EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156076
Invitado 13 de Junio de 2020

“La pandemia no cambiará el mundo, la educación sí”: José María del Corral

El usuario es:
Foto: Foto: José María del Corral (vía Facebook)

Jandy Aponte Leguízamo
Compartir:

Junto al  Papa Francisco, su amigo desde el seminario, se planteó revolucionar la educación. Ahora preside ‘Scholas Occurrentes’ una red de escuelas presente en 190 países.

Mientras cursaba su seminario para lograr ser sacerdote, el papa Francisco – que para la época se desempeñaba como padre – consideró que la educación debía ser primordial, así que le pidió apoyo a José María para lograr crear una metodología que se convirtiera en una experiencia educativa para los jóvenes.

Al poco tiempo, del Corral empezó a visitar distintas escuelas y sedes sociales sin importar la creencia religiosa de los adolescentes, hasta llegar a una sede de la comunidad judía que había sido afectada por una bomba en la década de los 90's lanzada por personas de Siria y Líbano en medio de ataques terroristas. 

“Al principio hubo un poco de temor y desconfianza, pero al final aceptaron. Con un grupo de chicos judíos, católicos e islámicos comenzamos la primera experiencia. En medio de la crisis expresaban todo lo que vivían. Quedaron tan entusiasmados que quisieron presentar un proyecto para reformar la educación”.

Fue así como surgió la ley 169, promovida por los jóvenes que exigían una “educación de verdad”. El proyecto fue aprobado por unanimidad en el Congreso argentino.

Al poco tiempo de haber sido nombrado Sumo Pontífice (2013), el Papa Francisco firmó un decreto que convertía la iniciativa que había creado con José María en una institución enfocada en la educación y la nombraron ‘Scholas Occurrentes’ (‘Escuelas para el encuentro’ en español). Hoy día, esta red patrocinada por la Iglesia Católica hace presencia en 190 países e integra a más de 400 mil centros educativos

“En Colombia, nuestros representantes se enloquecen porque encuentran alegría y afecto entre los jóvenes. No solo en Barranquilla, sino también en ciudades como Medellín y Bogotá. Estamos en una segunda crisis global por la pandemia, pero seguimos promoviendo una cultura de encuentro para una generación que crea sentido”.

Debido al coronavirus todo el equipo de Scholas ha tenido que recurrir a herramientas digitales para llevar a cabo los encuentros, entre esos, uno que se realiza todos los miércoles y en donde participan jóvenes de todo el mundo.

Los adolescentes y la pandemia

José María del Corral cree que “la COVID-19 no cambiará el mundo, pero la educación sí”. Asegura que gran parte de los alumnos busca aprender a vivir por medio de una educación con sabiduría, pero también quieren ser escuchados.

“Tenemos un comité científico integrado por las mejores universidades, y nos estamos dando cuenta que los niveles de angustia, de tristeza y de nerviosismo es los adolescentes es altísimo. El suicidio va en aumento. Hay otra enfermedad que tiene que ver con la salud mental y emocional de la cual nadie habla porque no se cuenta el número de contagiados o de muertos”.

Partiendo de esto, el pedagogo y teólogo comenzó a desarrollar junto a su equipo encuentros orientados a la salud mental y emocional.

Según datos expuestos por José María, luego de las reuniones la sensación de soledad entre los adolescentes en Colombia que participaron en los encuentros bajó más de un 45%, mientras que la tristeza y el nerviosismo descendieron más de un 60%. Asimismo, varias personas que participaron en la experiencia hoy día están en proceso de aprendizaje para ayudar a otros, como por ejemplo, a ancianos que no tienen familia.

“Consideramos que la educación de hoy es una educación en contra de la imaginación. Van ‘chupando la fuerza’ de los niños desde la primera infancia. Cambiar la educación no es abrir las nuevas escuelas o contratar a un nuevo ministro, es dejar a un lado la cultura del descarte. Darle voz a los jóvenes y que no queden entre los mensajes cruzados de los adultos”.

La mayoría de los chicos que quieren hacer parte la red se inscriben en sus colegios, donde les dan a conocer la finalidad y el trabajo que desempeñan. Otros simplemente se registran en la página oficial Scholasoccurrentes.org.

Experiencias en Colombia

El Presidente de la organización dio a conocer que varios jóvenes colombianos de distintas regiones participan activamente en los encuentros que realizan por Zoom semanalmente. “Allí comparten las problemáticas sociales que existen en su ciudad o municipios y luego exponen posible soluciones en los encuentros mundiales que se realizan”.

Debido al horario los adolescentes de países como Colombia y México tienen que despertar desde mucho antes para entrar a las charlas, todo lo contrario a lo que sucede con los jóvenes que viven en Japón, quienes tienen que quedarse despiertos durante la noche para hacer parte de la vivencia. Con este ejercicio ponen en práctica los tres pilares de la institución: escuchar, crear y celebrar.

Jóvenes en medio de un encuentro virtual con el Papa Francisco y José María del Corral. 

Recientemente José María del Corral lanzó un libro llamado ‘Scholas occurrentes: el sueño del Papa Francisco’, donde plasma toda la historia de la red de escuelas y el sueño de querer cambiar la educación.

“Gracias a este trabajo el Papa convocó el año pasado un pacto educativo global. Para mí, esto ayudará a cambiar y vencer el virus, a darle sentido. De lo contrario, el mundo será lo que siempre fue”.

Comunicación con el Papa

José María expresa que debido a los múltiples compromisos y a las medidas por la pandemia no ha podido visitar personalmente al Santo Padre, sin embargo, llevan a cabo reuniones virtuales una vez al mes para estar al tanto de los avances y resultados de Scholas. “Siempre me dice que no se siente muy cómodo con los aparatos electrónicos, que prefiere los encuentros personales”.

También confiesa que es hincha del Racing a diferencia del Sumo Pontífice que sigue a San Lorenzo. “Una cosa es la obediencia y otra cosa es la fidelidad. A Francisco le soy fiel pero no obediente. No he perdido mis convicciones”.

Luego de salir del seminario el argentino se casó, tiene cuatro hijos y recientemente se convirtió en abuelo. Dice que seguirá recordándoles a los jóvenes que no son el futuro, sino el presente. Motivándolos a involucrarse más en la decisiones, ya que “solo de esta forma se puede cambiar el mundo”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA