EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156591
Invitado 01 de Agosto de 2020

Lincoln Palomeque, más que un galán de telenovela

El usuario es:
Foto: Cortesía Lincoln Palomeque.

El actor, esposo de la empresaria Carolina Cruz, habla de cómo enfrenta la cuarentena. Espera que todo se normalice para empezar a grabar la nueva versión de ‘Café con aroma de mujer’.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Entre los años 2000 y 2001, la vida de Lincoln Palomeque empezaba a cambiar. Básicamente dejaba atrás el sombrío mundo del anonimato y llegaba a convertirse en una figura pública de la actuación, gracias a su participación en dos capítulos de la emblemática serie de televisión ‘Padres e Hijos’.

Luego de su paso por este proyecto, llegaron a su vida muchos papeles que fueron despertando en él una pasión vehemente por las artes escénicas. Fue así como en este ámbito empezó a saborear muchas satisfacciones y a disfrutar el hecho de crear e interpretar a diferentes personajes.

“Es lindo cuando desde tu trabajo encuentras grupos con los que sientes empatía, así como cuando hay proyectos en los que se logra que sean exitosos. La actuación también me ha dado la posibilidad de visitar distintos países porque he actuado en Estados Unidos, España y México y, adicionalmente, me ha llevado a conocer a gente y a compañeros tanto desde la parte técnica como a muchos actores”.

Asegura que todos los personajes que ha realizado le han dejado grandes enseñanzas, sobre todo aquellos que llegaron al inicio de su carrera cuando su proceso de aprendizaje apenas empezaba, pues le fueron dando poco a poco mayor experiencia.

“Esos son fundamentales en la vida de cualquier actor porque le regala las bases para crear y proponer, por ejemplo, cuando tienes la oportunidad de hacer comedia, acción o personajes en entornos más neutrales aprendes de cada cosa, y lo más bonito es que a medida que va pasando el tiempo te vas gozando lo que haces”.

Si el nuevo coronavirus no hubiera aparecido, el 13 de abril Lincoln hubiera empezado las grabaciones del proyecto ‘Café con aroma de mujer’, la nueva versión de esta telenovela que fue estrenada originalmente en Colombia en 1995. Sin embargo, aclara que se encuentra a la espera de que la crisis sanitaria se normalice para empezar a trabajar en ella.

Dentro de su experiencia, su participación en las dos temporadas de la novela ‘La reina del sur’ ha significado mucho para él, pues estima que ha sido la producción que más puertas le ha abierto internacionalmente, gracias al alcance que ha tenido en Estados Unidos, Europa y Suramérica.

“En la primera temporada aparecí con mi personaje de Sánchez Godoy en 12 capítulos que fueron muy importantes, pero también tengo una presencia fuerte en la segunda temporada. Fue una producción que hace siete años se vendió en muchos países cuando todavía las plataformas vía streaming no estaban tan avanzadas. Ahora en estos momentos que logró llegar a Netflix creo que ha experimentado su punto de explosión máximo porque le ha ido muy bien y porque personas de todo el mundo tienen acceso a ella. El elenco y la historia hace de este producto algo maravilloso”.

La cuarentena la define como una situación compleja, que lo ha sacado de su cotidianidad, llevándolo a enfrentar condiciones que antes no había vivido. Frente a esto asegura que ha sido clave la paciencia, pues ha habido mucha incertidumbre, debido a que cada vez hay más información y nadie sabe a ciencia cierta lo que pasará en el mañana.

“Estar en la casa todo el tiempo ha sido para mí una experiencia muy gratificante porque he compartido mucho con mi hijo Matías y mi esposa Carolina Cruz. Hemos hecho muchas cosas juntos como cocinar, ver muchas series de televisión, y jugar con el niño, que antes era muy difícil coincidir por el trabajo de cada uno (...) la verdad nos hemos conectado muy bien, aunque no puedo negar que también se siente un poco de ansiedad”.

Su todo es su familia. Asegura que es básicamente por lo que vive, trabaja, lucha y sueña. De hecho señala que tiene muchos proyectos por materializar junto a su hijo y su esposa.

“Matías llegó a alegrarnos la vida y a pintarnos el mundo de colores, sobre todo después de haber perdido a mi madre el mismo año en el que él nació”.

Cree que las personas vienen a la tierra a estar de paso para compartir con sus seres queridos y para tratar de sacarle provecho a los instantes de felicidad que experimenten.

“La moraleja que nos deja la pandemia es que cosas que antes veíamos como normales, en estos momentos nos hacen falta y les damos mayor valor. Entonces definitivamente hay que hacer lo que a uno le haga feliz, disfrutarlo y dejar de echarle mente a lo que los demás puedan llegar a pensar de nosotros”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA