EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/140711
Invitado 17 de Diciembre de 2016

Las barreras que formaron a Jennifer Leibovici

El usuario es:
Foto: Fotos Gabriel Carvajal

La actriz bogotana, de 35 años, presenta en Gente Caribe su faceta como productora y habla de los retos que ha superado en su vida.

Sara Hernández C.- @Sara_hernandezC
Compartir:
Es firme y aunque pareciera que tiene miles de razones culturales para seguir a un Dios, es atea y respeta a quienes tienen otras creencias. Jennifer Leibovici no es una persona de etiquetas, de hecho, las tuvo en algún momento de su vida pero hoy ya no ve la vida así. No le gusta enmarcarse bajo un modelo. “Soy quien soy, aquí y ahora, hago lo que me hace feliz y todos los días trato de ser honesta y sensata conmigo misma”. 
 
Decir las cosas de frente siempre fue una característica de la actriz por ello uno de los retos más recordados es a su juicio el empujón al teatro por un profesor de su colegio. Pero no sólo fue contra él, sino también con sus padres, con quienes “luchó”. Todo para que la dejaran seguir construyendo su sueño, lo que al final terminaron aceptando. 
 
Hoy día, aparte de su vocación y profesión, vive de esta disciplina con el firme propósito de “no ser infiel a sí misma” con las cosas que hace. Es de las que cree que no hay que apegarse a cosas por costumbre, sino hacer a un lado las que no funcionan e ir en la búsqueda de la realización personal. Es libre, fresca, honesta y comprometida con sus obligaciones.
 
Sobre Jennifer. Cuando era niña tuvo “un montón de luchas personales”. Ella se refiere a temas físicos, estéticos, seguridad personal pero, por fortuna, el teatro fue de gran ayuda para ella en estos procesos. “El teatro me catapultó personalmente a vencer esas barreras. Eso me llevó a desarrollar un gran trabajo personal. A crecer como mujer(…)”.
 
Es la hora y aún se encuentra con varios prejuicios en el medio con los que todavía tiene que combatir. “El medio es muy exigente a nivel estético y físico”, por eso ella ve las cosas de otra manera. Se dijo a sí misma: “no más”. “Así soy, así me quiero”, eso le ayudó, más adelante, en la construcción de sus personajes. “Cuando no eres seguro de ti, es muy difícil que puedas salir adelante”, señala.
 
Ella es producto de una mescolanza cultural que reúne costumbres de seis zonas distintas alrededor del mundo: Israel, Rumania, Egipcio, Cuba, Chile y, por supuesto, Colombia. Sus ancestros provienen de todos estos países entre los que está su madre colombiana y su padre israelí, aun así Jennifer Leibovici es bogotana, de hecho se declara “una colombianita y bogotana 100 por ciento”.
 
La actuación. Su mayor reto profesional lo tuvo en teatro en una obra dirigida y escrita por Diego Trujillo –su expareja- El arte de compartir la tusa. Jennifer le tuvo un gran temor a los monólogos. “A mí me daba pánico pararme en el escenario a hablar y hablar. Se me hacía absurdo esa dinámica pero fue un reto que me tocó vencer”, cuenta la también productora. La obra ha contado con muy buena aceptación tanto que ha estado en varias ciudades del país.
 
Con el actor bogotano realiza desde hace dos años un proyecto, una sociedad. “Me encontré con Diego y le comenté que había tenido un proyecto similar y me invitó a trabajar con él”. Al principio ella empezó a comercializarlas obras de Trujillo. “Él no había terminado de escribir un guion y yo ya había vendido una función de eso, ese fue su segundo monólogo Padre rico, pobre padre”, que, de hecho, cuya función ha estado de gira en Barranquilla. 
 
Hoy trabaja convencida de que en Colombia hay “tantas posibilidades” de trabajo, que está estable, feliz y enamorada de su pareja actual. Así van sus días, con proyectos que emergen de las ideas, la imaginación, varias iniciativas en marcha y sin muchas ambiciones, solo con la firme intención de ir creciendo poco a poco en su rama artística. 
 
Jennifer empezó a actuar a sus 19 años, hoy tiene 35.
 
 
DIEGO TRUJILLO
 
Ninguno de los dos le hizo daño al otro, asegura. “Fuimos maduros y por iniciativa de él empezamos a construir una relación de amistad nueva. Además Diego dice que sus mejores amigas son sus exparejas pues ya han compartido algo tan íntimo de su vida, que ya conocen casi todo de la misma”. Hoy tiene una relación con él que no cambiaría “por nada del mundo”. “Amo trabajar con él, lo adoro como persona, incluso él tiene una relación muy decente con mi novio (...) todo fluye de una manera muy armoniosa”.
 
  • Producciones. Sus dos primeras producciones fueron ‘Padres e Hijos’ y ‘Francisco el Matemático’, Familia Cheveroni’, ‘Gabriela giros del destino’, ‘Un sueño llamado salsa’, ‘El estilista’, ‘Kadabra’ para Fox por mencionar algunos nombres.
Sobre sus ideales...
“Nadie te enseña que crecer es difícil y cuando logras serlo eso tiene un gran mérito en la vida”.
 
Sobre su rol...
“Cuando no eres seguro de ti mismo, es muy difícil que puedas salir adelante en la actuación”.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO