EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/35199
El diván virtual 26 de Agosto de 2011

Las noticias. ¿Cómo nos afectan?

El usuario es:

Compartir:

Nuestra época parece caótica, llena de tanta información que apenas alcanzamos a digerir. Noticias y más noticias nos bombardean a diario, es lo que nos propone la llamada globalización, una lógica en la que estamos inmersos que, en ocasiones, produce un gran malestar porque nos muestra no sólo lo que pasa en nuestro medio, también lo que ocurre en el resto del mundo.

Es la noticia en tiempo real, como se nombra a esa forma instantánea de saber lo que sucede, que hace las delicias de los medios y nos permite conocer en forma descarnada lo que a veces no quisiéramos ver. Guerras, muertes, conflictos, violaciones, también destrucciones que causan la naturaleza y el hombre.

Hoy no sólo convivimos con los problemas propios, también lo hacemos con los que en el rincón más apartado se producen. No es de extrañar que se conviertan en un aditamento a los trastornos que hoy se sufren, porque se suman a lo cotidiano de la vida, al día a día que hay que construir, luchar y resolver.

Tenemos a la mano el mundo en un cuadrito, en el de la televisión, el internet o el celular, haciéndonos creer que el ser humano de hoy es menos bueno que el de ayer, que suceden más dramas y tragedias, que todo es cambiante y menos seguro. Una percepción que puede llevar a extremos de angustia que, unida a situaciones personales a veces críticas, la depresión no se hace esperar. Manifiesta en insomnio, desanimo, miedo, inapetencia y especialmente falta de ganas de vivir.

Por la historia sabemos cómo se vivieron épocas anteriores y, al mirarlas detenidamente, algo de lo que se ocupan de hacer muy bien algunas películas, se evidencia que no todo tiempo pasado fue mejor. Tal vez con lo que no contaban era con los medios para que lo sucedido fuera tan rápidamente transmitido.

Basta recordar algunos que fueron usados hasta hace poco, obsoletos como medios, y desaparecidos como palabras en el lenguaje habitual: marconi, telegrama, cartero. Y los más antiguos, desde el telégrafo hasta las señales de humo.

Tiempos en los cuales las noticias tardaban más en llegar, por lo cual daban un respiro que hoy no tenemos, porque la suma de sucesos de tan variados momentos y lugares crea un colage, en el cual los recortes superpuestos nos asaltan y nos conmocionan sin opción de intervenir. Los sufrimos como espectadores, no tan impávidos porque sabemos que es real.

Y aquí podríamos preguntarnos, cómo hubieran sido esas noticias en tiempo real, por dar solo un ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial. Tanto abuso, muerte y destrucción. Y, acaso si el mundo hubiera conocido esos atropellos en la forma como hoy nos llegan, ¿se hubiera impedido? ¿En este momento lo impide?

El mundo siempre está y estará marcado por sucesos, tragedias y festejos, también políticas y formas de relacionarse. Si antes era de sátrapas, tiranías y monarquías, hoy es de democracia, tecnología y mundo global. Algo inmanejable, que además nos tocó en suerte, que debemos saber sortear porque ya sabemos que nada es completo en la vida.

Para nuestro caso, algo si se completó, una completa información que, aunque reconozcamos que nos angustia, sería imposible despreciar, porque quien sabe si a estas alturas seríamos capaces de vivir sin ella, por todos los beneficios que también nos ofrece. GC

Por Isabel Prado Misas                                                                                                                                                                                                Psicoanalista
isaprami@hotmail.com

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA