EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/43602
El diván virtual 28 de Octubre de 2011

¿Qué nos dicen los sueños?

El usuario es:

Compartir:

Somos seres enigmáticos, aún para nosotros mismos, nos lo demuestran los sueños que generalmente olvidamos y sólo cuando alguno nos sacude nos obliga a preguntarnos por lo incomprensible que es soñar.

Por eso que aparece cuando el cuerpo cansado busca reposo para recobrar fuerzas en una urgente necesidad fisiológica, esa sí entendible, porque es necesaria para la supervivencia.

Y ahí, en esa calma del abandono de la posición erguida y también de la conciencia, surge lo desconocido, que no por vivirlo, nos entrega sus secretos. Aparecen entonces mundos fantásticos, historias descabelladas, afectos, a veces tan profundos que en la vigilia nunca alcanzamos a sentir.

Amores y odios, pavores, pánicos inenarrables, también alegrías y goces sexuales, historias absurdas que por sus combinaciones tan desatinadas, como en el chiste, contarlo nos hace reír, aunque al soñarlo lo hayamos sufrido.

Otro universo recóndito y mágico, tan íntimo que parece ajeno, de ahí la dificultad para relacionarlo con nuestra vida consciente considerándolo un intruso que nada tiene que ver con lo nuestro. Presente en el dormir pero ausente al despertar, aunque de vez en cuando algunas de sus sensaciones sigan por momentos pegadas a nuestra piel después de olvidado.

Es que el sueño también somos nosotros, aunque no lo comprendamos porque se manifiesta en otro idioma y además en jeroglífico hace parte de nuestra vida, nos habla y a veces en él hablamos y no precisamente al que está a nuestro lado, sino a otro que habita en el sueño.

Indagarlos es una forma de conocernos porque en ellos se encuentran secretos que hacen parte de momentos de nuestro pasado olvidado, apareciendo, no sólo una sino muchas veces para decirnos en clave lo que conscientemente no podemos poner en palabras, pero no siendo buen comunicador, sólo nos afecta.

También nos hace despertar cuando quisiéramos seguir o cuando lo que sigue no lo podemos soportar. Soñar no es sin consecuencias, pero la evadimos por tener la opción de tratar al sueño como a un forastero que además ignoramos, una forma de aliviar la angustia que nos produce al poner de manifiesto que no todo lo propio es conocido, que no todo lo controlamos.

El sueño aunque sea hermético e incomprensible se puede leer porque tiene la misma lógica del lenguaje que, como sucede muchas veces en la vida, es en el relato que captamos verdaderamente lo sucedido después de pasado el hecho.

Será entonces también en el relato del soñante, que por la forma de usar las palabras y enlazarlas se armará el texto con las imágenes, sensaciones y frases que dejaron vestigios para encontrar eso, que por excluido hace estragos.

El sueño tiene la misma lógica del chiste que en pequeños movimientos de la frase lo cambian todo, como en la siguiente historia: la señora feliz contaba que comprando en un almacén el dueño le había dicho al dependiente refiriéndose a ella: “Atienda a la joven”. Pero el que la escuchaba malicioso y además gracioso, le responde: no, de pronto lo que dijo fue: “Atiéndala, joven”.

Un ejemplo para mostrar que así también se mueve el sueño, trastocando no sólo palabras, también figuras, afectos, personajes y sensaciones que al interpretarlas, harán caer al monstruo perseguidor, secarán las aguas profundas donde en las noches nos ahogamos, detendrá la caída siempre inminente o dará razón del llanto sofocante que nos despierta por una pérdida que no sabemos.

Para que ese decir al despertar: “menos mal sólo fue un sueño”, sea verdad. Porque ellos lo que nos muestran son nuestros miedos y deseos, que en la vigilia, por no entenderlos, los primeros seguirán siendo ciertos y los segundos desconocidos. GC

Por Isabel Prado Misas
Psicoanalista
isaprami@hotmail.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Más de El diván virtual
27 Mayo 2016
13 Mayo 2016
29 Abril 2016
15 Abril 2016
02 Abril 2016
18 Marzo 2016
Ir a EL HERALDO