden más en nosotros que los mismos años que cumplimos, una actitud positiva y de posibilidad, protegen nuestro cuerpo y nuestra mente.

Una buena alimentación, una vida en paz con nosotros mismos y tener momentos de disfrute son fundamentales para la buena salud y por ende para una buena vejez.  La juventud tiene la gran ventaja de la posibilidad abierta a un camino por recorrer, pero la madurez trae otras ventajas.

La tranquilidad de la sabiduría que otorga el camino recorrido y una experiencia de vida bien vivida, a plenitud y de manera intensa, trae consigo conocimiento, madurez, y aplomo. No se trata de los años que cumplimos, sino más bien cómo es que hemos vivido esos años y las experiencias que nos han dejado. La vida es una continua construcción de experiencias que se almacenan en nuestros recuerdos.

Envejecer es un gran privilegio, por cuanto es el recorrido el que se hace importante, es fundamental realizar ese recorrido en compañía de aquellos que queremos y respetando y cuidando nuestro cuerpo. Siendo coherentes con las acciones que realizamos y las cosas que elegimos.

Llegar a viejos es el logro de una vida plena bien vivida, un paso por nuestro tiempo donde ojala dejemos una marca, un recuerdo, una enseñanza o simplemente un granito de arena a nuestra sociedad. Envejecer esta únicamente en nuestras ideas y en la cronología del tiempo.

sandraleventhal@gmail.com

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas