EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156356
Invitado 11 de Julio de 2020

Martha Restrepo: “Para ser actriz o actor se necesitan nervios de acero”

El usuario es:
Foto: Cortesía Armonika talentos

La también comunicadora social hace parte del elenco de la nueva producción del canal RCN: ‘La verdad oculta’. En cuarentena está dictando talleres de empoderamiento femenino desde su baño.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Muchas situaciones remueven las fibras de Martha Restrepo, pero sus hijos —Juan Martín, de 7 años, y Miranda, de 9— la hacen ser doblemente sensible a causa del amor y la ternura que le inspiran.

A su día a día suele inyectarle una dosis potente de alegría y otra de positivismo. Es espiritual, por tanto a su fe le atribuye el hecho de sentirse constantemente en paz y tranquilidad. Su llegada a la  actuación obedece al gusto que siempre tuvo en su interior por las artes escénicas.  

“Cuando vi la película que narraba la vida de la gimnasta olímpica Nadia Comăneci, quedé fascinada y creí que quería dedicarme a ese deporte, de hecho, lo practiqué por muchos años. De ahí para adelante fui con mi mamá y mi hermano a muchas funciones teatrales, mediante las cuales surgió mi pasión por el teatro. Después me di cuenta que lo que yo quería era ser la actriz que siempre estaba en el escenario, la que estaba en la película o en la televisión”.

Luego de esa “detección” logró tener su primer acercamiento con la actuación al participar en la serie de televisión ‘O todos en la cama’, después llegaron muchas otras. Dice que su carrera la ha labrado con tenacidad, entendiendo siempre que el camino no es fácil. Con modestia admite que aunque no ha tenido picos muy altos de fama, se ha mantenido constante, dando todo de sí misma en cada papel representado.

Su carrera actoral le ha regalado muchos triunfos, así como el cariño de la gente y el reconocimiento a nivel nacional e internacional. Uno de sus personajes inolvidables, que le ha brindado muchas satisfacciones, ha sido la Monona, de la serie de televisión ‘La niña’, pues, aunque fue televisada en 2016, hoy día está vigente en Netflix y es vista a nivel mundial.

Martha cuenta con una larga lista de producciones de cine, televisión y teatro en las que ha participado, pero de esta destaca la serie ‘Noobees’, para el canal Nickelodeon; la novela ‘La ley del corazón’; la película ‘La pachanga’; y las obras teatrales ‘El último macho’ y ‘Estado civil infiel’.

“Yo le doy gracias a la vida y a Dios por ser actriz. Para serlo se debe tener nervios de acero. Yo he resistido a los momentos muy altos, a los bajos, al hecho de tener hijos y a las ocasiones en las que tuve que salir de casa corriendo para ir a grabar”.

Cree que ha tenido muchos retos actorales “maravillosos”, pero admite que siempre quiere más. Su sueño es seguir actuando, haciendo miles de personajes porque su hambre actoral sigue intacto y nunca logra saciarlo. Experimenta felicidad cada vez que encarna a un personaje nuevo porque —para ella— ponerse en los zapatos de otras vidas no tiene comparación.

Sobre la industria, en medio de la pandemia, dice que siente dos cosas. La primera es que agradece a la existencia de los artistas y de quienes trabajan en el entretenimiento, pues “son quienes han hecho más llevadera la cuarentena de muchas personas”. La segunda —piensa— que habrá un florecimiento de todo lo relacionado con los medios audiovisuales.

Respecto a los escándalos que se han destapado en la industria del cine, relacionados con abuso sexual y acoso, asegura que nunca ha vivido de cerca algún evento de ese tipo, ni tampoco conoce a otra colega que lo haya experimentado, pero sí cree en la importancia de que las mujeres se unan mucho más.

“Pienso que nuestro género no solo merece respeto, sino también un espacio de equidad en cualquier gremio. Debemos levantar la voz, abrir corazones y almas para que no se presente ningún caso de abuso”.

Es de Bogotá, pero ha tenido la oportunidad de gozarse el Carnaval de Barranquilla, una experiencia que guarda en lo más profundo de sus recuerdos.

“A uno le pueden contar con lujos de detalles lo que es el Carnaval de Barranquilla, pero no hay como estar en cuerpo y alma. Ver a la gente disfrazada sin importar la edad, que disfruta la rumba, es sencillamente espectacular. Respecto a la comida, tengo mucho que decir (...) creo que es imposible decirle que no a algún antojo barranquillero: sus fritos, sus delicias de la comida árabe y los postres”.

En cuarentena asegura que ha logrado tener una gran disciplina mental para poder dejar de lado el azúcar refinado, pese a que se ‘derrita’ por el sabor dulce. También disfruta de su familia, multiplicándose en todos sus roles, y de su hijo peludo Tango, que llegó a su hogar hace unos meses para “recargarlo de buena energía y amor”.

Proyectos actuales. En el presente Restrepo participa en la novela ‘La verdad oculta’, recientemente estrenada en el canal RCN. En esta producción, inspirada en el libro ‘Una verdad oscura’ de Germán Castro Caicedo, personifica a Doris.

“Cuando hice el casting y fui seleccionada, me empecé a leer el libro. Este proceso, que hice entre el estudio del libreto y la preproducción, fue indispensable porque identifiqué quién era yo en la historia narrada en el libro. Cuando descubrí todo lo que hacía entré en pánico porque es un personaje muy fuerte, que existió en la vida real. Uno como actor siempre defenderá a su personaje o encontrará la justificación para que su personaje actúe de cierta manera, pero con ella me costaba mucho trabajo porque para mí era difícil entenderla”.

En medio de este proceso creyó que no podría meterse en la piel del personaje, debido a su naturaleza, pues “Doris sostenía una relación extraña, ilegal y absurda con niñas menores de edad”. Así que —para entenderla— visitó al psicólogo e hizo un poco de investigación con una abogada criminalística.

Entre tanto, Martha también dicta talleres de belleza y empoderamiento femenino, mediante los cuales trabaja para activar la chispa interior y la actitud que se tiene frente a la vida. Es así como se dedicó, durante el confinamiento, a convertir su baño en un spa, colmándolo de mucho color y mensajes positivos.

“Mi baño es ahora el set donde comparto mis tips, mis rituales caseros, mis conocimientos y todos los productos que uso (...) los talleres se dictan en el plano virtual y son privados para algunas marcas”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA